Tulcán

Unos 200 conductores de transporte pesado de Carchi se toman el puente internacional de Rumichaca y obstruyen el tránsito binacional de mercancías entre Ecuador y Colombia.

Los motoristas aducen que tripulantes de nacionalidad colombiana supuestamente ejercen la profesión sin restricción alguna en varias ciudades de la Costa ecuatoriana y denuncian que automotores de placas del vecino país con carga circulan sin impedimento por las carreteras del país.

Los camioneros aseguran que han informado sobre estos hechos al Servicio Nacional de Aduanas (Senae) y a la Gobernación de Carchi, pero todavía los reclamos no han sido resueltos, afectando a este sector que cree estar siendo desplazado por los conductores extranjeros.

Publicidad

Omar Muñoz, comandante subrogante de la Subzona de Policía Carchi, manifestó que los transportistas ecuatorianos están inconformes porque para movilizar los camiones con carga internacional hacia territorio colombiano deben entregar sus vehículos a choferes de ese país en la mitad del viaducto.

Un protocolo que rige desde el cierre unilateral de las fronteras en Colombia, el 17 de marzo de 2020 por la presencia de la pandemia, no permite el ingreso al vecino territorio de pilotos del Ecuador conduciendo sus carros por Rumichaca para evitar posibles contagios del virus.

La entrega de las unidades viene provocando varios inconvenientes como daños en los tráileres y camiones por roces o choques, pérdida de combustible y la desaparición o robo de herramientas, indicó Pablo Cerón, conductor profesional.

Más de cinco vehículos se han volcado en el lado colombiano, sin obtener respuestas de los responsables por las averías, según los conductores. Los carros cargados son conducidos desde Rumichaca hasta las bodegas de las coordinadoras de carga en Ipiales y luego retornados vacíos para devolverlos a los propietarios.

Yaco Martínez, gobernador de Carchi, anunció que espera elevar la inquietud a la Cancillería el próximo miércoles, hasta tanto los indignados han manifestado que esperarán una respuesta en el lugar protagonizando una protesta pacífica.

Uno de los manifestantes dijo que deben cancelar 300.000 pesos colombianos (83 dólares americanos) a los conductores de Colombia para que movilicen las exportaciones en sus camiones hasta territorio colombiano.

Cerón dijo a este Diario que continuarán en la frontera hasta que les permitan ingresar a Ipiales con sus tráileres, algo que evitará el pago de 83 dólares a sus homólogos colombianos y que bienes sean afectados en accidentes de tránsito.

Martínez indicó que hace gestiones ante la Cancillería colombiana, no obstante, recordó que Colombia abrió sus fronteras, pero no ha eliminado estas restricciones que sobresaltan a los transportistas de carga ecuatorianos. (I)