Para lograr la inmunidad colectiva o de rebaño contra el COVID-19, Ecuador incluirá en la vacunación a los niños menores de 12 años, desde la segunda semana de octubre.

Esa inmunidad se alcanzaría vacunando a más de 15 millones de personas, alrededor del 85 %, de una población total de 17′751.277 habitantes.

De acuerdo con el vacunómetro, una herramienta gubernamental para ver cómo marcha el plan de vacunación, hasta el 22 de septiembre, se ha vacunado a 10′699.102 personas con primeras dosis y con segundas dosis a 9′833.158. En total, 20′532.260 dosis aplicadas.

La vacunación se concentra actualmente en la población de entre 12 y 15 años (1‘336.000 personas).

Publicidad

José Ruales, viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud Pública (MSP), sostuvo que si se vacuna al 100 % de ese grupo, se llegaría a un 77,4 % de cobertura a nivel nacional.

La población mayor de 12 años es de 13´743.000 personas.

“Para lograr la vacunación de más de 15 millones de personas requerimos vacunar a la población a partir de los 6 años. La población mayor de 6 años es de 15′762.000 personas.”, dijo Ruales en una entrevista televisiva.

El grupo poblacional de 6 a 11 años es de 2‘019.000 niños.

Habría dos vacunas que se utilizarían: Pfizer y Sinovac.

“A partir del mes de noviembre, una vez que culminemos la vacunación de la primera dosis de adolescentes de 12 a 15 años, estamos manteniendo una reserva que está contratada para llegar a finales de octubre y el mes de noviembre, de ambos tipos de vacuna; de tal manera que si hay una decisión de vacunar a los niños con cualquiera de estas dos vacunas, de estos laboratorios, tendremos la cantidad necesaria para poder hacerlo y esa decisión se va a tomar a nivel nacional...”, indicó Ruales, a inicios de esta semana.

Publicidad

Ximena Garzón: Vamos a comenzar a vacunar contra el COVID-19 a partir de los cinco años desde la segunda semana de octubre

Irina Jaramillo madre de Alicia Ramos, de 5 años, argumentó que ya todos en la familia se han vacunado, así que le parece absurdo no vacunarla a ella, quien ya tiene todo su esquema de vacunas completo hasta los 5 años, incluso de la influenza. “Si el COVID-19 es igual de grave que otras enfermedades contra las que se la ha vacunado, pues con más razón, ¿cómo no le voy a poner?”, dijo.

Lo que le preocupa es que se pueda contagiar y le dé algo muy grave como el síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico.

Magaly Morales, madre de José Miguel Vásconez, de 7 años también está de acuerdo con que haya la vacunación, pues lo ve como una parte prioritaria para que puedan retornar a clases presenciales, además de que los padres de familia puedan sentirse mucho más seguros.

Añadió que un retorno presencial debe estar sujeto a que se cumpla con las medidas de bioseguridad.

“Ha sido muy difícil porque hemos pasado año y medio encerrados (...) sin embargo, hemos explicado desde el inicio qué es el coronavirus, cuáles han sido los protocolos que debemos manejarnos; mi hijo tiene mucho esto, de que súbete la mascarilla, ponte bien la mascarilla, al lugar que vayamos -ahora que ya podemos salir- es lavémonos las manos, llevemos el gel, la botellita de alcohol (...) ellos ya se quedan con el pensamiento de que seguimos en pandemia y que debemos cuidarnos unos con otros”, añadió Morales.

Para Fernando Aguinaga, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Pediatría filial Pichincha, es una buena decisión pero tiene dudas sobre si es el momento adecuado; esto a la espera de aclarar varios detalles para emprender en una campaña para ese segmento.

Recién los estudios están saliendo en este momento. Sinovac se aprobó para niños mayores de 3 años en China, Pfizer esta semana dijo que ha terminado sus estudios y fueron exitosos en niños mayores de 5 años; entonces no se deciden exactamente qué vacuna se va a usar, qué dosis se va a usar”, expresó Aguinaga.

Para Alberto Narváez, quien tiene un Ph. D. en políticas de control de enfermedades, el rol más importante de una vacuna es reducir la muerte y los casos graves, pero no es 100 % eficaz para evitar la transmisión.

Tomando en cuenta este aspecto, agregó que los niños se enferman gravemente y mueren poco y la mayoría serán asintomáticos, aunque sostuvo que el riesgo es que podrían llevar la infección a la casa.

Casi no hay pacientes aquejados por coronavirus en unidades de salud en Quito

“El dilema es o vacuno a mayores de edad, sobre todo a los que se vacunaron hace 6 meses porque mientras más tiempo pasa la inmunidad, (especialmente) en ese grupo, disminuye mucho más que en los otros grupos, o les vacuno a los niños, por eso plantea la ministra (de Salud) vacunar con una sola dosis. Debería pensarse e investigar más qué está pasando con los casos graves, quiénes son, cuántos niños hay y decidir a quién vacunar, o tercera dosis a los doblemente vacunados, mayores de 50 años, que puede ser a los que tienen factores de riesgo, o vacuno a los niños escolares (...) le va a dar réditos con los padres de familia al Gobierno, pero en cambio, no va a evitar los muertos que todavía se van a dar”, señaló Narváez.

La meta de la inmunidad de rebaño se alcanzaría en diciembre y desde enero iría una tercera dosis, por ejemplo, a trabajadores de salud en primera línea que fueron vacunados en enero del 2021. (I)