Según datos del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP), en Quito existe un aproximado de 7.000 bienes patrimoniales, de estos, cerca de 5.000 están ubicados en el centro histórico. Justamente esta entidad municipal, junto con el Ministerio de Cultura y Patrimonio son quienes brindan esa distinción a ciertas viviendas históricas que se mantienen a pesar de la expansión habitacional de la capital.

Varias construcciones icónicas alimentan la belleza arquitectónica de la capital de Ecuador, sin embargo, otros bienes han sido descuidados por sus dueños y presentan un aspecto de abandono, que se contrapone con el ornato de la ciudad.

Para Esteban Albán, vocero del colectivo Quito Patrimonio Sostenible, el 30 % de los bienes patrimoniales se encuentra en estado de abandono. Es decir, alrededor de 2.100 lugares estarían descuidados.

Una de las propuestas que hace este colectivo es proporcionar la información de los bienes abandonados para que puedan ser usados por asociaciones o grupos de jóvenes con temas culturales, artísticos, gastronómicos, entre otros, y que por medio de la recuperación del lugar se brinden alternativas a favor de la comunidad.

Publicidad

Según Albán, los sectores más afectados son el centro histórico y barrios como La Floresta y La Mariscal.

Un ejemplo de recuperación en un bien patrimonial es el Centro Cultural El Útero, ubicado en las calles Reina Victoria y Jerónimo Carrión, en La Mariscal, centro norte de la ciudad. En este lugar desde hace cinco años funcionan doce colectivos. Son 40 personas que trabajan en talleres de cerrajería, carpintería, estudio de fotografía, video, música y artes plásticas, también tienen una tienda de diseñadores artesanales, una librería y un restaurante vegetariano.

QUITO (09-03-2022).- Casa patrimonial donde funciona el Centro Cultural El Útero, en el sector de La Mariscal, en el norte de Quito. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

En este caso pagan un arriendo al dueño de este bien patrimonial, sin embargo, bajo un acuerdo se logró rescatar la casa que no estaba ocupada.

“El propio Municipio o varios dueños de los bienes no tienen los recursos económicos para hacer una rehabilitación, ahí se podría encontrar a estos colectivos de jóvenes o asociaciones que estén interesados en brindar un trabajo comunitario y evitar que sigan abandonados”, agregó Albán.

Publicidad

El antiguo Hospital Militar

En el centro de la capital, sobre uno de los colegios emblemáticos de Quito, el Instituto Nacional Mejía, se encuentra una edificación con más de 100 años de historia. Los habitantes del sector lo conocen como el antiguo Hospital Militar. Sin embargo, este inmueble también funcionó como un sanatorio y como vecindad de familias que no tenían vivienda propia.

Actualmente está ocupado por el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Quito y por la Empresa Metropolitana de Hábitat y Vivienda.

Mireya Pineda, mediadora educativa del CAC, cuenta que el edificio fue construido en 1903 a pedido del presidente Eloy Alfaro y funcionó como un sanatorio, en un desbanque de terreno de 15.000 metros cuadrados. En 1922 se ubicó el fuerte militar Artillería Bolívar n.º 1 hasta 1932. Después, en 1936 se instaló el Hospital Militar, que funcionó hasta 1977. Dos años después, cuando los militares dejaron vacío el edificio por completo, más de 60 familias tomaron posesión del lugar y habitaron hasta el 2006 cuando se inició su proceso de reconstrucción.

El ala sur, ocupada por el CAC, luce renovada, cuenta con un museo y varias salas para exposiciones y eventos culturales. Aunque la construcción es antigua, el trabajo de mantenimiento mantiene en condiciones óptimas su interior; sin embargo, en el ala norte la realidad es otra.

Publicidad

QUITO.- Uno de los patios del ala norte del antiguo Hospital Militar que presenta un estado de abandono. Foto: Andrés Salazar

Los corredores y patios están abandonados, según explicaron los funcionarios municipales, el edificio pertenece al Ministerio de Defensa y fue entregado al Municipio en comodato. La fachada exterior también muestra el abandono del sector norte que tiene este icónico edificio, el cual se espera sea rehabilitado en su totalidad.

Bienes municipales

Angélica Arias, directora ejecutiva del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP), señala que de los 7.000 bienes patrimoniales que tiene Quito, más del 80 % pertenecen a manos privadas. Además, puntualiza que esta entidad ofrece planes de recuperación con subvención de una parte y financiamiento de hasta diez años del valor sobrante por los arreglos.

El Municipio tiene responsabilidad sobre un aproximado de 60 bienes patrimoniales que necesitan distinto tipo de atención según el estado de estos, divididos en media y alta. Algunos tienen problemas de goteras o humedad, otros requieren un trabajo de infraestructura que ofrecen atender este año.

En el barrio La Ronda también realizarán una intervención en cuatro casas que han estado desocupadas por varios años. “Los trabajos contarán con la garantía de que serán utilizadas una vez que termine la intervención”, dijo la funcionaria municipal.

Publicidad

Según Arias, cada año se atendían entre 15 y 20 bienes patrimoniales con el programa de incentivos. Sin embargo, asegura que en los últimos dos años (en la administración de Jorge Yunda) se atendió únicamente a tres casas.

Por ello, dice que iniciarán un programa agresivo de intervenciones a bienes patrimoniales que prevé atender a 30 casas en este primer semestre y 30 en el segundo. Aquí estarán incluidos cambios de fachadas, cubiertas, renovación de interiores o al bien completo.

La directora agregó que ya se iniciaron los procesos para dos contratos, uno de $ 600.000 y otro de $ 400.000, en los que atenderán a los bienes patrimoniales municipales, entre los inmuebles está incluido el antiguo Hospital Militar. También sostiene que no descartan solicitar un presupuesto adicional por el trabajo que no se realizó durante dos años y que recae actualmente en su responsabilidad. (I)