Loja

El patio trasero del mercado Centro Comercial de Loja amaneció resguardado por un centenar de uniformados de la Policía Nacional y Municipal, la mañana de este jueves 12 de mayo.

La medida fue adoptada por la administración municipal para evitar el ingreso de vendedores ambulantes al denominado canchón, en donde, hasta este miércoles, se habían ubicado más de 100 comerciantes de algunos productos de primera necesidad.

Incidentes entre comerciantes informales y uniformados en el centro de Loja

Fabián López, director estratégico de los agentes de control municipal, mencionó que el operativo apunta a ordenar el mercado y será permanente hasta que la ciudadanía pueda acudir al lugar sin que haya aglomeraciones.

Publicidad

Mientras, Israel Lima, director del Departamento de Higiene municipal, agregó que se está tratando de ordenar a los vendedores que se ubican en el sector de carga y descarga, por recomendación de la Agencia de Regulación y Vigilancia y Control Sanitario, ya que no existen las condiciones sanitarias adecuadas para el expendio de productos de primera necesidad en esa área donde, además, se ubican contenedores de basura.

“Y en esas condiciones estos comerciantes van a ser reorganizados en el tercer piso del mercado Centro Comercial de Loja, en donde hay disponibles 99 espacios debidamente adecuados que cuentan con ascensor, baterías sanitarias, una cubierta en donde el Municipio ha invertido aproximadamente 170.000 dólares y brindar las mejores condiciones para que los comerciantes y usuarios puedan acceder en condiciones más adecuadas”, expuso la autoridad.

La mañana de este jueves 12 de mayo se dio inicio a la reubicación de vendedores ambulantes que se instalaban en el patio de carga y descarga del mercado. Foto: El Universo

Agregó que en total hay 230 espacios disponibles en todos los mercados de la ciudad que pueden ser ocupados por los vendedores.

Vendedores exigen que se abran las puertas del canchón, ya que no han sido notificados previamente, mucho menos han tenido reuniones de socialización, situación que les impide vender sus productos.

Publicidad

Según los dirigentes, serían 180 personas que trabajan en el lugar e insisten en la reapertura del canchón y descartan reubicarse en el tercer piso del mercado.

“Siendo un problema social, jamás la fuerza se puede utilizar para esto (…), si no abre el canchón, será ella (la alcaldesa Patricia Picoita) responsable de lo que pase aquí”, sentenció la concejala Ligia Rodríguez, quien llegó al lugar y agregó que de inmediato colocará un oficio dirigido a la alcaldesa Patricia Picoita con el fin de que se retire la fuerza pública.

Un mercado al estilo de centro comercial se inaugurará en Portoviejo a mediados de octubre

La edil instó a los vendedores a defender sus derechos, pues estarían más de 20 años trabajando en el lugar. “Tienen derechos adquiridos, entonces, necesitan un abogado para hacer una acción de protección inmediata”, les dijo.

Algunos vendedores que se oponen a vender en el tercer piso aducen que los compradores no van al lugar.

El resguardo policial se mantendrá en el lugar todos estos días, se indicó desde el cabildo lojano. (I)