Ante la decisión de suspender sus actividades por falta de recursos por parte de algunas operadores de transporte público en Quito, varios choferes no compartieron la medida y decidieron salir a trabajar. En redes sociales se publicaron algunos ataques ocasionados presuntamente por otros transportistas, por no acatar las medidas.

La Cámara de Transporte Público Masivo de Pasajeros del Distrito Metropolitano de Quito anunció el pasado viernes que este lunes 10 de mayo no saldrían a trabajar. Por su parte, iniciaron una marcha desde el parque El Arbolito hacia el Palacio Municipal para ser atendidos por el alcalde, Jorge Yunda.

Varios usuarios mostraron su molestia por la espera en las paradas, el costo de viaje en taxis y el ataque que recibieron las pocas unidades que no se sumaron a esta suspensión.

Según el Municipio de Quito, luego de una reunión con Yunda, los transportistas llegaron a un acuerdo para establecer mesas de trabajo ya que la cantidad de pedidos es amplia. Sin embargo, no anunciaron si el servicio volverá a la normalidad.

Este gremio pidió al Municipio que la asignación de rutas se delegue directamente a las operadoras y no por concurso público. (I)