Fausto Estrella, de 72 años, llevaba una estampa de la imagen de Jesús del Gran Poder en las manos.

De pie, en la calle Venezuela, esperaba el paso de la peregrinación que había partido desde la iglesia de San Francisco, en el centro histórico de Quito.

Contó que le tenía mucha fe y rezaba por el alma de su esposa, que había fallecido hace siete meses.

Lamentó que se haya suspendido la procesión los dos años anteriores debido a la pandemia, pues aseguró que es devoto y siempre ha participado de la caminata.

Publicidad

Me ha ayudado bastante en mi salud, en la casa, a mis hijos, a mi señora”, dijo sobre su devoción.

Pidió bendiciones para su familia. Estaba solo. Había llegado a la capital de la República a las 08:00 dado que presumía que iba a haber mucha gente tal como ocurrió.

Se acercó a la iglesia de San Francisco y aunque no pudo ingresar le obsequiaron la estampa que la colocará en un sitio especial en su domicilio, en Sangolquí, a una hora de Quito.

Destacó la organización y el uso de la mascarilla e hizo un pedido a Dios para superar el COVID-19.

Publicidad

La imagen de Jesús del Gran Poder salió de la iglesia de San Francisco –en el casco colonial– a las 12:00 de este viernes, 15 de abril de 2022. Personal especializado de la Policía Nacional, del Grupo de Operaciones de Emergencia (GOE), la custodiaba.

Previamente hubo una recreación de la sentencia que dio paso a la crucifixión de Cristo y un toque de dianas interpretado por la banda de la entidad policial. No faltaron los voladores e incluso drones que sobrevolaban la imagen, que estaba adornada con flores de color rojo.

Antes, a las 10:00, habían salido los cucuruchos vestidos con sus trajes característicos de color morado, que representan al penitente que procura el anonimato de su arrepentimiento.

En la Edad Media se colocaban afuera de las iglesias con los rostros cubiertos porque merecían castigo. Se estima que hubo unos 4.000 cucuruchos en esta edición 2022.

Publicidad

A las 11:00 salió de la iglesia la imagen de san Juan y a las 11:30 la imagen de la Virgen de los Dolores.

Laurita y Rosita, las verónicas que caminan junto a Jesús del Gran Poder por las calles de Quito desde hace 61 años

Varios de los cucuruchos no usaban zapatos a pesar del intenso sol que hizo en la capital de la República. Algunos de ellos llevaban cadenas.

También estuvieron presentes las tradicionales verónicas, rememorando a aquella mujer que limpió el rostro de Jesús. Su vestimenta también es de color morado y el rostro lo lleva cubierto con un velo.

En las calles de Quito, familias enteras aguardaban el paso de las imágenes en medio de ventas ambulantes.

Publicidad

Se ofertaba, por ejemplo, agua a un dólar o bancos de plástico para sentarse en la vereda a dos dólares.

La mayoría de los asistentes llevaba mascarilla, pero muchos debajo de la nariz o mientras comían se la colocaban en la barbilla.

No faltaron las selfis mientras desfilaba personal militar que entonaba canciones religiosas con la imagen de la Virgen de los Dolores.

El clima soleado y sin nubes negras motivó a que varios lleven paraguas para cubrirse de los intensos rayos solares.

QUITO (15-04-2022).- Varias personas participan de la procesión Jesús del Gran Poder y realizan una representación en la muerte de Cristo, como el caso de las verónicas, que limpiaron el rostro de Jesús. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

Fray Darío Hernández, coordinador de la Devoción a Jesús del Gran Poder, destacó que este 2022 se han unido muchos jóvenes.

Explicó que se recuerda la muerte de Cristo a través de catorce estaciones.

La procesión se realiza para orar por la fe, por la esperanza, por el trabajo, por la salud y el bienestar familiar, mencionó Hernández.

La procesión cumplió 61 años de vigencia, salvo 2020 y 2021 debido a la pandemia del coronavirus.

Imagen del Cristo del Consuelo llegó al Cisne 2 en dos horas; no hubo paradas en las estaciones del viacrucis

Para monseñor Alfredo Espinoza, arzobispo de Quito, es importante volver a realizar la procesión después dos años, pues es una manifestación muy grande de fe.

Pidió mirar a la cruz de Cristo como una cruz de vida, de salvación y ese era –a su criterio– el sentido de la procesión. “En los momentos que vivimos, difíciles como país, como sociedad, miremos en la cruz de Cristo nuestra salvación”, mencionó Espinoza.

QUITO (15-04-2022).- Los cucuruchos son otros personajes característicos de la procesión Jesús del Gran Poder. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

Fray Fernando Pozo, uno de los iniciadores de la procesión, estuvo presente en la ceremonia. Él recordó que la tradicional peregrinación es para bendecir a la gente. Al ver la gran cantidad de fieles, sostuvo que siente alegría al ver que no se ha perdido la fe.

“El Dios que cargaba la cruz caminó por las calles de Jerusalén, pero hoy camina por las calles de Quito para bendecir al pueblo, para recuperar la fe, la fe en sí mismo, en sus gobernantes y cada uno, en su propia vida”, mencionó Pozo.

Agregó que esa cruz representa cómo el sufrimiento nunca tiene que doblegar al ser humano.

Luego de más de tres horas y media de recorrido por calles del centro de Quito como Bolívar, Cuenca, Rocafuerte, Venezuela, Manabí, Vargas, Riofrío, García Moreno retornó a la iglesia de San Francisco. (I)