A 43 días de que el juez Esteban Calderón, de la Unidad Judicial Especializada de Violencia contra la Mujer y la Familia de Quito, aceptó el habeas corpus planteado por Jacobo Bucaram Pulley, ante una supuesta vulneración de derechos debido a que mantendría una condición médica de riesgo, un Tribunal de la Corte Provincial de Pichincha declaró la nulidad de lo actuado por el juez Calderón.

La decisión adoptada en este caso por Calderón permitió que Bucaram Pulley, procesado en dos casos por el delito de delincuencia organizada en Quito y Guayaquil, deje la denominada Cárcel 4, ubicada en el norte de la capital, y pase a cumplir arresto domiciliario en su casa en la ciudadela Kennedy Norte, en Guayaquil.

Jacobo Bucaram presenta ‘habeas corpus’ por condición médica para pedir cambio a un centro de rehabilitación al nivel del mar

Mientras el estado de salud del procesado mejoraba, el juez dispuso que el hijo mayor del expresidente Abdalá Bucaram Ortiz pueda tener atención médica y cuente con una vigilancia policial estricta. Según el Tribunal que anuló la decisión del juez, Calderón actuó sin competencia y por ello decidió llamarle “severamente la atención”.

El juez Calderón no revocó la orden de prisión preventiva que pesa sobre Bucaram Pulley, como parte de los procesos por delincuencia organizada en los que es investigado, pero sí resolvió que él guarde arresto domiciliario en su vivienda de Guayaquil. El 25 de febrero pasado, Bucaram Pulley fue trasladado desde Quito hasta Guayaquil.

Publicidad

La defensa de Jacobo Bucaram explicó al juez Calderón que su cliente adolece de una “severa” hipertensión arterial esencial, catalogada como presión alta CIE 10-114, la cual se habría estado tratando en el hospital Teodoro Maldonado, de Guayaquil, desde marzo de 2018.

“Como una acción de protección inmediata de derechos dispongo que reciba esta atención médica en su domicilio en Guayaquil ya que está en las condiciones geográficas que van a favorecer su estado de salud”, explicó el juez Calderón en su sentencia oral, al tiempo que aclaró que disponer la libertad del procesado no es una opción, porque no tiene la competencia para hacerlo, pues el fundamento del pedido de habeas corpus no era recuperar su libertad sino precautelar su vida.

El 31 de marzo próximo se instalará la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio por delincuencia organizada en el que son procesados Abdalá y Jacobo Bucaram

Ante la posibilidad de que esta nulidad cree el escenario de que Bucaram Pulley vuelva a la cárcel a cumplir su orden de prisión preventiva, sus abogados han indicado que evitarán que la resolución se ejecute, pues consideran que el Tribunal de la Corte de Pichincha actuó fuera del ámbito legal, ya que aún existen recursos por resolver con el juez inferior.

En la resolución de Calderón también se indicó que una vez que el estado de salud de Jacobo Bucaram Pulley se haya estabilizado, el procesado podrá regresar a un centro de privación de libertad en donde se garantice que puede ser atendido por un médico de manera oportuna.

Para el 15 de abril próximo se difirió la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio en el caso que se lleva en Quito contra Bucaram Pulley, su padre, los agentes de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) de Quito Leandro B., Samuel S. y Cléver A., el israelí Sheinman Oren, además de los ciudadanos Bryan P., Verónica A. e Isabel M. Esta audiencia estaba inicialmente dispuesta para el 31 de marzo último.

Todos son acusados por la Fiscalía de conformar un “grupo estructurado para planificar actividades delictivas” en Quito y Guayaquil, entre noviembre de 2019 y agosto de 2020.

En este caso, la jueza Ana Lucía Cevallos en la misma convocatoria a audiencia, por aplicación del principio de concentración y economía procesal, se conocerán los procedimientos abreviados solicitados por Samuel S., detenido en el Centro de El Inca, y Oren, quien mantiene una sentencia de 20 meses de cárcel por uso doloso de documento falso y otra pena de seis años y ocho meses por enriquecimiento privado no justificado; y la revisión de las medidas cautelares que pesan sobre Jacobo Bucaram Pulley y el expresidente Bucaram Ortiz, quien mantiene una orden de arresto domiciliario y uso de grillete como medida cautelar en esta causa y además es investigado por tráfico de bienes patrimoniales.

En el caso del expresidente Bucaram aún la justicia está a la espera de que el Consejo Nacional Electoral certifique la proclamación de resultados oficiales para la dignidad de asambleístas nacionales, para que así quede confirmado que el exmandatario no ganó ninguna curul como asambleísta en las elecciones del 7 de febrero pasado, es decir, ya no tendría la protección que le cobija como candidato a elección popular. (I)