La Prefectura del Guayas realizó este martes, 10 de agosto, la convocatoria nacional e internacional a empresas interesadas en participar en el dragado de profundización de las áreas adyacentes al islote El Palmar en el río Guayas. Este nuevo proceso contempla dos millones de metros cúbicos más de extracción de sedimento que el proceso anterior y a menor costo.

Susana González, que asumió como prefecta hace un año y dos meses, explicó en una ceremonia que se realizó en el Malecón, junto al Palacio de Cristal, que en estos catorce meses de gestión se han presentado varios desafíos, como recuperar el turismo en tiempos de pandemia del COVID-19, pero su principal obra será “devolverle la navegabilidad al río Guayas”.

Para llegar a este día se tuvo que pasar por un largo proceso, para explicar por qué se ha tardado en lanzar una nueva convocatoria, después del último proceso fallido.

“El dragado actual tiene un valor referencial de $ 46 millones, con $ 44 millones menos que la contratación anterior, que no se concretó y que se acercaba a los $ 90 millones”, explicó González, quien le dijo a este medio que existen empresas de China y España, entre otras naciones, interesadas en participar en el dragado.

Publicidad

La prefecta de Guayas, Susana González, adelantó en entrevista con este medio que el dragado no hará que desaparezca el islote El Palmar, sino la sedimentación a su alrededor. Foto: El Universo

El contrato fallido, que según la prefecta González se acercaba a los $ 90 millones, tenía un financiamiento a doce años, pero el proceso de licitación llamado ahora “se lo hará con recursos propios” de la Prefectura.

¿Cómo? “Cuando el dinero no se va en corrupción, se pueden hacer obras”, mencionó González. El beneficio de no acogerse a un préstamo es que “la Prefectura no tendrá que pagar intereses a largo plazo”.

“Bajo nuestro eje de transparencia detallo cómo se desglosaba aquel contrato: $ 65 millones incluido IVA, con una tasa de interés de 6,98 % a 12 años plazo, llegando a costar cerca de $ 90 millones, versus los $ 46 millones referenciales de nuestro proceso, que serán cancelados con fondos propios. La Prefectura cuenta con los recursos gracias a la reingeniería financiera que hemos aplicado en esta administración y que permite invertir eficientemente los recursos de los guayasenses”, enfatizó.

Más dragado por menos costo

González añadió que la obra del dragado, que ahora contempla un menor costo, tendrá un beneficio mayor, pues en las bases consta que “se dragará un mínimo de seis millones de metros cúbicos de sedimentos”, es decir, dos millones de metros cúbicos por encima de lo contemplado en el proceso anterior.

Publicidad

Esta primera etapa tendrá una duración de 90 días y los requisitos de participación constan en la página web institucional.

“Cristalizar una obra que contrarreste el cambio climático es vital. La obra más esperada por la provincia en beneficio del Ecuador entero: el dragado del río Guayas. 53 años de espera se acaban hoy con el lanzamiento de la primera fase del dragado, obra que devolverá a Guayas la fuerza de su río, fuente de productividad, progreso y desarrollo humano”, acotó la prefecta.

El proyecto se realizará en tres etapas. La primera es el llamamiento a presentar, dentro del plazo de 90 días, manifestaciones de interés de la ejecución del proyecto por parte de las empresas y consorcios nacionales y extranjeros.

La segunda fase contempla la convocatoria a la licitación pública internacional para la ejecución del proyecto, con un plazo aproximado de 120 días. Y la fase final, una vez firmado el contrato, es la ejecución del proyecto en 900 días.

Publicidad

Esta obra planea extraer seis millones de metros cúbicos, que serán depositados de forma sostenible en cuatro áreas estratégicas, que cuentan con licencia ambiental.

La prefecta informó que el 8 de noviembre, en conmemoración de la creación de la Provincia Libre de Guayaquil, “que hace más de 200 años nos convirtió en puerto de libertad para el Ecuador”, entregarán la documentación a la Contraloría General del Estado para su informe previo a la licitación.

La necesidad urgente de dragar el río Guayas tiene que ver con recuperar la navegabilidad del afluente y disminuir el riesgo de inundaciones, que afectan de forma directa a la agricultura y a la ganadería con la pérdida de cultivos y animales, poniendo en riesgo la soberanía alimentaria.

“Hoy, con más de 1.000 frentes de obras intervenidas en tan solo un año de gestión y el anuncio del dragado, Guayas renace imparable hacia la prosperidad, porque somos puerto, fuerza y oportunidad, y seguimos siendo potencia comercial para el continente, bajo la máxima que abraza toda nuestra gestión: pensamiento, corazón, acción”, concluyó Susana González. (I)