Cuenca

Por falta de garantías, los 475 buses urbanos que sirven a la ciudad no salieron a trabajar este viernes. Desde la Cámara de Transporte (CTC) se adujo que no existen garantías porque en días anteriores algunas unidades fueron retenidas por los manifestantes. Hoy, el único medio masivo de transporte es el tranvía.

A la difícil situación que vive la ciudad por la falta de gasolina, gas de uso doméstico, vías bloqueadas y escasez de algunos alimentos se sumó otro elemento, la suspensión de buses.

De la zona austral, Azuay es la jurisdicción con más cierres viales no solo internos, sino en arterias que conectan con otras provincias.

Publicidad

Paro nacional: Cuenca pasa por escasez y sobreprecio de productos de primera necesidad por bloqueos

Diego Idrovo, presidente de la CTC, informó que si bien ellos están de acuerdo con el paro nacional porque el alza del combustible les ha afectado mucho a su economía, también deben cumplir el contrato de operación con el Municipio de Cuenca para no paralizar su actividad.

Sin embargo, en los últimos días han sido víctimas de algunos manifestantes que han retenido sus unidades en diferentes sectores de la ciudad. Y si bien por ahora no han sufrido ataques a los buses o a los conductores, la conclusión a la que llegaron es que no existen garantías para desarrollar su actividad.

Esta mañana en Cuenca se suspendió el servicio de buses urbanos debido a falta de garantías por el paro nacional. Foto: El Universo

En ese sentido también apelan a la comprensión de la Empresa Municipal de Movilidad para que entiendan que su ausencia es por motivos de fuerza mayor.

Fernando Calero salió de su casa, ubicada en la parroquia rural El Valle, a las 05:30 para caminar a su trabajo en la avenida Remigio Crespo Toral.

Publicidad

Comentó que esta era la única opción, porque no podía dejar de ir a su lugar de trabajo.

Sectores productivos de Manabí instan al diálogo a manifestantes y Gobierno para frenar impacto negativo en economía

En la misma situación estuvo su compañero Franklin Castro, quien cubrió a pie esa ruta. En lo que coincidieron estos compañeros de trabajo fue en que recorrer estos 8 kilómetros fue cansado, pero era eso o faltar.

La decisión de salir a trabajar se evaluará día a día, según Idrovo. Todo dependerá de las condiciones de la ciudad. En cuanto al abastecimiento de las unidades con diésel, el dirigente aseguró que existe normalidad, tienen el suficiente combustible para cumplir su labor. (I)