De cada diez pruebas para detección de COVID-19, cuatro salen positivas en Quito, según el último reporte epidemiológico de la Secretaría de Salud del Municipio capitalino, correspondiente a la semana epidemiológica 25, del 19 al 25 de junio de 2022.

El aumento de la positividad se observa desde hace ocho semanas, es decir, dos meses. Ha pasado desde 5,6 % a 27 % y hasta 43,5 %.

Ese aumento es evidente en uno de los hospitales que ha atendido la pandemia: el hospital IESS Quito Sur, donde la positividad ha pasado de 14,2 % en mayo a 40 % en junio.

Para Asiri Pérez, epidemióloga del hospital IESS Quito Sur, el incremento es porque las personas ya no usan mascarillas en lugares abiertos y cerrados.

Publicidad

La protesta indígena acabó, pero los contagios por COVID-19 pueden pasar factura en los próximas días, según especialistas

En Ecuador, a partir del 28 de abril, se retiró la obligatoriedad de usar mascarilla tanto en sitios abiertos como en cerrados.

Sin embargo, Pérez refirió que no ha habido un incremento considerable de ingresos a esa casa de salud, porque actualmente hay diez hospitalizados y un paciente en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Sostuvo que no hay cuadros graves y es el resultado de la vacunación contra la pandemia.

La ministra de Salud, Ximena Garzón, señaló que no se puede decir que hay un rebrote.

Publicidad

Ese aumento de casos, explicó la semana pasada, era esperable, dado que las enfermedades respiratorias virales tienen un comportamiento estacional como la influenza, y esas características las está adquiriendo el COVID-19.

“Seguimos con una ocupación de camas baja, no ha aumentado la necesidad de cuidados intensivos y hemos tenido un fallecimiento semanal en promedio desde hace varias semanas”, dijo Garzón.

David Larreátegui, médico y especialista en enfermedades infecciosas, mencionó que el aumento de contagios se debe a la presencia de subvariantes de ómicron, así como a la disminución de las medidas de bioseguridad.

A criterio de Larreátegui, se debe continuar fortaleciendo el plan de vacunación y consideró que habrá un nuevo brote por las paralizaciones, que duraron 18 días.

Publicidad

El experto consideró que ese brote será a nivel nacional dado que las protestas fueron generalizadas y muchos de quienes participaron no llevaban mascarilla y cuando eso sucede hay más riesgo de contagio.

Donde hay aglomeraciones y no se use mascarilla inevitablemente aumentará la transmisión y el contagio, opinó Pérez.

En octubre habría nueva versión de vacuna para combatir el COVID-19 en Ecuador; Gobierno negocia llegada de medicamento de CanSino que se inhala

Gabriela Meza, directora Distrital Salud Norte del Distrito Metropolitano de Quito del Ministerio de Salud Pública (MSP), ratificó un aumento de casos respiratorios y con COVID-19, por lo que invitó a la ciudadanía a mantener las medidas de protección.

Agregó que hay un 38 % de positividad en pruebas de antígenos y un 25 % de PCR.

Publicidad

Indicó que si bien las personas presentan infección respiratoria, los síntomas son más leves y los comparó con una gripe común.

El incremento de contagios de coronavirus lo atribuyó a un relajamiento social en relación con las medidas de bioseguridad.

El Ministerio de Salud habilitó un nuevo punto de vacunación para COVID-19, en el edificio de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito (EPMAPS), ubicado en el norte de la capital. / EL UNIVERSO. Foto: El Universo

Garzón agregó que no se ha reflejado esa subida en la necesidad de mayor cantidad de camas en hospitalización y de cuidados intensivos en las unidades de salud, ni hay más fallecimientos.

Lo atribuyó a la vacunación contra la pandemia, plan que continúa y eso se observa en los centros de inmunización.

Nora Ávila fue a colocarse este lunes, 4 de julio, la cuarta dosis en el auditorio de la Empresa de Agua Potable de Quito, que fue habilitado como punto de inmunización desde hace pocos días en lugar del Centro Deportivo Metropolitano.

Contó que tuvo reacciones en la primera y en la segunda dosis. Aprovechó para llevar a su hijo, Nicolás de 3 años, a que le administren la primera dosis.

Hubo quejas de usuarios quienes fueron a colocarse la dosis en el Centro Deportivo Metropolitano que está cerrado.

José Molina, de 64 años, pidió que se informara del cambio de sede del punto de inmunización a través de medios masivos como televisión o radio.

Carmita Vasco, de 62 años, tras vacunarse mencionó que no le dolió la cuarta inyección. En su familia no han padecido de COVID-19.

Hasta el 9 de julio funcionaría ese punto de vacunación, aunque podría extenderse.

Meza sostuvo que se aprovecha el lugar, pues muchas personas van a realizar algún trámite.

Si bien hay menor cantidad de asistencia en comparación con el anterior lugar, hubo unas 800 personas inmunizadas el pasado sábado, sostuvo.

Según el vacunómetro, una herramienta creada por el MSP para seguir el proceso de inmunización, la cobertura de primera dosis está por llegar al 90 %. Hasta el 30 de junio, se ubicó en 87,27 % (14′626.111 personas).

Con el esquema completo, es decir, dos dosis, hay 83,64 % (14′018.231). Casi 6′500.000 personas han recibido la tercera dosis y 718.083 la cuarta inyección. (I)