Aumento de contagios de COVID-19, más demanda de hospitalizaciones y de ingresos a unidades de cuidados intensivos (UCI) y pacientes de grupos vulnerables que serán infectados por los que se fueron de “farra” o de paseo sin respetar las medidas de bioseguridad esperan los médicos y epidemiólogos tras los actos masivos que se dieron en carnaval en diversas localidades del país.

Los bailes como los del sector del Cristo del Consuelo, en Guayaquil; en Salinas y Montañita, en la provincia de Santa Elena, por citar ejemplos, evidenciaron el desenfreno en el que una parte de la población, sin mascarillas y sin medidas de protección, incurrió y que ahora constituye un riesgo.

Y esto sube con las nuevas cepas y mutaciones del COVID-19 que circulan en Ecuador y que ahora se desplazaron más con las movilizaciones de los viajeros.

A su vez, las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) siguen llenadas y unas están al tope. Y hay temor en los gremios médicos por un eventual aumento de estos requerimientos en los próximos días, que incluso podrían llevar a una segunda ola, dicen galenos.

Publicidad

Por eso estos días son cruciales, sobre todo porque los que participaron en dichos actos regresan a sus jornadas laborales, van de compras y visitan a amigos y familiares.

Ante estos, médicos y epidemiólogos consultados por este Diario consideran vital que quienes estuvieron en estas actividades, como bailes, paseos y otros, se autoaíslen entre 10 y 14 días; estén pendientes a los síntomas que puedan desarrollar para que busquen la ayuda médica cuanto antes. Y que “por favor no visiten a los grupos vulnerables” (como adultos mayores, embarazadas...).

Además que comuniquen a sus trabajos, familiares y amigos que han participado en estos actos de riesgo o que estuvieron de viaje; que se hagan pruebas obligatoriamente (de antígeno y PCR del quinto día en adelante); y que usen doble mascarilla o una de alta eficacia, incluso si están en donde viven otros familiares que no salieron.

“Lo ideal sería que estas personas que actuaron irresponsablemente durante el feriado, sin distanciamiento físico, sin mascarilla, mofándose de la seriedad de lo que estamos viviendo, deberían tener un autoaislamiento de por lo menos 14 días para ver si presentan síntomas; si no presentan ningún síntoma podrían circular”, cuenta el doctor Carlos Farhat, médico epidemiólogo.

Pero la gran mayoría no cumplirá aquello, dice.

“Lamentablemente, muchas de esas personas se van a enfermar y lo más grave es que estas personas adultas, jóvenes, que irrespetaron procedimientos de bioseguridad van a enfermar a personas mayores y a niños pequeños, ellos son los que se lo van a transmitir, entonces en los próximos días lo que vamos a ver es aumento de la incidencia, aumento de personas jóvenes enfermas, de niños enfermos, de ancianos enfermos, ya no hay camas en UCI, no sé dónde se los va a hospitalizar. Va a ser una cosa muy seria”, sostiene Farhat.

Publicidad

En barrios del suroeste de Guayaquil también se festejó el carnaval 2021 con juegos entre familiares y vecinos. Foto: Carlos Barros

Con lo acontecido en carnaval habrá un pico de contagio muy alto. Y si no se diagnostica adecuadamente, de forma rápida, si no se trata ni se controla, habrá contagio comunitario en el país y podría ser el inicio de una segunda ola, afirma Alberto Campodónico, médico internista e intensivista.

“Si llega a su oficina y si sabe que ha llegado del feriado, primero tiene que estar con una mascarilla KN95 o doble mascarilla quirúrgica para evitar contagiar a sus compañeros (y no sacársela, más si hay aire acondicionado)... A la hora de almorzar que sea por turnos, que no estén juntos, porque ahí se van a tener que quitar la mascarilla y es donde se contagian. Coma solo”, expone.

Y agrega: “Al más mínimo síntoma tienen que mandarlo a su casa, a aislamiento y con tratamiento. No pueden tenerlo con síntomas trabajando (contagia al resto y se debe preservar la salud y vida del paciente)... Esta nueva cepa tiene una carga viral de 100 a 1.000 veces más alta que la de la anterior cepa. Aquí primero, la enfermedad va a avanzar mucho más rápido, al quinto día tenemos casos que desarrollan una neumonía importante”, cuenta Campodónico.

Con estas mutaciones del COVID-19, los síntomas se desarrollan más rápido, entre las primeras 48 o 72 horas. Y en lugar de contagiar a 1 o 2 personas, puede contagiar a 4 o 5 a la vez. Y si llega a su oficina, sin saber que tiene ya el virus, contagia al resto, expone Campodónico.

En el feriado de carnaval se dieron aglomeraciones y bailes sin el respeto de las normas de bioseguridad como el uso de la mascarilla y el distanciamiento físico. Foto: Cortesía

“Como fue algo masivo, con alto riesgo de contagio, con un solo asintomático allí, prácticamente infecta al resto porque la carga viral es alta. La mayoría de ellos son jóvenes y el riesgo es cuando llegan a la casa y están en contacto con grupos vulnerables, de riesgos, sobre todo mayores de 60 años, enfermos crónicos, hipertensos, personas con obesidad, inmunodeprimidas, que padezcan de cáncer, embarazadas, el riesgo va a ser más bien para ellos (los vulnerables)”, expone el doctor Clay Arizala, que atiende a pacientes con COVID-19.

Él pide “de favor” que no estén en contacto con poblaciones en riesgo por los siguientes 15 días. Y que en las familias y amistades eviten recibirlos en este tiempo como medida de precaución.

“Ahora les toca a ellos (a los que estuvieron en bailes y actos sin las medidas de bioseguridad) no visitar... Y ante el más mínimo síntoma, como fiebre, aislarse de inmediato, reportar el caso y buscar la ayuda médica... para hacer el cerco epidemiológico, llamar y alertar a quienes estuvieron en contacto... Por lo menos en estos diez días los que salieron deben extremar al máximo las medidas de bioseguridad, usar doble mascarilla (no de tela), mantener la distancia, usar el alcohol en sitios donde no se puedan lavar las manos...”, menciona Arizala.

Exigirles pruebas en los trabajos y garantizarles el distanciamiento físico como prevención

En las empresas y trabajos, a quienes estuvieron en actividades que impliquen alto riesgo de contagio del COVID-19 se les debe exigir que se realicen una prueba por lo menos de antígeno (que es más específico, a partir del cuarto o quinto día) o la de PCR, del sexto día en adelante, que da más confianza. No las rápidas, que no son fiables y pueden dar falsos positivos, cuentan los médicos.

También, las áreas de Talento Humano deberían identificar a quienes salieron en el feriado para estar alertas; ubicarlos según distanciamiento físico adecuado e incluso darles vacaciones o permisos en caso de sospecha para evitar contagios en los trabajos.

Recomendaciones de los médicos

1.) Autoislarse entre 10 y 14 días. Si aparecen síntomas, aislamiento obligatorio de inmediato y atención médica.

2.) Extremar medidas de bioseguridad en el hogar, en el trabajo y al salir a otras actividades.

3.) Usar una mascarilla de alta eficacia, como las KN95 o N95. O utilizar doble mascarilla (como las quirúrgicas) para no contagiar al resto.

4.) No visitar a los grupos vulnerables, incluyendo a los padres o familiares que son adultos mayores, que tienen enfermedades preexistentes, a los niños, entre otros.

5.) En el trabajo, no sacarse la mascarilla. Almorzar o comer solos. Mantener el distanciamiento físico necesario. Autoalejarse de los compañeros y evitar compartir con ellos actividades de contacto. Reportar a Recursos Humanos u otras áreas de su trabajo si estuvo de viaje o en alguna actividad que haya implicado riesgo en el feriado.

6.) Estar pendiente de los síntomas que puedan aparecer como fiebre, malestar del cuerpo, tos, diarrea, entre otros.

7.) Si se considera caso sospechoso hacerse una prueba de PCR o de antígeno después del quinto día de la exposición. (I)