El salón de reuniones de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de un barrio de Atacames, sur de Esmeraldas, se ha convertido en una improvisada aula de clases para 18 niños de escasos recursos económicos.

Son los niños que residen en el sector La 13, zona conocida como conflictiva del barrio Nueva Esperanza, dentro del área urbana. La iniciativa surgió a inicios de este año, cuando uno de los menores llegaba a la UPC y saludaba con Luis De La Cruz, coordinador de esta estación de Policía.

”Llegaba casi todos los días por la UPC, tipo 10:00, me saludaba y en ocasiones me acompañaba en una oficina improvisada que tengo”, relató De La Cruz.

Publicidad

Contó que una mañana puso al niño a realizar algunas actividades preescolares y se dio cuenta de que no sabía leer ni escribir. Ese día le regaló un cuaderno y un lápiz, dijo.

Esto lo motivó a tomar el rol de profesor y al día siguiente llegaron tres menores más para recibir clases. En la actualidad tiene a cargo 18 niños (hombres y mujeres) y con el personal policial de turno se dividen el trabajo como docentes para levantar el autoestima de los menores, pues algunos de ellos no reciben clases por la pandemia y porque no tienen acceso al internet.

“Las tareas escolares son durante dos horas desde las 10:00, tiempo que dedico para dar clases”, señaló. En la tarde trabaja con unos 60 niños en actividades recreativas como juegos ancestrales, deportes, entre otras.

Cuando está franco o tiene que viajar por asuntos oficiales o familiares tiene que suspender obligatoriamente el aprendizaje para los niños.

“Todo es voluntario, no tiene costo y los padres de los niños están muy contentos”, sostuvo y agregó que eso le da fortaleza para continuar con esta actividad, siempre cumpliendo las medidas de bioseguridad por el COVID-19, señaló.

La concejala Sandra Zamora entregó el martes de esta semana útiles escolares, como cuadernos, lápices, goma, tijeras, juegos geométricos, crayones y resmas de papel.

También hizo la entrega de un reconocimiento al policía Luis De La Cruz, por su contribución a la educación. Él tiene 46 años y cerca de 20 en la institución policial. Es destacado en la disciplina deportiva de karate. (I)