A las 13:00 se inició finalmente el proceso de inoculación a adultos mayores en la Universidad de las Fuerzas Armadas de Ecuador (ESPE) de Sangolquí. En medio de aglomeraciones y protestas se dio solución a la jornada que, horas antes, se anunció que no se llevaría a cabo. Frente a esto, el Ministerio de Salud Pública (MSP) emitió un comunicado ofreciendo disculpas por “los inconvenientes”, y en el lugar aseguraron que se vacunará a todas las personas que fueron convocadas hoy.

En horas de la mañana, el personal de las Fuerzas Armadas indicó a los asistentes que no existía tal programa de vacunación para este martes 6 de abril. Esto ocasionó malestar entre las personas presentes e incluso que muchos se retiraran del sitio. Según Patricia Ampudia, quien acompañó a su madre de 75 años, autoridades se presentaron en el lugar y explicaron que se trataba de un problema del MSP y no de la ESPE. “Entiendo que el Ministerio no coordinó bien, porque la ESPE prestó las instalaciones ayer y hoy iban a hacer la limpieza y desinfección”, aseguró, y dijo también que el mensaje con el turno les llegó ayer en horas de la noche.

En medio de gritos y reclamos de los convocados para la vacuna, se permitió su acceso a las instalaciones del recinto educativo para esperar la llegada de las vacunas. El anuncio decía que a las 12:30 se daría inicio al proceso, sin embargo, no se cumplió con dicho horario.

En la espera para recibir la vacuna contra el COVID-19 no se respetó el distanciamiento social. Foto: Patricia Armijo

Nuevamente los beneficiarios y sus familiares reclamaban la falta de orden por parte de las autoridades. Ningún funcionario estuvo dispuesto a dar sus declaraciones, aun así, dijeron que “el compromiso de la Presidencia es cumplir con la inmunización de todas las personas convocadas ese día”.

Publicidad

Gladys Flores y su esposo llegaron al lugar a las 05:15 y aseguraron que fueron los primeros en el sitio. Sin embargo, al escuchar de los problemas regresaron a la casa de su hijo, y volvieron finalmente a la ESPE a las 06:30. “Hay desorden, porque yo estaba primera con mi esposo y ahora hay 20 personas antes. Yo no sé por qué”, dijo, y solicitó que se le ponga la vacuna también, pues el turno era de su esposo y ella no estaba entre los beneficiarios.

Para llevar a cabo el proceso se dispuso el uso de buses de la institución para trasladar a los adultos mayores al coliseo, donde finalmente recibieron la vacuna. La primera en embarcarse fue Inés Estrada, de 80 años, que acudió acompañada de su hijo. Su turno era a las 08:00 y se le indicó llegar 30 minutos antes. Después de cinco horas de espera, el personal de salud le tomó los signos vitales para verificar su buen estado de salud.

Inés, lista para recibir la vacuna, contó que su esposo fue inmunizado ayer, y aunque cansada por la espera, se siente “entusiasmada y feliz”. Llegado el momento, le informaron que hoy se aplicaría la vacuna de AstraZeneca y no la de Pfizer como se hizo ayer. Aceptó y recibió la primera dosis a las 13:04.

La primera persona vacunada en la ESPE, luego de 5 horas de retraso. Foto: Patricia Armijo

En la zona rural de Nono, al noroccidente de Quito, también se llevó a cabo una jornada de vacunación para personas de la tercera edad. En el Centro de Salud de la zona se inoculó a 150 personas. El presidente Lenín Moreno estuvo presente e indicó que en todo el país se vacunará a más de 30.000 personas en 100 diferentes puntos de atención, este día.


En el programa radial De frente con el presidente, Moreno insistió en la necesidad de llevar a cabo el proceso de vacunación de manera acelerada. El objetivo es vacunar al 60% de la población y lograr la inmunidad de rebaño. Con ese propósito, recordó que se han invertido 20 millones de dólares en la compra de vacunas de diferentes farmacéuticas.

La tarde de ayer llegaron a Quito 53.820 dosis de la vacuna de Pfizer, y se espera recibir el primer millón de dosis de la vacuna china de la farmacéutica Sinovac con entregas este 7 y 10 de abril. (I)