El proceso precontractual que se llevaba con el consorcio franco-colombiano que había sido preseleccionado para realizar las operaciones del Metro de Quito se cayó. La convocatoria para las empresas que deseen postular se publicaron nuevamente, con esto se espera elegir una nueva empresa que se haga cargo del proyecto más costoso en la historia de la capital ($ 2.049 millones).

El alcalde Santiago Guarderas, y el gerente del Metro, Efraín Bastidas, ofrecerán una rueda de prensa esta tarde, a las 16:00, en el Palacio Municipal. Entre los temas que informarán será sobre una acción de protección ingresada por una de las veedurías ciudadanas en contra de la empresa del Metro de Quito.

Sin embargo, de manera preliminar se informó a este Diario que el consorcio de las empresas Transdev y Metro Medellín habría presentado un rubro que no se contempló en la propuesta inicial, el que no fue aceptado y con ello las conversaciones se truncaron.

Con esto el inicio de operaciones comerciales, anunciado por Guarderas para mediados de diciembre, está en riesgo. Para los funcionarios del Metro de Quito todavía se mantiene esa fecha, todo dependería de la adjudicación a la nueva empresa o el mismo consorcio, en caso de volver a presentarse en la convocatoria.

Publicidad

Según la concejala Mónica Sandoval, la diferencia presentada en el presupuesto significaría un aumento a los $ 160 millones previsto para la contratación por seis años a una empresa que opere y transfiera los conocimientos.

David Dávalos, vocero de la veeduría ciudadana al Metro de Quito, señaló que existe una serie de confusiones debido a falta de transparencia por parte de la empresa municipal.

“Yo creo que políticamente es posible que inicien en diciembre, pero técnicamente no. Este proyecto debería salir con procesos que brinden seguridad a los pasajeros, puntualidad del modelo y costo efectivo, eso no lo lograrán en diciembre”, enfatizó.

Sobre la acción de protección que ingresaron, dijo que coincide con este problema en las negociaciones con el consorcio que se preveía realizar las operaciones. “Si no nos quisieron dar información, que ahora le dé a un juez. Lo que va a suceder es que, si nos aceptan este pedido, este señor (gerente del Metro) va a tener que irse a su casa y el proceso vuelve a cero”, argumentó Dávalos.

Desde la empresa municipal no han emitido más pronunciamientos, se esperan las declaraciones de las autoridades. (I)