De los más de 30.000 estudiantes de la Zona 8 que tienen entre 6 a 11 años, unos 7.000 han recibido la primera dosis contra el COVID-19 en los primeros dos días del proceso para este rango de edad.

La asistencia a los planteles para recibir la vacuna ha ido en ascenso, pues al arrancar el proceso no todos los padres había entregado las autorizaciones.

Carlos Vega, rector de la Unidad Educativa Ciudad de Tulcán, explicó que iniciaron el primer día con 114 niños inmunizados, según los ingresos del formulario de aceptación de la vacuna por parte los padres, sin embargo esta cifra ha ido aumentando.

“Los padres vieron que hemos puesto todo el contingente para vacunar, desde el personal especializado, la organización, así como el personal en el área lúdica para que acompañe a los niños en este proceso, es necesario que el regreso a clases”, comentó el rector.

Publicidad

Yadira Blackman, subsecretaria de educación Zona 8, indicó que hay bastante apertura al proceso por parte de las familias y de la comunidad educativa. “La aceptación de los padres es muy buena, porque ellos están muy interesados en que ellos regresen a las clases, y la única forma es que se vacunen para regresar de forma segura”, aseveró.

La funcionaria explicó que a más de los centros educativos a nivel zonal, los niños también pueden acudir al vacunatorio del Aeropuerto, o a los 115 centros de salud en la Zona 8 para que accedan a la vacuna COVID-16 desde los 6 años.

Madres de familia que ayer estaban en los centros indicaron que es importante que los niños accedan a la vacuna porque ellos están más expuestos en las diversas actividades que desarrollan desde salir a jugar, o ir a cursos o ir a clases de forma semipresencial.

Pero así como hay padres que acceden a que sus hijos se vacunen, otros están aún en duda. Una mujer que recibió la convocatoria para que su hijo se vacune en una escuela del norte de Guayaquil comentó que no lo enviaba por dudas sobre los efectos de la vacuna.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional analizaría en tres semanas si solo aquellos niños vacunados contra el coronavirus podrían asistir a clases de manera presencial.

Consultado si se podría implementar algún requisito para la asistencia a clases de manera física en los niños, Juan Zapata, presidente del COE nacional, respondió que el tema se lo analizará cuando termine la vacunación a niños y jóvenes en edad escolar.

Publicidad

La vacunación a los niños de 6 a 11 años con 11 meses y 29 días inició el pasado 18 de octubre mientras que para los niños de 5 años a 5 años con 11 meses y 29 días comenzaría a finales de noviembre.

Según el Ministerio de Educación, a nivel nacional hay 2′010.000 estudiantes del sistema educativo nacional que están en edad de entre 6 y 11 años.

La ministra de Educación, María Brown, dijo que una vez que se pueda tener la seguridad y después de los controles epidemiológicos y el seguimiento que se realiza desde el Ministerio de Salud Pública podrán tomar decisiones para cambiar el método que se está utilizando hasta ahora.

Mencionó que por ahora se sigue con los planes de continuidad educativa en donde cada institución de manera voluntaria presenta un plan.

Tercera dosis de vacuna contra el COVID-19 ya se aplica a personal de salud en Ecuador

En tanto, la ministra de Salud, Ximena Garzón, señaló que el momento en que se pueda alcanzar la inmunidad de rebaño se podrán reactivar las clases. Agregó que es un riesgo mandar al niño presencialmente a la escuela sino está protegido con una vacuna.

“No podemos imponer, no podemos obligar. Por supuesto tratamos de informar, tratamos de concientizar a la población para que se vacunen los adultos y también para que vacunen a sus niños y así puedan tener un regreso seguro a clases”, dijo Garzón.

Para Francisco Pérez Pazmiño, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Ecuador, los niños tienen el derecho a la vacunación, pero hay que considerar que hay un altísimo porcentaje de población adulta, especialmente de aquellos económicamente activos, que no ha recibido la vacuna.

“Aunque no estoy en contra de la vacunación de los niños me parece que hay que establecer prioridades y esa sería la prioridad, la población económicamente activa que necesita recibir su primera dosis”, mencionó Pérez Pazmiño.

Sugirió, tal como se aplica en las universidades, una modalidad híbrida, es decir, por una parte los estudiantes voluntariamente asisten de forma presencial, especialmente de tipo práctico, pero al mismo tiempo se hace una transmisión vía virtual de la clase para aquellos que por cualquier razón no puedan asistir o no quieran asistir.

En Guayaquil continúa tendencia a la baja de casos confirmados y fallecidos por COVID-19

De acuerdo con el Ministerio de Educación, el 32 % de instituciones educativas, a nivel nacional, cuentan con un permiso de uso de las instalaciones manteniendo las medidas de bioseguridad.

Aproximadamente 420.900 estudiantes han asistido de manera presencial a las aulas, desde el 7 de junio y se han reportado 21 casos de coronavirus, que se han recuperado y, de acuerdo con Brown, no se han dado contagios comunitarios que hayan iniciado en las entidades educativas.

Para la titular de Educación, la vacunación es otra medida de control epidemiológico que ayuda a que se reduzcan los riesgos de posibles contagios y que así el retorno a las clases presenciales sea cada vez más seguro y avanzar en ese plan de regreso. (I)