Desde las 06:00 se intervino el bosque de Miraflores respondiendo a denuncias ciudadanas. En el operativo participaron miembros de la Policía Nacional, Secretaría de Inclusión y Administración Zonal Manuela Sáenz. Las quejas de la comunidad hicieron énfasis en la inseguridad que esto representa para el sector.

Según Sandy Campaña, administradora de la zona Manuela Sáenz, existe un problema de delincuentes que se disfrazan de habitantes de la calle para esconderse en el sector. “El primer acercamiento que hacemos es desde la parte social para ofertarles los servicios que tenemos como Municipio”, aseguró.

Trece personas fueron encontradas en la zona, pero solo tres aceptaron ser trasladadas a albergues del cabildo. Otras tres afirmaron tener familiares y decidieron acudir a ellos, de acuerdo con información de la Administración Zonal.

Dentro de los albergues brindan ropa y alimentación a quienes lo deseen. El alojamiento nocturno es opcional y no todos lo aceptan. Sandy Campaña aseguró que esto se debe, generalmente, a una adicción a diferentes sustancias.

Durante la intervención de las autoridades, vecinos del sector acompañaron y colaboraron con la limpieza del bosque. Esto ayuda a la recuperación de espacios públicos y apropiación de las zonas comunitarias, explicó Campaña.

Con las personas que habitan en las calles se encuentran, regularmente, animales de compañía. Las autoridades han hecho énfasis en que “de existir apego emocional” pueden ser recibidos en los albergues con los animales. Caso contrario son rescatados y entregados a UrbAnimal para su tratamiento correspondiente antes de ser puestos en adopción.

Las autoridades de la Administración Zonal Manuela Sáenz confirmaron que realizarán acciones similares en el bosque de Luluncoto y en el sector de El Trébol. Actualmente se intervienen las calles del centro histórico cada noche para ofrecer la ayuda del Municipio de Quito y el Patronato San José. (I)