El Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, la Confraternidad Evangélica Ecuatoriana y la Iglesia luterana emitieron un comunicado en conjunto ante las situaciones que se han presentado en el marco del paro nacional.

El documento señala que al retorno de la democracia había una aspiración de paz, justicia y equidad, pero que esta se ha visto afectada por el egoísmo y “la dureza de corazón de quienes detentando cualquier tipo de representatividad popular han dado la espalda a las grandes mayorías”.

Indicaron además que cada uno es responsable de mirar a otro lado cuando la salud, educación, alimentos y salario justo eran un bien de pocos.

“Es injustificable que la lucha social se manche con la presencia de grupos armados criminales que buscan sembrar el caos, el terror y la desestabilización por las calles de nuestro Ecuador. Es injustificable que la búsqueda de mejores días para todos se contamine con la proterva intención de desestabilizar el orden democrático, legalmente constituido, sea desde la calle o desde los intereses de partidos o grupos”, se añadió.

Publicidad

Las iglesias señalaron que es hora que los gobernantes y gobernados puedan hacer una opción por la defensa de los más vulnerables y el progreso para todos.

“Desde la atención pastoral, pero también desde las múltiples obras de las diferentes confesiones cristianas en salud y educación, nos comprometemos a poner en el corazón de nuestra acción la defensa de los derechos de los pueblos y comunidades indígenas y de todos los ecuatorianos, así como también a defender el orden constituido, como el único marco político y social para solucionar nuestras diferencias”, dice el comunicado. (I)