A Santiago Guarderas le queda un año y medio como alcalde de Quito. Desde su posesión, en sustitución de Jorge Yunda, el pasado 30 de septiembre, inició la administración con un plan de gobierno con cuatro ejes: económico, social, territorial y de gobernabilidad.

En entrevista con EL UNIVERSO reconoce que el Metro de Quito se encuentra estancado, porque no se ha definido todavía el modelo de gestión para su operación y mantenimiento. Recién el 22 de octubre se designó al nuevo gerente de esta empresa, Efraín Bastidas.

Desde el 1 de octubre inició un plan de intervención al centro histórico que terminó con enfrentamientos entre comerciantes informales y agentes metropolitanos. La inseguridad y el mal estado de la red vial urbana son otros problemas que espera enfrentar en estos 18 meses de administración.

Con la reforma al presupuesto del 2021 se prevé la adjudicación de nuevos contratos para los temas urgentes, aunque apenas quedan dos meses para fin de año. El tiempo que tiene para solucionar las demandas de los quiteños, lo sabe, es demasiado corto.

Publicidad

¿Cómo analiza su primer mes de gestión como alcalde?

Creo que ha sido positivo; hemos abordado muchos de los planes y ejes de nuestro plan de gobierno y tomado acciones que durante dos años no se tomaron. El Municipio no ha estado en las mejores condiciones y avanzamos en un proceso de ordenamiento. Los problemas son complejos, profundos, requieren de mucha atención y concentración.

¿En qué consiste su proyecto de intervención y recuperación del centro histórico?

Lo hemos venido haciendo desde el 1 de octubre y va a culminar en diciembre, cuando ya tengamos actividad cultural. Ha implicado una primera fase de censo e inventario y de socialización. Luego, una etapa de sensibilización con los grupos que son parte de la problemática. Ahí usted tiene personas en calle, drogadictos, libadores, trabajadores autónomos regularizados y no regularizados, trabajadoras sexuales y personas (turistas) que vienen al Centro histórico y que, obviamente, buscan confort, seguridad, limpieza. La tarea no es tan fácil, ahora mismo, en esta entrevista, tenemos a un grupo de trabajadores autónomos no regularizados (informales) que se resisten al cambio.

Publicidad

¿Y qué piden ellos?

Dicen que quieren trabajar (en las ventas en la calle), pero nosotros les hemos señalado que será en los espacios del Municipio, con orden y disciplina. Les estamos ofreciendo que se regularicen, pero ellos simplemente quieren mantener su emprendimiento en el desorden que siempre ha existido.

Los comerciantes no regularizados sostienen que en los lugares donde serían reubicados sus ventas no serían iguales.

Tuve la oportunidad de visitar dos sitios del centro histórico. En el Centro Comercial La Merced, sus representantes nos dijeron que hay muchos espacios disponibles. Luego fuimos al mercado de San Francisco e, igualmente, nos dijeron que están dispuestos a recibirles. Lamentablemente, los comerciantes no quieren hacerlo, quieren ocupar el espacio que no está permitido.

Publicidad

A su gestión como alcalde le quedan 18 meses. ¿En este periodo, el Metro estará ya funcionando?

Es mi aspiración, mi anhelo, para eso estoy trabajando, para que el Metro opere en el menor tiempo posible. Como he dicho en ocasiones anteriores, yo no voy a vender humo. Si usted me pregunta cuándo, no lo voy a decir, porque no tengo en este momento las herramientas e instrumentos para decirle a la ciudadanía con precisión que en tal fecha lo vamos a hacer. Lo que me han dicho quienes están trabajando en la estructuración técnica del proyecto es que lo podemos hacer el próximo año.

Si no existe una fecha para la entrada en funcionamiento del Metro, ¿qué se hará en los próximos 18 meses?

El Metro debía estar en operación desde el 2018. Han pasado, prácticamente, cuatro años y todavía no tenemos claridad en este tema. No se han tomado las decisiones oportunas… Pero yo estoy ya determinando el calendario para que funcione.

Publicidad

Usted ya vio en blanco y negro la situación de todas las empresas municipales, incluyendo al Metro de Quito. ¿Cuáles son las de peor desempeño?

Son tantas empresas y secretarías que, en 30 días, uno no podría afirmar que conoce su realidad. Pero, indudablemente, las entidades que siempre tuvieron problemas son las empresas de Agua Potable, la de Transporte y Obras Públicas, la del Metro de Quito, la Secretaría de Movilidad, Agencia Metropolitana de Tránsito, el Patronato San José, la Secretaría de Inclusión, Secretaría de Salud... Hubo un abandono total.

En ese contexto de abandono, los quiteños reclaman más seguridad. Si bien la seguridad ciudadana es competencia del Ministerio de Gobierno, cabe el acompañamiento del Municipio. ¿Qué hará desde su posición frente a este problema?

Primero, la seguridad es una competencia del Gobierno nacional y el control del espacio público le corresponde al Municipio. Justamente, hemos trabajado en varias acciones que permitan que Quito sea una ciudad segura. Aparte de tener diálogos permanentes con el Gobierno nacional, la cúpula de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas, hemos establecido la reactivación de la mesa de seguridad.

Por otra parte, hemos tenido diálogos con la Empresa Eléctrica para la renovación de las luminarias y tenemos su compromiso de que lo harán en el centro histórico, en la avenida 10 de Agosto y en la Maldonado. Hemos trabajado con la Empresa de Obras Públicas (Epmmop) para hacer una intervención agresiva en parques, jardines y espacios verdes. Estamos lanzando un proceso para adquirir motos para la Policía Nacional y para rehabilitar las UPC (Unidad de Policía Comunitaria) y las UVC (Unidad de Vigilancia Comunitaria).

También estamos en un plan integral para que las cámaras puedan conectarse con el ECU911… Es decir, en materia de seguridad, estamos llegando hasta donde nos dan las competencias, pero, más allá de eso, es un asunto que le corresponde al Gobierno nacional.

¿De qué se trata el proyecto Rayo de Quito, que se anunció después de la reunión con la ministra de Gobierno, Alexandra Vela?

Es un operativo concentrado que va a llevar adelante la Policía, en el que participarán todas las entidades gubernamentales y municipales. Detalles puntuales no le puedo dar, porque estaríamos advirtiendo a las organizaciones (criminales). La Policía, que coordinará los operativos, nos ha informado que en noviembre comienza.

Hubo una reducción de guardias en los parques metropolitanos, hubo -por ejemplo- el intento de asalto con un cuchillo a unos ciclistas en un video que se viralizó. ¿Cómo se va a proteger a los ciudadanos en los parques metropolitanos?

Estamos haciendo el control. Recordemos que solamente tenemos 1.300 policías metropolitanos, que son insuficientes. El próximo año, posiblemente, se van a incorporar 300 más. Esto implica recursos económicos que los estamos previendo en el presupuesto del año 2022, pero la Policía es la que puede ayudarnos con un mayor número de efectivos.

Además, estamos suscribiendo con la Cámara de Comercio unos convenios para que la empresa privada también nos ayude en el tema de los parques. Tenemos ya casi finalizado un convenio con el tema del Chaquiñán (parque que va de Cumbayá hasta Puembo).

¿Para que administren los parques?

Para que ellos se encarguen de la seguridad del parque.

¿A cambio de qué?

A cambio del apoyo a la ciudad. Que digan que el parque está siendo cuidado por la Cámara, en eso no hay ningún problema.

Las calles de Quito están muy deterioradas ¿Qué se está haciendo para mitigar esto?

Estamos bacheando, mi compromiso ha sido el bacheo.

¿Se está bacheando más? Jorge Yunda (el alcalde removido) también decía “estamos bacheando”.

Yo no he hablado de repavimentación. Recuerde que no es cuestión de ir mañana a la calle y repavimentar. No, usted debe tener estudios, saber el tipo de suelo, de asfalto o si se requiere de adoquines o empedrado… Una vez que tiene esos estudios, se tiene que seguir dentro del proceso de contratación pública.

Entonces, no es cuestión de decir mañana ya pavimentamos. Eso toma mucho tiempo y por eso yo nunca he hablado de repavimentación, sino de bacheo. Nos hemos topado con algunas vías en las que ya existen estudios y estamos finalizando esos procesos. Por ejemplo, usted tiene el puente El Guambra. Pero lo que sí estamos haciendo es un bacheo agresivo, porque eso es lo que nos da. Tomando en cuenta el clima, estamos en una época invernal, no es fácil hacer todos los procesos que nos gustaría para que Quito ya no tenga huecos o cráteres, en algunos casos.

¿Qué va a alcanzar a hacer y qué no en lo que le queda de gestión?

Aspiro a cumplir los cuatro ejes que he señalado: económico, social, territorial y de gobernabilidad. Pero mi prioridad son el Metro, la vialidad, la seguridad y la salud.

¿Qué no se hará?

No voy a poder repavimentar todo Quito ni cambiar el sistema de movilidad, tampoco se puede implementar una gestión distinta con los residuos (sólidos)... Espero dar los primeros pasos, si bien no voy a alcanzar, pero creo que estoy en capacidad de dejar encaminados esos proyectos para que la nueva administración las pueda cumplir.

¿Será candidato a alcalde en el 2023 para dar continuidad a esos proyectos?

En estos 18 meses que me quedan lo que busco es cumplir con mi plan de trabajo. Imagínese estar pensando en esta época en una reelección (en 2019 fue elegido concejal en el mismo movimiento de Jorge Yunda, luego fue designado vicealcalde) cuando tengo temas que me quitan el sueño todos los días. Prefiero cumplir lo que puedo hacer.

¿Y qué le quita el sueño?

El Metro de Quito. Porque quiero darle a Quito esta obra monumental, icónica, una obra emblemática. Obviamente, hoy tenemos un elefante bajo tierra, un elefante blanco bajo tierra. (I)