Alrededor de 10.000 habitantes no tenían hasta este viernes el servicio de agua potable en el cantón Balsas, provincia de El Oro. El sistema colapsó como consecuencia de una intensa lluvia de seis horas que cayó la tarde del jueves, lo que provocó el desbordamiento de una quebrada que pasa por el centro de esta localidad.

Producto de esto último, una de varias viviendas asentadas a orillas de la quebrada se desplomó ante la mirada impotente de los dueños que, minutos antes, en medio de la desesperación trataron de rescatar algo de sus enseres.

Otro medio centenar de casas se inundó y lo mismo ocurrió en las zonas agrícolas y avícolas.

“Tenemos 12 viviendas con pérdidas totales, 16 familias damnificadas, una vivienda destruida y una familia evacuada. El COE (Comité de Operaciones de Emergencia) cantonal sigue realizando las evaluaciones de daños en el sector agrícola y avícola donde también tenemos daños”, indicó el alcalde de Balsas, Yuber Añazco.

Publicidad

Una casa asentada a orillas de la quebrada Balsas se desplomó la tarde del jueves. Foto: cortesía

El servicio de agua potable se interrumpió por el taponamiento del sistema de captación. A través de tanqueros de varias instituciones de la provincia se abasteció del líquido vital a las familias, para que realicen sus actividades domésticas y de limpieza ante el ingreso de lodo y agua en las viviendas.

Durante la noche del jueves y madrugada del viernes se registraron varios deslaves en la vía Balsas-Río Pindo, además fueron afectadas otras vías de comunicación con el sector rural.

Un equipo técnico conformado por el Cuerpo de Bomberos, Policía Nacional, Servicio Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) y la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL EP) atendió a las familias damnificadas que fueron sorprendidas por el desbordamiento de la quebrada Balsas.

Los moradores limpiaban los patios con escobas y palas para retirar el lodo. “En la noche nos asustamos mucho porque la quebrada se llevaba todo a su paso, esta es la quinta vez que ocurre en los últimos años”, contó María Herrera, habitante del sector.

Balsas es una de varias localidades de al menos seis provincias de las regiones Costa y Sierra que han sido afectadas con las recientes lluvias.

Manabí

Publicidad

Cultivos, aves de corral y ganado porcino arrasados, al igual que poblaciones incomunicadas momentáneamente forman parte de los estragos que dejó la lluvia del jueves en algunos sectores de la parroquia Chirijos, cantón Portoviejo, capital de Manabí.

Hasta el mediodía de este viernes en esta parroquia rural se contabilizaron quince familias afectadas. Algunas de ellas con sus casas colapsadas en gran parte, por lo que fueron trasladadas a un albergue temporal o con familias acogientes.

Yandri Bazurto, presidente de la junta parroquial de Chirijos, indicó que el desbordamiento del estero Boquerón generó muchos problemas a comunidades cercanas. Hubo también deslaves, situaciones que, dijo, provocaron daños que no se veían desde hace al menos cuarenta años en esta zona.

Solicitó ayuda para los afectados, que en algunos casos lo perdieron todo.

En Manabí también se registraron inundaciones en los cantones Flavio Alfaro, Portoviejo y Santa Ana, según un informe preliminar de la coordinación zonal 4 de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SGRE).

En Flavio Alfaro varios sectores y calles se inundaron por las precipitaciones. Foto: Juan Bosco Zambrano

En Flavio Alfaro, en varias comunidades algunas casas se inundaron. Hubo pérdidas de enseres y cultivos, algo similar se registró en la parroquia San Plácido de Portoviejo. También en la parroquia Ayacucho del cantón Santa Ana, una familia fue evacuada.

En todas estas localidades la Prefectura de Manabí desplegó maquinaria para habilitar vías de tercer orden y ayudar a retirar palizadas en el paso de afluentes.

Santo Domingo de los Tsáchilas

Doce emergencias fueron atendidas en el cantón Santo Domingo, entre la noche del jueves y madrugada de ayer por parte de agentes del Cuerpo de Bomberos de esa localidad.

El problema más acuciante se dio en la cooperativa 30 de Julio, sector 2, donde la lluvia provocó un deslizamiento de tierra y la destrucción de un muro y parte de la calzada de la calle Río Amazonas.

Hugo Parra, director general del Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo, refirió que hubo un desplazamiento de masas debido al nivel de humedad y aquello generó la pérdida de gran parte de la calzada, lo que afectó a una vivienda donde vivían tres personas que fueron evacuadas hacia donde una familia acogiente.

Elvis Escudero, director de Obras Públicas del Municipio de Santo Domingo, mencionó que también hubo el colapso del sistema de alcantarillado pluvial en la zona, que hizo que una gran cantidad de masa se desplazara en conjunto con un muro.

Para contrarrestar este problema se dispuso una mesa con piedras que evite un mayor colapso, un trabajo que se prevé dure ocho días.

Loja

Más de 200 vehículos permanecían en la vía que une a Loja con la región Costa hasta la tarde de este viernes.

Conductores y pasajeros reportaron que algunos automotores, en su mayoría de transporte público y de carga pesada, permanecían en la carretera desde la noche del jueves.

Más de 200 vehículos permanecían en la vía que une a Loja con la Costa hasta la tarde de este viernes. Foto: Erdwin Cueva

Varios deslaves se dieron en el sector entre Río Pindo y Olmedo, después de la caída de fuertes lluvias.

Deslizamientos de tierra, lodo, escombros y material pétreo obstaculizaban la vía e imposibilitaban el tránsito vehicular.

Maquinaria del Municipio de Olmedo y del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) trabajaron desde la mañana de este viernes, y según anunciaron funcionarios, la vía estaría habilitada pasadas las 17:00.

La preocupación era evidente ante la amenaza de lluvias que derivarían en más deslaves y por ende en la obstrucción de la carretera.

A ello se sumó la desesperación de conductores de vehículos pequeños que necesitaban llegar a sus destinos y se vean imposibilitados por la gran cantidad de plataformas y tráileres que formaban interminables columnas.

Guayas

Varias vías principales del cantón Salitre resultaron anegadas por la intensa lluvia reportada en las últimas horas. El agua acumulada se mantenía la mañana de este viernes por la crecida del río Vinces y otros afluentes que rodean esa localidad de Guayas.

Los Ríos

Asimismo, la ciudad de Babahoyo y la parroquia Ricaurte, en el cantón Urdaneta, provincia de Los Ríos, amanecieron con varios sectores inundados. En horas de la mañana, equipos municipales trabajaban en la evacuación del agua en dichas localidades.

Imbabura

Por segunda ocasión en esta semana, varios barrios de Ibarra amanecieron con agua acumulada. Equipos del Cuerpo de Bomberos usaron bombas para evacuar el líquido en sectores como Jardines de Odila, Rosita Paredes, Periférico Sur, 10 de Agosto, Nueva Esperanza. (I)