Tulcán

Ante el crecimiento de los movimientos migratorios en la frontera colombo-ecuatoriana, provocados especialmente por la diáspora venezolana y que convierten a Tulcán en ciudad de descanso para la migración, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal hizo un exhorto a la cooperación internacional para que traslade sus oficinas a la vía Panamericana E35.

La propuesta busca que la atención humanitaria que brindan más de doce organismos no gubernamentales (ONG) sea formalizada fuera del centro poblado, guiando a los viajeros hacia sus sitios de destino por la carretera Panamericana, una vez que ingresan al país por trochas y el río internacional Carchi-Guaytara.

Cristian Benavides, alcalde y presidente del COE local, explicó que, lamentablemente, una vez que arriban los extranjeros a esta urbe fronteriza se ubican en parques y espacios públicos, generando varios inconvenientes e incidentes que mantienen en zozobra a la población.

Publicidad

“Es inhumano realizar operativos o intervenir estos sitios en las noches, donde pernoctan familias que emigran con infantes, personas discapacitadas, vulnerables o de la tercera edad”, comenta el funcionario, quien agrega que la medida busca que sean acogidos en sitios cálidos y seguros.

El pedido a las organizaciones es que los trámites o asistencia humanitaria que brindan a estas personas los realicen en la Panamericana, evitando así que los inmigrantes ingresen a esta localidad.

Benavides aclaró que no están en contra de la movilidad humana, sino que la mesa de seguridad del COE tomó en cuenta este clamor de la ciudadanía que viene de algunos meses atrás.

Geovana Polo, secretaria de este organismo cantonal, agregó que para entrar al centro poblado las oenegés deben hacer un pedido, principalmente cuando los ciudadanos en tránsito van a ser alojados en hoteles, recibir servicios hospitalarios o transportados al interior del territorio desde la terminal de buses.

La recomendación ha sido concertada constituyéndose en una alternativa para frenar la mendicidad, inseguridad, entre otros fenómenos sociales, y que los ciudadanos en condición de movilidad reciban una atención digna.

Actualmente, Ecuador mantiene cerrados sus pasos fronterizos terrestres por la situación sanitaria del COVID-19. (I)