La presencia de la variante ómicron del COVID-19, mucho más contagiosa, hace que el Gobierno se replantee un porcentaje de población a ser vacunada para alcanzar la denominada inmunidad colectiva, pero para algunos expertos sería inalcanzable mientras que para otros pierde sentido hablar de ese concepto por la propia dinámica de la pandemia y la incertidumbre de su evolución.

En un foro internacional, la ministra de Salud, Ximena Garzón, sostuvo que al inicio del plan de vacunación, en mayo del 2021, estimaron que se debía inmunizar a al menos el 85 % de la población vacunable, a partir de los 5 años, es decir, 13′682.046 habitantes de un total de más de 16′000.000, para poder alcanzar la que, en aquella época, consideraban la inmunidad colectiva, pero con ómicron hay otros cálculos, que no los detalló.

En una rueda de prensa en Samborondón había mencionado: “Obviamente la ómicron vino a rompernos los esquemas y estamos justamente ahorita calculando el R0, que es la tasa de contagio que produce la ómicron, y considerando el tipo de vacunas que tenemos aquí en el país y otras variables que usamos en epidemiología, nuestros expertos (...) sacarán un nuevo porcentaje de población que tendría que ser vacunada para poder alcanzar la inmunidad comunitaria”.

Fernando Espinoza, director del centro de investigaciones de la Universidad Espíritu Santo (UEES), explicó que se considera que existe inmunidad de rebaño cuando, después de que un gran grupo de población adquiere inmunidad por un virus, sea por vacunas o por haberse contagiado, el resto de la población queda protegida de manera indirecta porque la infección no puede seguir siendo transmitida, Eso, agregó, se ha visto con el sarampión o la polio.

Publicidad

Inicialmente, el Gobierno se planteó diciembre para alcanzar el 85 %, pero ante la “falta de voluntad de las personas”, como lo sostuvo Garzón, se postergó esa estimación para mediados de enero del 2022.

Gobierno se plantea enero del 2022 como la nueva fecha para inmunidad colectiva anti-COVID-19

Para Espinoza, queda descartada la posibilidad de llegar a una inmunidad de rebaño con las vacunas actuales.

Según Fernando Sacoto, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Salud Pública, el concepto de inmunidad colectiva ha sido superado por la presencia de variantes tanto delta pero sobre todo ómicron.

Agregó que las evidencias indican que las vacunas disponibles solo otorgan niveles limitados de protección con segunda dosis, por lo que debería medirse inmunidad con dosis de refuerzo.

Publicidad

“En el caso del COVID, donde las personas que muestran cierta inmunidad pueden contagiarse y peor transmitir el virus, la inmunidad de rebaño es imposible”, dijo Espinoza.

Durante la segunda semana de enero de 2022 se registró el mayor número de contagios desde el inicio de la pandemia, informó el viceministro de Salud Pública, José Ruales.

Mientras en la semana de Navidad se registraron 4.000, en Año Nuevo fueron 8.000; en la primera semana de enero fueron 15.000 casos, pero en esta semana hubo 42.000 contagiados.

Se trata de una cifra que supera casi tres veces los contagios de la semana anterior. Todo ello producto de aglomeraciones, fiestas, compras, entre otros. Una de las provincias con mayor número de casos es Guayas.

Publicidad

La ocupación de camas UCI a nivel país está en el 84 % y en 56 % la de hospitalización.

Sacoto añadió que se supone que algunos laboratorios están desarrollando actualizaciones más específicas. Y que, en algún tiempo, puedan producirse vacunas que efectivamente otorguen inmunidad contra la enfermedad y no solamente protejan de casos severos.

A criterio de Nikolaos Kyriakidis, quien es inmunólogo y docente e investigador universitario, el cálculo de un porcentaje no debe ser solamente local sino global.

Mencionó que las variantes ómicron y delta aparecieron en países con muy bajos niveles de vacunación. Además, naciones donde hay un alto nivel de personas inmunodeprimidas, afectadas por ejemplo por VIH, que no tienen suficiente protección por vacunación frente al COVID, son “el caldo de cultivo” para la producción de nuevas variantes.

Publicidad

El presidente Guillermo Lasso a inicios de este año señaló que se espera que en febrero se alcance el 85 % de población vacunada con la segunda dosis y con la tercera se llegue en marzo al 85 % para lograr la denominada inmunidad colectiva.

Con datos al 12 de enero, en Ecuador, primeras dosis se han aplicado al 86,52 % de la población, con segundas dosis al 80,71 % y más de 1′716.000 personas han recibido la tercera.

Prototipos de vacuna contra el COVID-19 hecha en Ecuador han generado anticuerpos en pruebas en animales

Para Garzón, hay las suficientes vacunas para proteger a todos los ecuatorianos y desde febrero se empezará a vacunar a poblaciones más jóvenes debido a que hay evidencia científica y datos recolectados de países como Chile, Colombia, China, por lo que se inmunizará a niños a partir de los 3 años.

En algunos países se ha empezado ya a colocar una cuarta dosis contra la enfermedad.

“Debemos asegurar la distribución equitativa de vacunas y de fármacos a nivel mundial, sin eso van a seguir apareciendo nuevas variantes y obviamente eso va a impedir el retorno a las actividades anteriores, no solo del país donde van a surgir estas nuevas variantes sino para todo el mundo”, vaticinó Kyriakidis.