Mario Varela trabajó en una empresa médica de Israel. Desde hace un año y dos meses realizaba su trabajo con tranquilidad. Conocía del conflicto existente por años en ese Estado, pero durante su tiempo de estadía no tuvo que vivir lo que pasó desde el 7 de octubre.

En la sala de arribos internacionales del aeropuerto Mariscal Sucre, la mañana de este lunes, 16 de octubre, comentó que generó una gran empatía con el ejército israelí, pues conoció de cerca el trabajo que realizan para mantener seguros a los habitantes pese a la constante inestabilidad con los países vecinos.

Al explicar lo más fuerte que tuvo que afrontar desde el ataque armado que realizó el grupo Hamás en territorio israelí, suspiró y dijo: “Lo más duro fue tener que meterme al refugio en algo más de un minuto porque nos arrojaban bombas encima nuestro”, pues constantemente les pedían que bajen a una zona segura ante ataques armados con cohetes incluso.

Publicidad

Joe Biden advierte a Israel que ocupar la Franja de Gaza sería “un gran error”

Sofía Toapanta, al igual que Varela, también llegó en el vuelo humanitario que preparó el Gobierno de Ecuador y que transportó a 116 ecuatorianos desde Tel Aviv hasta Quito. La mujer de 22 años viajó a Israel para estudiar una maestría en Manejo de Conflictos, como si se preparara para reaccionar ante el ataque de Hamás.

Ella señaló que tenía una idea de cómo manejar las cosas, pero el día que se dio el bombardeo del 7 de octubre comprendió que el esfuerzo que se ha hecho entre las dos comunidades se fue para abajo.

“Es la realidad del día a día, las alarmas suenan constantemente, es algo común allá”, añadió Sofía. El día del ataque no se comunicó de inmediato con sus familiares, primero por el cambio de horario, y también por no causar preocupación en ellos.

Publicidad

Israel ordena evacuación del norte de Gaza, mientras Hamás dice a los palestinos que no abandonen sus casas

Sin embargo, tuvo que comunicarse un poco después, no tomó en cuenta que verían las noticias y empezarían a preocuparse. Justo cuando Israel declaró el estado de guerra ella decidió comunicarse con sus parientes.

Ernesto Arroyo, abuelo de Sofía, dijo que sentían mucha tristeza, al borde de la desesperación por todo lo que veía en las noticias. Ahora que ya está en suelo ecuatoriano todo volvió a la calma, a esto se suma el orgullo que sienten de que Sofía terminó sus estudios y logró conseguir su maestría profesional.

Publicidad

Familiares se encuentran con personas que llegaron de Israel

Posted by El Universo on Monday, October 16, 2023

Hace unas semanas terminó los estudios que tuvieron la duración de un año. De hecho, ella tenía que regresar en un vuelo comercial, pactado para el domingo 15 de octubre. Pero este viaje se suspendió, por eso agradecida por haber sido incluida en el vuelo humanitario, llegó y abrazó a todos sus seres queridos.

“Nuestra fe y confianza estaban puestas en Dios, sabíamos que no le iba a abandonar y que le volveríamos a ver”, enfatizó entre lágrimas Elizabeth Molina, abuela de Sofía, quien llegó desde Pujilí para recibir a su nieta.

Quiénes son “El invitado” y los otros líderes de Hamás

En el vuelo llegaron 18 mascotas, una de ellas era Tobías, cargada por Estefany Berruti, una quiteña que vive desde hace ocho años en Israel. Ya en la terminal aérea dijo que sintió mucho miedo y angustia, no dejó de pensar en su familia en ningún momento.

Pese a esto, no ha descartado volver a Israel, ella tiene su vida hecha allá. Por el momento pasará con su familia a espera que el conflicto llegue a su fin pronto, porque en ese lugar dejó mucho más que recuerdos. (I)

Publicidad