El número de fallecidos diarios crece. Esta ola de muertes que sacude al Ecuador desde inicios de año no merma. Por el contrario, se ha elevado en las últimas semanas, según las estadísticas difundidas por el Registro Civil.

En la semana del 15 al 21 de marzo se registró un nuevo pico de mortalidad: 2.436 decesos a nivel nacional, una cifra que no se había alcanzado desde finales de julio del año pasado, cuando el país atravesaba la segunda ola de muertes de la pandemia. Y la situación podría ser más grave, pues el Registro Civil inscribe fallecimientos con semanas de retraso.

Las provincias más afectadas por este último incremento de fallecimientos son Santo Domingo, Bolívar, Loja, Manabí y Guayas, en ese orden. Son las que tuvieron la tasa más alta de mortalidad de todo el país en la semana del 15 de marzo.

Luego de superar la primera gran ola al inicio de la pandemia, Guayas ha tenido un incremento sostenido de defunciones. En la semana del 15 de marzo alcanzó los 689 decesos (16 por cada 100.000 habitantes), una cifra que no se había reportado desde hace diez meses, a inicios de mayo del año pasado. Comparada con las muertes registradas en 2018 y 2019, esa cantidad tuvo un incremento del 60%.

Publicidad

Algo parecido sucedió en Manabí. Esa misma semana se registraron 264 defunciones (17 por cada 100.000 habitantes) y un exceso de muertes del 57%, un récord que no se había repetido desde mayo.

¿Cómo avanza la pandemia del COVID-19 en su ciudad?

En Loja se inscribieron esa semana 93 decesos (18 por cada 100.000 habitantes), con un exceso del 47%, el registro más alto de esa provincia desde agosto, cuando soportó el mayor azote de la pandemia.

En Bolívar, en cambio, se registró la cifra más alta de toda la emergencia sanitaria: 41 muertos semanales (20 por cada 100.000 habitantes) y un exceso del 50%.

Por último, en Santo Domingo, la provincia más afectada por este último incremento de mortalidad, se registraron 94 defunciones (20 por cada 100.000 habitantes) en la semana del 15 de marzo, lo que significó un exceso del 45%. No se había registrado ese nivel de fallecimientos desde agosto.


Esmeraldas también registró un incremento importante la semana del 15 de marzo. Se inscribieron 65 defunciones (10 por cada 100.000 habitantes), lo que significó un exceso del 45%.

Publicidad

En Pichincha, la segunda provincia más poblada del país luego de Guayas, el nivel de mortalidad se ha mantenido elevado desde mediados de enero.

El Registro Civil inscribe las defunciones por todo tipo de causas. En sus estadísticas no solo se reportan los fallecidos por COVID-19, sino también personas que murieron sin acceso a una prueba confirmatoria de esa enfermedad o que tuvieron otra patología y no pudieron ser atendidas por el colapso de los hospitales.

Un análisis de EL UNIVERSO a las cifras del Registro Civil determinó que entre marzo de 2020 y marzo de 2021, durante la pandemia, se han registrado 50.886 muertes por encima del promedio de los años 2018 y 2019.

En tanto que el Ministerio de Salud Pública (MSP) reconoció hasta el miércoles pasado 16.847 fallecimientos relacionados con el COVID-19: 11.977 confirmados por causa de esa enfermedad y 4.870 probables.

(I)