Este miércoles Dimas Covas, presidente del instituto biomédico Butantan, ubicado en Sao Paulo, Brasil, indicó que habían detectado una nueva variante.

Esta es similar a la variante sudafricana y podría ser una evolución de la variante de Manaos (P1), ya que no hay comunicación directa con el país africano.

La nueva mutación fue detectada en Sorocaba, una localidad de más de 600 mil habitantes en el interior del estado de Sao Paulo.

Esto pone en alerta a las autoridades, ya que la variante de Manaos y la de Sudáfrica son las más contagiosas, y esto podría complicar aún más la dura situación que vive Brasil, que es el segundo país más afectado por el coronavirus, con más 317 mil muertos, 60 mil en marzo, que se convirtió en el mes con más letalidades por el virus.

Publicidad

Covas indicó que el caso era seguido para saber si pudo haber más contagios en un país donde cada día que pasa se alcanza un nuevo récord y los hospitales están saturados.

En tanto, la vacunación avanza, pero no en la forma que debería y solo el 8% de la población ha recibido al menos una dosis.

Nueva vacuna

Hasta ahora la vacunación avanza con las dosis de Sinovac y AstraZeneca, que también se producen internamente. Sin embargo, las autoridades brasileñas ya aprobaron la Johnson & Johnson.

El regulador sanitario brasileño (Anvisa) avaló por unanimidad en la reunión de su cuadro directivo que la vacuna de la filial del gigante estadounidense Johnson&Johnson sea administrada de emergencia, destinada a los grupos prioritarios hasta que su uso a gran escala sea aprobado, según AFP.

El gobierno de Jair Bolsonaro firmó hace dos semanas con la farmacéutica la compra de 38 millones de dosis de Janssen, pero no empezarán a llegar al país hasta agosto.

Desde el punto de vista logístico, la vacuna de Johnson&Johnson es considerada la más atractiva del mercado, ya que no requiere una cadena de frío extremo y, sobre todo, es de una única dosis. (I)