El 26 de agosto pasado, la prefecta del Guayas, Susana González, se embarcó en una de las cinco lanchas que contrató para llevar a periodistas, fotógrafos y camarógrafos desde el malecón regenerado de Durán, cantón vecino de Guayaquil, a un banco de arena y otros sedimentos en el río Guayas, que el gobierno provincial prevé dragar en los próximos años a un costo de $ 46 millones -$ 44 millones menos que el plan de la administración de Jimmy Jairala, según la funcionaria-, para devolver la navegabilidad del afluente.

“Nos cobraron $ 50 por llevar ocho personas en cada una de las lanchas, que fueron los fotógrafos, los camarógrafos, los periodistas, fueron cinco lanchas, $ 250. Los pagué yo de mi bolsillo. La cosa pública necesita que se ponga y no que se le quite a la gente, a través de los presupuestos públicos”, aseguró González a EL UNIVERSO el martes pasado, a través de una llamada de WhatsApp desde su despacho, junto a varios funcionarios que dirigen o coordinan unidades de la institución, quienes la ayudaron a responder varias consultas sobre la contratación de servicios de comunicación de este año.

Un día antes, la funcionaria dijo en un enlace radial, matrizado por radio Centro, que era importante involucrar a la prensa en el tema del dragado para que se conozca la dimensión del problema. El 26 de agosto, González ofreció una rueda de prensa en uno de los puntos críticos de la sedimentación del río. Ahí se instaló un pedestal para sostener los micrófonos de los medios de comunicación.

Panorámica del islote El Palmar y del banco de arena que se forma en sus proximidades. Cortesía: Prefectura del Guayas.

“Yo necesitaba que tanto la sociedad civil, actores de la academia, medios de comunicación y obviamente ambientalistas, y toda la gente que pueda ser parte de este proceso, comprenda, porque solo comprendiendo entonces se sabe que la obra es necesaria. Y el impacto (del problema) es el banco de arena. Un inmenso banco de arena”, dijo la funcionaria, quien sucedió, a mediados del 2020, al prefecto Carlos Luis Morales (+).

Publicidad

Unas semanas antes de esa visita al banco de arena, el 10 de agosto, se realizó la convocatoria nacional e internacional a empresas interesadas en participar en el dragado del río Guayas. La prefecta hizo el anuncio en la explanada del Palacio de Cristal de Guayaquil, en una tarima, con una pantalla gigante ante invitados y una audiencia que seguía la transmisión por las redes sociales de la institución. Ese servicio técnico costó $ 5.400, a través de una compra de ínfima cuantía, según un documento de la Prefectura.

Convocatoria de empresas nacionales y extranjeras interesadas en participar de la licitación de dragado del río Guayas.

La Prefectura del Guayas llama a licitación para el dragado este 10 de agosto. “Después de la obra se tiene que hacer un mantenimiento integral”, anticipa Susana González

De acuerdo con los registros del portal web de Compras Públicas, del Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop), la Prefectura del Guayas ha abierto 16 procesos contractuales relacionados con comunicación de enero a agosto pasados (según la Ley de Contratación Pública, los procesos de ese tipo de actividad se encaminan bajo la modalidad de régimen especial); tres de estos procesos fueron cancelados y tres declarados desiertos. Al 29 de agosto, diez procesos estaban vigentes y representaban un total de $ 2,6 millones: dos estaban en ejecución de contrato, otro registraba la adjudicación (fase previa a la firma del contrato) y los siete restantes permanecían en las etapas que anteceden a la adjudicación.

Detalles de las contrataciones

Uno de los servicios que está en ejecución es la colocación de espacios comunicacionales de la Prefectura en publicidad estática, por $ 145.000. Está pendiente una entrevista que este Diario solicitó al representante de Tech-led S. A. para conocer el avance del trabajo que se contrató el 21 de julio pasado. Otro de los servicios contratados, con fecha del 20 de julio, es la producción de programas informativos sobre las actividades de la Prefectura, por $ 32.400, a favor de María Fernanda Sierra Burgos. Ella dijo a este Diario que se graduó de licenciada en Diseño y Producción Audiovisual, con mención en Multimedia, en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), y que tiene cuatro años de experiencia profesional.

“Nos encontramos en el proceso de edición y postproducción del primer video. He tenido experiencia con contratos públicos y empresas privadas. Gracias a Dios, el año pasado participé en un proceso de una ínfima (cuantía) de la Prefectura”, agregó.

Guayas: En 1995 ya se observaba al islote El Palmar y desde entonces pasaron estudios y competencias, sin solución definitiva

El 20 de agosto anterior, en cambio, el Gobierno Provincial adjudicó el servicio de planificación, diseño y ejecución de campañas comunicacionales BTL (técnica publicitaria), por $ 122.575 a Godfilms S. A., empresa que sí presentó su oferta, a diferencia de los otros dos proveedores invitados. Su principal accionista es Andrés Manrique Pareja.

“Sobre ese contrato me llamaron a participar, recién se adjudicó. Son campañas para ejecutar temas de socialización de obras. Ellos tienen varias obras que van a hacer este año y quieren socializarlas en los pueblos (...). Tengo amplia experiencia en agencias de publicidad, muchos años en el mercado, instituciones públicas, privadas, consumo masivo, he hecho de todo”, indicó el proveedor, cuyo hermano, Luis, trabaja como gestor de promoción turística en la entidad contratante.

Publicidad

“Sí, pero él trabaja en otra área. Entiendo que hace algo de campo. No (veo conflicto de interés). Si él tuviera un rol de poder, contratación, pero no lo tiene. Es algo que sí lo puse sobre el tapete cuando me llamaron y como no había conflicto de intereses, porque es de otra área, entonces no había ningún problema”, explicó el contratista.

Por su parte, Luis Manrique comentó que no tiene conocimiento de las contrataciones de su hermano.

“Yo trabajo en la Dirección de Turismo y no tengo ningún tipo de acercamiento con los contratos públicos. Yo manejo todo lo que es turismo de aventura. Mi trabajo es de campo. Yo entré a trabajar en agosto de 2020. (¿La prefecta lo invitó a trabajar?) Sí, correcto. Me invitó porque tengo conocimiento de aventura y de deporte”, dijo Manrique, quien añadió que es instructor certificado de paddleboarding (surf a remo).

La prefecta del Guayas, Susana González, comentó que “no sabía exactamente” de ese parentesco porque no está al tanto de la vida familiar o social del resto.

“(¿Si se conocía ese parentesco se hubiese considerado esa invitación?) No contrapone. Más allá de que yo no soy la que me encargo de hacer las invitaciones, no hay ningún tipo de inhabilidad. La normativa que está establecida es que las personas que trabajan en los departamentos de contratación pública o departamentos vinculados directos no pueden tener vínculos de hasta segundo o tercer grado de consanguinidad para tener relaciones contractuales”, dijo la prefecta.

Sobre los motivos específicos para invitar a los tres participantes, pese a que un estudio de mercado refiere a decenas de proveedores similares, Carlos Robles, responsable de Gestión de Proyectos y Normativa, de la Dirección de Comunicación Social de la Prefectura del Guayas, argumentó que la decisión se basó en la revisión de la experiencia del proveedor, sobre todo, con el sector público, y que no consideraron otra forma de elección para evitar posibles inconvenientes.

“Lo podríamos presentar a través de subasta inversa o por licitación y ahí participarían todos los que tienen este código CPC (codificación de productos que cubre bienes y servicios), pero ahí corremos el riesgo de que haya un proveedor que nos oferte mil y un maravillas y no nos cumpla, como ya ha sucedido”, dijo el funcionario.

Por qué comunicar

La empresa Godfilms S. A. también participa en uno de los siete procesos que están aún en fases previas a la adjudicación: servicio de administración y desarrollo digital de las redes sociales, por $ 185.000.

“Mi estructura de comunicación es de doce personas. Puedes como institución comprar cámaras y equipos, pero ese no es tu fin institucional. Cargar equipos significa que cada vez y cuando tengas que renovar porque los equipos se quedan obsoletos. Tú tercerizas el servicio y eso no es malo. Lo malo es que empieces a cargarte de una estructura (empleados públicos). Yo recibí una Dirección de Comunicación de 96 personas”, justificó González sobre la intención de contratar ese servicio.

La Prefecta del Guayas prefirió no contestar si es mucho o poco el dinero que se destina para comunicación para este y el próximo año; sin embargo, dijo que es necesaria la difusión de los diferentes proyectos que se impulsan por su importancia para los habitantes de la provincia.

Gráfico sobre la evolución de la contratación de servicios de comunicación de la Prefectura del Guayas. Documento entregado por la prefecta Susana González. Cortesía.

“El presupuesto de comunicación de las anteriores prefecturas fueron de cuatro, seis, hasta ocho y nueve millones de dólares. Nosotros necesitamos difundir un tema que es muy importante como el dragado, obras de comunicación vial, trabajamos en la comunicación comunitaria, el Fusarium raza 4 (hongo que ataca a las musáceas). Dentro de mi administración manejamos la austeridad lo mayor posible”, dijo González. (I)