Al recorrer por la calle Sucre y García Moreno, en el centro histórico de Quito, una larga fila se desprende de un restaurante ubicado a lado derecho de la vía. Los clientes hacen largas filas y salen felices con un helado en las manos, pero muchos de ellos esperan una mesa para desayunar o almorzar en familia.

El toque rústico de su entrada lleva a ese Quito antiguo de pocos carros y calles empedradas. La cafetería Modelo guarda en su identidad más de 70 años de trabajo en los que ha recibido a grandes personajes y los quiteños no pierden la tradición de acercase un fin de semana para degustar sus productos.

QUITO.- Subiendo por la calle Sucre, sobre al zona derecha, se encuentra la cafetería Modelo, hogar del tradicional Ponche quiteño. Foto: Alejandro Ortiz

Tras un corredor largo, algo tenue y bastante frío, está Guillermo Báez, hijo del fundador del restaurante que lleva su mismo nombre. Él cuenta que su padre falleció en el 2005 y desde allí ha tomado las riendas del negocio.

Publicidad

“Cafetería Modelo nació el 31 de julio de 1950, mi papá empezó en un local pequeño en la calle Cuenca, frente a la iglesia de La Merced. Ahí estuvo doce años y buscando una mejor ubicación ocupó el local actual”, manifestó Guillermo.

Padres de familia de escuelas rurales protestaron en la Gobernación de Cuenca para pedir pago a transportistas

En 1962 hizo oficial su permanencia en este predio que le pertenecía al Banco Central. Desde ese entonces lo han remodelado en varias ocasiones para atender la demanda de clientes que crece todos los días.

“Este local era de divisiones pequeñas, solo había la planta baja y no había ni baños, ni el patio de atrás. Se le ha modificado en ciertas partes para comodidad de las personas que a diario entran” indicó.

Publicidad

Guillermo hizo una alusión especial a un rótulo vertical, color blanco, que está ubicado en la entrada frente al logo de la cafetería. Fue el primero con el que empezó el negocio y solamente se expendían trece productos, entre cafés, tes, chocolates, vinos hervidos, malteadas, helados, pastas, sánduches, entre otros.

QUITO.- Rótulo blanco que se mantiene desde 1950. En ese año solo expendían 13 productos. Foto: Alejandro Ortiz

Su padre fue oriundo de Mulaló, en la provincia de Cotopaxi. Muy joven abandonó su tierra natal para encontrar mejor suerte en Quito y al ser el mayor de siete hermanos, tuvo que sacrificar sus estudios para ayudar en casa.

Publicidad

“Salió a los 15 años, ni siquiera acabó el colegio. Hizo un curso de chofer, aprendió algo de peluquería y mi abuela le dijo que se ponga algo mejor. De ahí nace la idea de poner la cafetería a los 30 años”, manifestó Guillermo.

Así será la atención bancaria en Quito por el feriado de fundación

El negocio empezó con una congeladora y una máquina de cafés usada. Guillermo tenía que degustar sus propios productos para incentivar a la gente a que entrara. Eso permitió que el nombre surja.

“Le ponen Modelo porque siempre fue un modelo icónico de café, de trabajo, de servicio y de producto que manejaban. Mis tíos también cooperaron con el nombre”, señaló.

El heredero del imperio que su papá construyó explicó que un centenar de personajes han desfilado por los pasillos del local y han comido en las mesas de espaldar gigante que antes disponían.

Publicidad

“Jaime Roldós estuvo aquí, también venía Assad Bucaram y grandes artistas como el dúo Benítez y Valencia, el Pollo Ortiz, Espín Yépez, el autor de Pasional. Evaristo Corral y Chancleta y excelentes toreros. En fin, grandes exponentes han estado acá”, señaló.

Una de las historias que más le impactó fue cuando el dúo Benítez y Valencia, quienes entonaban canciones ecuatorianas como el pasillo o el bolero, se habían puesto a cantar en el interior del local.

El dueño de casa llegó y no para retirarlos, sino para que le permitan entrar, pues se quedó impresionado del tono de voz y las magníficas letras.

Además, recordó que cuando él se hizo cargo empezó a estudiar ingeniería comercial y eso le permitió mejorar el legado que tenían.

Seis meses de prisión para nutricionista que se hacía pasar por cirujano en Riobamba

“Implanté todos los conocimientos adquiridos y me ha permitido incluir a la familia. Abrimos seis sucursales y pensamos en seguirnos ampliando con un nuevo local en un lugar de más categoría en Quito”, apuntó Guillermo.

QUITO.- Guillermo Báez junto a su hijo. Herederos de lo que hoy en día es Cafetería Modelo, en el centro histórico de Quito. Foto: Alejandro Ortiz

Finalmente, recordó que conoció a Luz María Endara, reconocida Mamá Lucha. La atendió en la venta de un café y un sánduche, pero no le quiso pagar el monto total, por lo que ella la amenazó con clausurar el local. Sin embargo, jamás hizo nada y siempre fue a comer allí.

Entre las bebidas preferidas está el ponche quiteño, un batido dulce con un toque de canela y huevo que llama la atención de todos. (I)

QUITO.- El denominado Ponche Quiteño. Una bebida ancestral que la consumían en épocas de frío. Foto: Alejandro Ortiz