Sacándose la camisa para refrescarse en una cascada, uniéndose a los trends (moda o tendencia) virales como el ‘Claro que yes’ o hablar frente a la cámara en una posición rígida.

Así se muestran algunos de los ministros del gobierno de Daniel Noboa en varios de los videos que han posteado en sus cuentas de TikTok. Según analistas políticos, ese tipo de contenido no es el más adecuado porque les resta formalidad.

Publicidad

Además, de esa exposición, hay ministros que publican sus actividades personales, la mayoría con fotografías a través de la red social Instagram.

Pero, no todo el gabinete está presente y activo en las redes sociales. De los 20 ministros, nueve no poseen cuentas en TikTok como Franklin Palacios, que lidera el Ministerio de Agricultura y Ganadería; Gian Carlo Loffredo, de Defensa; y la canciller Gabriela Sommerfeld.

Mientras que en Instagram está la mayoría. Tres ministros no tienen cuenta: Palacios, Loffredo y Michelle Sensi-Contugi, ministro de Gobierno.

Hay de todo. Titulares de carteras de Estado que manejan un contenido jovial, usan canciones bailables y otros manejan posteos planos. Es notorio que les cuesta comunicar mediante videos, dicen los expertos.

Publicidad

Esto hace que el modelo de comunicar, que sigue el Gobierno, que se basa en audiovisuales cortos y dinámicos, no tenga la misma conexión con todos los ministerios, dice la analista política Madeleine Molina, quien afirma que esto genera que ciertas autoridades sean más visibles que otras.

“Veo un techo en esa comunicación juvenil, le quita seriedad. Hay temas que deben ser tratados con precisión. No se abarca un lenguaje que pueda ser entendido a todos los niveles”, menciona Molina.

@rominamunozp84

Claro que yes yes yes 💜🇪🇨

♬ Claro que yes - alejo🧸

Estas categorías son aquellos ciudadanos que sí tienen internet y acceso a TikTok e Instagram y el otro grupo consume medios tradicionales y no comprenden, por ejemplo, por qué usan una frase o canción que es tendencia. Y dentro de estos dos conjuntos hay votantes activos como los mayores a 50 años. Por eso Molina resalta que esa comunicación no puede ser lineal sino que llegar con la misma intención, pero interpretado acorde con las masas.

Con esto concuerda el analista político Cristian Carpio y afirma que algunos ministros están aprovechando esa plataforma digital como el del Turismo, Niels Olsen; Andrés Guschmer, de Deportes y Roberto Luque, que inició con el Ministerio de Transporte y hace poco se sumó por encargo al de Energía y Minas.

“Luque tenía un rol menos principal (mediático), pero con el tema eléctrico está potenciando su imagen”, dice Carpio, quien en la ministra de Trabajo, Ivonne Núñez, vio ese intento de posicionamiento con videos sobre el trabajo por horas antes del referéndum del pasado 21 de abril, pero asegura que no funcionó. ¿Por qué? Carpio aduce que es la performance política.

Ya han pasado doce días desde que Roberto Izurieta dejó la Secretaría de Comunicación, ente ahora liderado por Irene Vélez, que según Molina y Carpio debería reestructurar la manera de transmitir mensajes y dejar posicionada la idea que una autoridad no puede perder la prudencia y seriedad en todos los niveles, presidencial, ministerial, entre otros.

¿Quién es Irene Vélez, la consultora política que asumirá la Secretaría de Comunicación de la Presidencia?

Molina, por ejemplo, hace referencia a las fotografías que publicó Izurieta el 30 de abril junto a otros ministros donde celebraba su despedida. “Y todo terminó en una gran fiesta”, posteó en su cuenta de X.

“La ciudadanía lo interpreta como un acto de indolencia. Esa publicación sí chocó y aún tratándose de quien conoce de comunicación”, señala Molina.

Hace unas semanas, Vélez, quien está a cargo de esa secretaría, dijo en una entrevista en radio Centro, que tiene tres objetivos al frente del ente.

El primero es que el proyecto político sea más cercano, no tan abstracto y pueda ser identificado con dos o tres valores, que no especificó. El segundo, es llevar la forma de comunicación de Noboa al resto de los ministros y la última, mantener una relación cercana con los periodistas. Además, Vélez dijo que su propósito es innovar.

Para la analista política María Belén Loor, la nueva secretaria de Comunicación, que viene de la academia, puede ayudarle al mandatario y a los ministros a actuar con más cautela.

Varios integrantes del círculo íntimo del presidente Daniel Noboa están salpicados por el problema de Olón

“Hay que manejar prudencias y cosas que en este país no están muy acostumbrados. No pueden aseverarse situaciones que no sean reales como cuando se habló del sabotaje, no era algo oficial”, señala Loor.

En abril pasado, Noboa informó que los apagones se trataban de un sabotaje, luego Izurieta se refirió a las “sospechas” que habrían agudizado esa crisis como que supuestamente “abrieron las compuertas” de la presa del embalse de Mazar y “dejaron correr el agua”.

Por eso Loor resalta que se necesita una comunicación más asertiva y no solo afectiva.

Presidente Daniel Noboa recorrió hidroeléctrica Mazar que recuperó alrededor de 18 metros, el 35 % del volumen útil del embalse

Y como no hay una conexión es que se observa a unos ministros más activos que otros, dice Carpio y esto genera la interrogante sobre qué está haciendo esa autoridad.

“Cuando ocurre algo de gran interés ya iniciamos con ausencia de información y luego es confusa. En las ruedas de prensa han ido mejorando, pero pueden ajustar de mejor manera para evitar contradicciones”, apunta Carpio, quien indica que el silencio es la peor opción.

Otro problema es no saberlo comunicar y para los expertos es un problema que tienen varios ministros como la del Ambiente, Sade Fritschi.

@ministrasadefritschi

Es momento de unirnos y trabajar por ElNuevoEcuador. Desde el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica agradecemos la labor de las Fuerzas del Orden y ponemos a disposición nuestro contingente e instalaciones en áreas protegidas y puestos de control. #DefiendeTuBandera 🇪🇨

♬ sonido original - Ministra Sade Fritschi

En un video publicado en su cuenta de TikTok se la observa rígida al expresarse.

“Ella al no ser una buena comunicadora y ser muy joven también y que nunca he estado en la palestra pública, en primera instancia parece que le falta preparación y en segunda instancia, no es activa en redes sociales. Básicamente su perfil es falta de experiencia”, expresa Loor, quien pone como contraste al ministro Olsen.

“Ya tuvo su tiempo de ser ministro y se ve que es un hombre más experimentado, con mayor fluidez”, señala Loor.

Molina entiende que el funcionario tiene una vida privada, pero no deben olvidar que están sujetos al escrutinio público. Ella considera que tener una cuenta temporal, como en TikTok, para ese cargo es bueno, como es el caso del ministro de Vivienda, Humberto Plaza; de Producción, María Sonsoles García; y de Cultura, Romina Muñoz. O en Instagram como Muñoz y la canciller Sommerfeld.

Y hay otros que, según Molina, han manejado adecuadamente su transición como Franklin Encalada, de Salud.

“Muestra su trabajo, que ve por los pacientes, no te deja ese sin sabor de que no está capacitado. En cambio, la de Educación, Alegría Crespo, tiene cosas más personales: fotos con su pareja, en la playa”, dice Molina y agrega que es mejor tener un usuario de trabajo y lo personal dejarlo para ellos. Pero, afirma que ocurre lo contrario porque es la marca del Gobierno. (I)

También te puede interesar: