El amicus curiae es alguien que tiene interés en la causa”, así explica el abogado Néstor Mendoza a la figura legal. Se lo traduce como amigo de la corte, pero realmente se refiere a un amigo de quien solicita este recurso. Por ejemplo, en el caso de Jorge Glas, él cuenta con 30 amicus curiae, ellos están interesados en que no se le revoque que el habeas corpus.

Amicus curiae o amigo del tribunal es una figura legal que funciona como terceros interesados, ya sea para respaldar la tesis expuesta en cada aso o negarla.

En lo referente a la audiencia de apelación interpuesta por el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) y la Procuraduría General del Estado respecto al habeas corpus concedido al exvicepresidente Jorge Glas el pasado 9 de abril, por el juez de Manglaralto Diego Moscoso, se han recibido más de una treintena.

Cómo funciona

La información proporcionada puede consistir en un escrito con una opinión legal, o una demanda, por omisión de las partes o tribunal juzgador, un testimonio no solicitado por parte alguna o un informe en derecho sobre la materia del caso.

Publicidad

“El amicus curiae funciona solamente en garantías constitucionales, no puede ser usado en un proceso penal común como un robo o asesinato”, explica Mendoza. En un proceso puede haber desde uno a varios amicus curiae.

El Art. 12 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional señala que de creerlo necesario, la jueza o juez podrá escuchar en audiencia pública a la persona o grupo interesado.

“La presentación de informes amicus curiae es el método más sencillo por el cual los grupos de interés se pueden involucrar en los casos; y este método permite que un grupo exponga su mensaje ante la Corte Constitucional aunque no tenga control sobre el caso”, indica el doctor José García Falconí en el sitio DerechoEcuador. (I)