“Las inundaciones en el cantón Chone ya son parte del pasado gracias a que este 24 de noviembre de 2015 el presidente de la República, Rafael Correa, dio por inaugurada la megaconstrucción hídrica sistema Propósito Múltiple Chone…”, así rezaba el primer párrafo del comunicado de la desaparecida Agencia de Regulación y Control del Agua.

En aquella tarde Correa resaltó los beneficios que implicaría la obra. Sostuvo que no era solo “gasto público”, sino que si se hubiera hecho antes, Chone habría ahorrado mucho sufrimiento. Cinco años y tres meses después, el pasado lunes, Chone volvió a inundarse en esta ocasión por el desbordamiento del río Mosquito.

Plan Multipropósito Chone fue inaugurado por Rafael Correa

¿Qué pasó?

Publicidad

Para exfuncionarios del extinto Centro de Rehabilitación de Manabí (CRM) se deben corregir algunos inconvenientes necesarios para que la zona central de Chone no se vuelva a inundar.

Juan Peláez, uno de sus exdirectivos, señaló que gran parte de la inundación que sufre Chone se debe a que en la actualidad el sistema de bombeo de aguas lluvias en el casco urbano es obsoleto y que a medida que se han dañado el Gobierno nacional no ha realizado un adecuado mantenimiento. Por ende, agregó, el agua lluvia no tiene por donde salir cada vez que hay precipitaciones por encima de lo normal.

El desbordamiento del río Mosquito dejó muchos daños en zona rural de Chone. Foto: Juan Bosco Zambrano

El exdirectivo reconoció que si no se hubiera hecho el proyecto Multipropósito la situación sería peor en Chone.

“Hay que terminar el proyecto múltiple como estaban esos diseños originales. Eso significa que hay que encauzar las aguas del río Garrapata y río Mosquito, que no se lo hizo. Esos dos ríos no están encauzados como originalmente decía el diseño que se hizo al principio, contempla encauzamiento de los ríos Mosquito y Garrapata, del Grande se hizo encauzamiento y se hizo presa de almacenamiento, los dos ríos están abandonados, al garete, son los que contribuyen en la inundación”, indicó Peláez.

Boris Zambrano, ambientalista de Chone, coincidió con Peláez en que dos microcuencas como las del Mosquito y Garrapata deben ser controladas, y que aquello generó que entre el pasado domingo y lunes estos afluentes aportaran alrededor de 300 metros cúbicos por segundo y eso provocó la inundación de la parte baja del valle y el centro de Chone.

También refirió que el sistema de bombeo de aguas lluvias está colapsado y que no hay estudios respecto al encauzamiento de los ríos Mosquito y Garrapata.

Publicidad

“Aquí el tema es el manejo de las presas, tenemos que pedir permiso a Guayaquil para manejar las presas… nos dijeron que iban a instalar un sistema de alerta temprana y no tenemos ningún tipo de alerta temprana para inundaciones. No hay estaciones meteorológicas, nosotros estamos supeditados a conocer datos de la presa por amigos”, indicó Zambrano.

En el sector El Guabal el nivel del agua subió hasta la cintura e inundó varios viviendas. Foto: Juan Bosco Zambrano

Kavir Briones, otro exdirectivo de la desaparecida CRM, indicó que los estudios para la ejecución de esa obra no responden a la realidad geográfica del sector donde se la construyó y que pese a que se dijo que Chone ya no se iba a inundar aún persisten esos inconvenientes.

“Mientras los temas hídricos de Manabí no sean resueltos por instituciones manabitas serán soluciones parches y a medias. La solución para este y otros temas es que retornen las instituciones que manejaron el sistema hídrico en la provincia, ahora se maneja desde Guayas y allá no tienen idea de lo que se necesita en territorio manabita”, declaró Briones.

Gabriel Barberán, responsable técnico de la represa del río Grande (o Multipropósito Chone), señaló que si no existiera esta construcción Chone habría recibido unos 76 hectómetros cúbicos de agua, lo que habría colapsado aún más a esta localidad del norte de Manabí, pues las lluvias de los últimos días no se observaban desde el 2012.

“El agua hubiera llegado a la cintura en la ciudad, gracias a la represa cerramos las compuertas y evitamos que el caudal del río llegara a Chone”, declaró Barberán.

El funcionario agregó que ellos no tienen el control de los ríos Garrapata y Mosquito en la zona rural y que desconocen si los encauzamientos de estos afluentes estaban en los diseños originales.

“El río Mosquito lo controlamos mediante el canal de encauzamiento San Antonio, ya lo empezamos a controlar en la zona urbana en la intersección del canal con el río Chone a la altura del puente El Bejuco, es decir, a partir de ahí empieza el canal de encauzamiento San Antonio, de ahí ya vamos desviando el caudal del río Mosquito y del río Grande cuando tenemos abiertas las compuertas, pero en esta ocasión nosotros logramos que las afectaciones sean mínimas”, declaró Barberán.

Foto: Juan Bosco Zambrano

Noventa y seis familias fueron afectadas por las intensas lluvias caídas entre la noche del domingo y madrugada del lunes en Manabí, según la Coordinación Zonal 4 del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE).

La mayor población afectada se registró en Chone. Miguel Arteaga, coordinador zonal 4 del SNGRE, informó que en ese cantón unas 90 familias fueron perjudicadas.

Luego de las inundaciones el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal de Chone exhortó al gobierno provincial que disponga un equipo de trabajo para que desarrolle la propuesta técnica, financiera, institucional y de implementación de desazolve del río Chone, en los tramos que sean determinantes para aumentar la capacidad hídrica del cauce natural y las desviaciones.

Y que se atienda de manera urgente los sectores San Felipe, Badeal, Casa Grande, El Mate, Egdy María, Dos Bocas y San Rafael, para prevenir el ingreso de agua a la zona urbana y por tanto el colapso del sistema pluvial.

Desde la noche del domingo y primeras horas de este lunes se registró una fuerte lluvia en Chone, que afectó las comunidades de La Alianza, La López, San Andrés, San Jacinto y El Guabal, en la parroquia Santa Rita. (I)