En los últimos quince años, el nuevo alcalde de Quito, Santiago Guarderas Izquierdo, ha labrado su camino en la política apoyado en distintas organizaciones.

Es licenciado en Ciencias Jurídicas y doctor en Jurisprudencia por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE). Tiene una especialidad y una maestría en Derecho Procesal por la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil.

Ha ejercido la docencia en varias universidades. Fue decano de Jurisprudencia en la PUCE. Formó parte de la directiva del Colegio de Abogados de Pichincha. Ha sido consultor y parte de un importante bufete de abogados. Y llegó a ser conjuez de la Corte Superior, en 2004.

Acompañó a la Unión Nacional de Periodistas (UNP), como su abogado defensor, en la demanda de inconstitucionalidad que el gremio planteó en febrero de 2012 en contra del Código de la Democracia. La norma prohibía que durante la campaña electoral las instituciones del Estado contraten propaganda y publicidad en medios de comunicación y vallas publicitarias, lo cual, según Guarderas, vulneraba la libertad de información.

Publicidad

Santiago Guarderas asumió como alcalde de Quito, mientras Jorge Yunda reclama en Twitter y se refugia en acción de protección

De sus inicios en la política se destaca cuando alcanzó una curul en el antiguo Congreso Nacional. Ahí fue diputado por la provincia de Pichincha, de la mano de la Red Ética y Democracia (RED) -movimiento fundado por León Roldós-, hasta 2007, cuando se disolvió el Congreso. En ese mismo año se candidatizó a la Asamblea Nacional Constituyente.

El siguiente momento importante en su carrera fue el 30 de enero de 2016, cuando fue elegido director del Partido Social Cristiano (PSC) en Pichincha, durante el acto de presentación de la denominada Cantera de la 6, que se llevó a cabo en Quito y que contó con la presencia de la plana mayor del PSC: Jaime Nebot, Pascual del Cioppo, Cynthia Viteri, Blasco Peñaherrera y Carlos Falquez Batallas, entre otros.

El exasambleísta socialcristiano Henry Cucalón también estuvo en ese evento. Él ya conocía a Guarderas, por su actividad como abogado y docente, y a partir de que asumió la dirección provincial del partido, los dos mantenían una comunicación frecuente sobre temas de la agenda legislativa, ya que el exlegislador estaba a cargo de aquello.

“Había muchas coincidencias en el campo conceptual, lo que es la economía social de mercado, el Estado de derecho. En la campaña de 2017 mantuvimos muchas reuniones para el plan de trabajo de los asambleístas, ya que él (Guarderas) fue candidato por Pichincha. Lo recuerdo en el mejor de los términos”, rememora Cucalón.

Al ser consultado sobre las razones de la salida del exdirector provincial del PSC, Cucalón responde que no hubo una ruptura brusca o marcada por algún altercado, sino que decidió tomar otro rumbo, sin contrariedades.

Para llegar al Municipio de Quito, Guarderas se puso la camiseta del movimiento Unión Ecuatoriana, creado por el exfiscal general del Estado Washington Pesántez.

Publicidad

Obtuvo un puesto en el Concejo Metropolitano gracias a los 40.111 votos conseguidos por el distrito sur. Integró la Comisión de Seguridad, presidió la Comisión de Movilidad y fue elegido vicealcalde, en un proceso que ha recibido críticas de algunos sectores que consideran que en ese cargo debió estar una mujer.

En sus primeras 24 horas como alcalde, Santiago Guarderas cambió 11 gerencias y anunció la renovación de las secretarías del Municipio de Quito

Entre Pesántez y el actual alcalde hay una larga amistad, que data de hace más de 30 años, desde su época como estudiantes en la PUCE y después como compañeros en la docencia en la misma institución.

Por el nivel de confianza, fue Guarderas quien le presentó al removido alcalde Jorge Yunda, recuerda el exfiscal en una entrevista con EL UNIVERSO.

“(A Yunda) lo conocí personalmente antes de la campaña. El doctor Guarderas nos pidió el auspicio. La organización analizó y, en vista de que en ese momento no encontramos alternativas, era ese señor (Yunda) o los mismos de siempre. La organización decidió dar el auspicio”, resume Pesántez, enfatizando en que el movimiento político no ha sido parte de la administración municipal.

En su opinión, la lucha de intereses en el cabildo se inició apenas se terminaron las elecciones de 2019. De Guarderas reconoce que en los últimos meses se volvió crítico de Yunda y espera que enmiende todo lo que sea conveniente.

El principal vocero de Unión Ecuatoriana no tiene reparos ni cuestionamientos sobre la integridad de su amigo. Sin titubeos, dice creer en su capacidad y honestidad.

“Aspiro como ecuatoriano, como habitante de Quito, como amigo y compañero del doctor Guarderas, y de muchos de los concejales, a que hagan una buena administración. Que demuestren que el afán no era solamente deshacerse de un alcalde poco eficaz, o nada eficaz, sino también darle un nuevo rumbo a la ciudad”, finaliza Pesántez, no sin antes lamentar haber auspiciado a Yunda, de quien dice: “En ciertos momentos ha causado vergüenza, aferrándose a una función”. (I)