Luego que el juez Máximo Ortega ordenó, este lunes 11 de octubre, prisión preventiva en contra de Sebastián Yunda, procesado junto con otras siete personas por el delito de asociación ilícita, tras los chats encontrados en su celular, la defensa jurídica tiene la posibilidad de apelar y solicitar una revisión de las medidas cautelares.

EL UNIVERSO consultó con Édgar Molina, abogado defensor de Sebastián Yunda, pero respondió que no puede emitir declaraciones respecto al tema por una cláusula de confidencialidad en su contrato.

La abogada penalista Paulina Araujo explicó que no existe un tiempo establecido para presentar la apelación a las medidas cautelares, a diferencia de una sentencia en la que tendría un tiempo a partir de la notificación.

Lo que puede pasar es que a futuro, “si se llama a juicio por el caso de asociación ilícita, y (Sebastián) Yunda no da la cara, no se le puede juzgar en ausencia y el proceso podría llegar a suspenderse”, añadió Araujo.

Publicidad

Además, señaló que al tratarse del delito de asociación ilícita, este sí puede prescribir, según lo establece el Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Sin embargo, puntualizó que el proceso si continúa en contra de los demás procesados, solo se suspendería en contra de Sebastián Yunda, quien según Fiscalía se encuentra en Bolivia desde el 21 de marzo de 2021.

Su tío César Yunda también se encuentra fuera del país, el pasado 25 de junio ingresó a México, según informó Fiscalía, sobre él también pesa la orden de prisión preventiva en el mismo caso.

Para el analista en temas políticos Jorge Mora, desde que el juez Máximo Ortega dictó la orden de prisión preventiva, Sebastián Yunda ya podría ser considerado un prófugo de la justicia, al haber incumplido su presentación con la autoridad competente. “No es un asunto de voluntad sino más bien es una obligación cívica al que ha faltado en la investigación”, añadió.

Por su parte, Paulina Araujo dijo que todavía no lo llamaría prófugo porque está en etapa de investigación y no existe una sentencia de culpabilidad dictada en su contra.

Pero también enfatizó en que Fiscalía habría sido “muy suave” en el tipo de delito por el que vinculó a Sebastián Yunda. Esto sustenta porque en los chats encontrados en el celular de Sebastián Yunda se habrían cometido delitos mayores como oferta de tráfico de influencias y lavado de activos. Además, los funcionarios podrían haber incurrido en cohecho agravado, aseveró la penalista.

Publicidad

Este Diario solicitó una entrevista con Mónica Tirado, agente fiscal de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, quien lleva el caso por el delito de asociación ilícita, sin embargo, hasta el cierre de edición de esta nota informativa, el pedido seguía en gestión, según respondió Fiscalía.

Inicio de investigación de Fiscalía

El jueves 1 de abril se notificó a Sebastián Yunda sobre el inicio de la investigación previa por el presunto delito de delincuencia organizada.

Esto, después de los informes periciales que emitió el fiscal provincial de Pichincha, Alberto Santillán, al encontrar conversaciones en el celular del hijo del exalcalde de Quito mientras investigaba el delito de peculado en contra de Jorge Yunda y trece personas más por la adquisición de pruebas para la detección de COVID-19, el caso se encuentra en proceso de audiencias de juzgamiento.

El 20 de septiembre el juez Máximo Ortega, de la Unidad Judicial Norte Iñaquito vinculó a Sebastián Yunda por el delito de asociación ilícita y dictó tres medidas alternativas en su contra: prohibición de salida del país, presentación periódica los lunes y viernes, en horario hábil de 08:00 a 17:00, en el Complejo Judicial Norte, a partir del lunes 27 de septiembre.

Además, dispuso la colocación de un grillete electrónico, la fecha la fijó para el viernes 1 de octubre de 2021 en el horario de 10:00 a 12:00.

Sin embargo, no se acató ninguna de estas medidas, por ello, Fiscalía solicitó el cambio de medidas cautelares. (I)