Vecinos de diferentes barrios de Cuenca salieron a marchar la noche del jueves 13 de abril para advertir a los ladrones que no se asomen a delinquir, pero también exigieron a las autoridades que sean más efectivas cuando atrapen a los antisociales.

Uno de los grupos más preocupados fue el del barrio Las Orquídeas, en el norte de Cuenca, porque esta semana se distribuyeron entre negocios y casas unas volantes firmadas supuestamente por la banda delictiva Los Choneros.

En los pasquines decían a los habitantes que empezarían “a visitarlos” para que les ayuden “con una pequeña colaboración (…) con el fin de esperar su apoyo y no tener problemas o tomar represalias con sus bienes y familia”.

Publicidad

39 operaciones psicológicas ligadas a amenazas de bomba maneja la Policía

Los vecinos de este sector residencial de la ciudad se reunieron ayer para exponer sus quejas, pero salieron más molestos porque fueron atendidos por subalternos, mas no por las autoridades principales, situación que para ellos constituyó una burla.

Al otro extremo de la ciudad, los pobladores del sector de Narancay o Control Sur salieron a marchar por las calles aledañas de manera pacífica, pero con consignas muy directas como “ladrón cogido será quemado” o “no nos van a ‘vacunar’ (extorsionar)”.

‘Estamos viviendo una etapa de delincuencia avanzada que aplica operaciones terroristas, delincuenciales y psicológicas’, dice jefe de Inteligencia de Policía

A la par de estos reclamos, también un grupo de militares salió a realizar patrullaje pero en un sector diferente al de los reclamos, en la parroquia rural Ricaurte, norte de Cuenca.

Publicidad

Arturo Velasco, comandante de la Tercera División del Ejército Tarqui, contó que la salida a las calles de los 200 uniformados se dio luego de recibir la disposición de apoyar a la Policía Nacional en el combate a la delincuencia en el marco de sus competencias, es decir, el control al porte y uso de armas de fuego.

Anticipó además que a partir de este viernes “saldrán de forma masiva”. (I)