Los negocios implementaron una nueva forma de pago durante la pandemia del COVID-19, cuyas medidas y restricciones, como el confinamiento en los hogares, empezaron en marzo del 2020. Ahora, además del hábito ganado, hay otra motivación.

Cada vez más comercios permiten el pago con transferencia electrónica porque hay personas que no tienen tarjetas de débito y de crédito, tampoco llevan efectivo por el temor a la delincuencia, pero sí tienen una cuenta bancaria.

Un total de 571,6 millones de transacciones bancarias se hicieron por internet entre enero y abril del 2021 y fueron 554,8 millones en el mismo periodo de este año. Hay una reducción, pero si se suman las realizadas por el servicio de banca celular, que también es en línea, se observa un aumento exponencial del uso de la web.

Los movimientos realizados a través de la banca celular sumaron 157,1 millones entre enero y abril del 2021, lo que subió más del doble con 345,7 millones en el mismo periodo de este año.

Publicidad

El número total de transacciones bancarias realizadas a través de internet y de banca celular pasó de 728,7 millones entre enero y abril del 2021 a 900,5 millones en el mismo periodo del 2022, un incremento del 24 %.

Las transacciones realizadas en oficinas o a través de cajeros automáticos y corresponsables no bancarios (CNB), que implican el uso de efectivo, también se incrementaron tras la pandemia. Sumaron 334,2 millones entre enero y abril del 2021 y fueron 562,4 millones en el mismo periodo de este año, un aumento del 68 %.

Sin embargo, no alcanzan a las realizadas a través de la web o con el uso de tarjetas. Las de forma física en oficina, cajeros o CNB representan el 36 % del total de las transacciones en lo que va del año. Las que se hacen en línea sin uso de efectivo físico (incluyendo los consumos pagados en POS y botones de pagos) representan el 64 %.

Captación ilegal de dinero va en alza en Ecuador y usa las redes sociales y la web para estafar bajo el disfraz de inversiones; las denuncias por delitos informáticos subieron 46 % entre 2019 y 2021

Publicidad

¿La pandemia del COVID-19 que aceleró el uso de internet y la inseguridad modificaron las formas de pago en el país?

La Asociación de Bancos del Ecuador (Asobanca), conformada por los bancos privados del país, informa que el uso de medios digitales muestra que las transacciones realizadas por estos canales crecieron 32 % en 2020 con relación al 2019.

Con la pandemia se evidenció que los clientes optaron más por el uso de medios distintos al efectivo, como las transacciones a través de la banca virtual o billeteras móviles, así como los pagos con tarjetas de crédito y débito”, indica la entidad gremial.

Los usuarios del sistema financiero reconocen que estos son mecanismos más rápidos y seguros para hacer sus transacciones, añade en respuesta a este Diario.

En los comercios más informales del sector de la Bahía, en el centro de Guayaquil, se evidencia la forma de pago de transferencias electrónicas que se hacen en tiempo real a través del celular, laptops o computadoras.

Publicidad

Los vendedores entregan a los clientes los datos crediticios del dueño del negocio con su número de cuenta, tipo, correo electrónico y cédula de identidad para proceder con el pago. Se lo entregan a quienes muestran interés en los electrodomésticos o artículos electrónicos que se venden en la esquina de la Bahía conocida como La Cadena.

Escenario similar se observa en negocios medianos y pequeños de la capital nacional en zonas como Ipiales, afirma Candy Abad, experta en finanzas y profesora de la Universidad San Francisco de Quito.

“El beneficio es mutuo ya que el comprador y el vendedor hacen la transacción de forma más segura sin el uso de efectivo que implica riesgos por los altos niveles delincuenciales”, indica la especialista.

En restaurantes también se da la opción de pagar antes o después de comer, a través de transferencias electrónicas.

Publicidad

Es el caso del local de Chicharrón, ubicado en la vía a la costa, en Guayaquil, donde solo se acepta el pago en efectivo o a través de transferencia electrónica.

Incluso, hay negocios que tienen opciones de cuenta en varios bancos, manifiesta Abad, con el fin de poder disponer del flujo de dinero de forma inmediata.

Las transferencias entre dos cuentas del mismo banco se hacen en tiempo real, pero las interbancarias tienen costo y suelen demorar uno o dos días laborables. “Esto afecta el flujo diario que necesitan los negocios más pequeños, que deben comprar sus insumos con el dinero que obtienen de la venta del día”, afirma Abad.

Justamente esa es la razón de que no hay una ampliación de las opciones de pago a través de transferencia electrónica en los negocios más pequeños que mueven cantidades menores, agrega la especialista.

“En realidad, el uso de medios digitales para cobrar o pagar solo tiene beneficios, ya que reduce el uso de efectivo en los bolsillos. Si la transferencia es entre cuentas del mismo banco, los negocios pueden disponer del dinero retirando de forma inmediata”, afirma.

En el caso del pago con tarjeta, el total facturado por consumos pasó de $ 4.800,9 millones en abril del 2020 a $ 5.535,9 en el mismo mes de este año.

Lo que se refleja en el total de consumos realizados que subió de 81,6 millones y 79,9 millones de transacciones con tarjetas entre enero y abril del 2020 y 2021, en su orden, a 110,5 millones en el mismo periodo de este año.

¿Se atrasó en el pago de la tarjeta de crédito? La gestión de cobranza le puede costar hasta 43,99 dólares, pero hay otros rubros que debe conocer

De acuerdo con datos de la Superintendencia de Bancos, el número de tarjetas de débito y crédito creció principalmente en los meses más duros de la pandemia, es decir, entre marzo y julio del 2020.

En marzo del 2020, el número de tarjetas de crédito fue de 3,52 millones; lo que representó un incremento de 10 % frente a marzo del 2019. En tanto, a marzo del 2020 el número de tarjetas de débito fue de 7,97 millones, un incremento de 14 % frente a marzo del 2019.

En julio del 2020, el número de tarjetas de crédito fue de 3,41 millones, lo que significó un aumento de 3,2 % frente a julio del 2019. El número de tarjetas de débito fue de 8,12 millones, es decir, creció 11 % frente a julio del 2019.

El empleo de tarjetas de débito se aceleró más rápido en comparación a las de crédito.

La Superintendencia de Bancos realizó un cambio de metodología en la data de tarjetas de crédito y débito a partir del 2021 que publica, por lo que no es posible hacer comparaciones de los datos actuales con los años anteriores.

“La innovación y la digitalización de los servicios financieros son prioridades para los bancos privados del Ecuador, y así ha sido incluso antes que el país atraviese la pandemia de COVID-19, que obligó a muchos otros sectores de la economía a iniciar procesos de digitalización sobre la marcha, ante la demanda de los clientes”, señala la Asobanca.

Las herramientas digitales empleadas incluyen aplicaciones para el celular, los asistentes virtuales tipo chatbots y los sistemas de pago sin contacto con tokens para almacenar de forma segura los datos de los clientes (conocidos como “wearables”).

“Si bien cada banco desarrolla, de acuerdo con sus metas y las necesidades de sus clientes, las soluciones más adecuadas, es importante destacar que varios bancos privados cuentan desde hace unos cuatro años con sus propios centros y laboratorios de innovación”, informa la Asobanca.

La mayor acogida de las tarjetas se evidencia también en los negocios que han implementado puntos de venta POS (Point of Sale, por sus siglas en inglés), que son las máquinas o botones digitales (en el caso de tiendas online) que permiten cobrar con tarjeta, asegura la Asobanca.

De acuerdo con datos de la Superintendencia de Bancos, cuando comenzó la emergencia sanitaria, en marzo del 2020, en el país se registraban 101.760 POS y para diciembre del 2021 el número escaló a 115.116, es decir, un incremento del 13 %.

En abril de este año ya suman 116.130 POS más 6.532 botones de pago.

El número de consumos por internet con el uso de las tarjetas de crédito representó el 12 % del total en abril del 2019 y 2020, porcentaje que subió al 14 % en marzo del 2021.

La facturación total de consumos por internet también subió y pasó a representar el 14 % y 12 % del total del 2019 y 2020 al 19 % en marzo del 2021. Fue la última vez que la Superintendencia de Bancos publicó esta última cifra, por lo que no se puede hacer comparaciones hasta su evolución actual.

Retirar, depositar, hacer transferencias o pagos son acciones que están cada vez más cercanas a la población con el uso de los denominados corresponsales no bancarios (CNB), que han implicado un acercamiento de los servicios financieros a más personas.

Estos son puntos ubicados en tiendas, bazares, farmacias, entre otros, lo que significa la reducción de trayectos, ya que los clientes no tienen que ir hasta las oficinas de la institución bancaria o sus sucursales.

Los corresponsales no bancarios son casi el 80 % de los puntos de atención de la banca privada y existe un CNB en cada cantón del país. En 2015, el país tenía 26.852 CNB y para 2021 se registraron 30.626.

El número de transacciones realizadas a través de los CNB pasó de 35 millones entre enero y abril del 2021 a 46,7 millones en el mismo periodo de este año.

Recomendaciones si obligadamente se debe usar efectivo

El alto uso de efectivo para transacciones en agencias físicas configura un riesgo que se puede evitar si la ciudadanía opta por usar otros canales transaccionales como las transferencias digitales o los cheques.

Actualmente, los servicios bancarios más usados por la ciudadanía están disponibles en canales virtuales que permiten hacer transacciones de forma más rápida y segura. Incluso hay bancos que tienen el 90 % o más de sus servicios en plataformas digitales, indica la entidad gremial.

“Es recomendable que las personas eviten mantener rutinas frecuentes en lo relacionado al manejo de dinero; los delincuentes suelen hacer trabajos de inteligencia para identificar cuando una persona repite constantemente el mismo hábito como, por ejemplo, ir a depositar o retirar dinero el mismo día, en la misma agencia”, recomienda la Asobanca.

Si no existe otra alternativa y requiere usar efectivo en sus transacciones, los bancos ofrecen el servicio de transporte de valores, por el cual se cobra una comisión de acuerdo al monto que se traslade.

La Policía Nacional también ofrece el servicio de custodia durante el traslado de valores a entidades financieras. Se trata de un servicio gratuito al que puede acceder cualquier ciudadano haciendo una solicitud a esta entidad a los números de emergencia. (I)