Cuenca

Luego de seis días de estar varados en Guayaquil por los bloqueos de vías derivados de las movilizaciones en el país, un grupo de 34 estudiantes cuencanos logró retornar en vuelos humanitarios hacia la capital azuaya.

Los padres de los jóvenes los recibieron en el aeropuerto Mariscal Lamar este sábado, 25 de junio del 2022.

Los estudiantes, de entre 17 y 18 años, habían salido en la tradicional gira de fin de año. Daniela López relató que el viaje a Esmeraldas inició bien y tal como se planificó, pero al intentar regresar empezó la incertidumbre.

Publicidad

Paro nacional: Disturbios en zona universitaria y bloqueo de vías marcan protestas en Cuenca

Con suerte y esquivando a los manifestantes, los jóvenes llegaron hasta el sector de Tamarindo, a 55 kilómetros de Cuenca. En ese sitio les dijeron que no había paso y que no sabían cuándo se levantaría el paro.

En ese momento, explicó la joven, muchos de sus compañeros lloraron porque no tenían certezas de qué pasaría con ellos en un lugar lejos de sus familias y sin recursos.

Durante el periplo, una gasolinera de ese sector les sirvió de refugio en la primera noche. A la mañana siguiente, optaron por llegar a Guayaquil en donde fueron acogidos en el colegio La Salle. Sebastián Carrillo, otro de los viajeros, dijo que su mayor preocupación fue cómo iban a pasar días en una ciudad alejada de sus familias.

Sin embargo, la espera no duró mucho. Luego de varias gestiones realizadas por sus padres y las autoridades del Gobierno Nacional y Municipal, accedieron a cuatro vuelos humanitarios en una avioneta Cessna de uso particular.

Publicidad

En vuelos de avioneta retornaron los jóvenes a Cuenca este sábado 25. Foto: El Universo

El aterrizaje en el aeropuerto Mariscal Lamar fue a las 09:20 de este sábado 25. Siete minutos, los jóvenes empezaron a desembarcar de la primera avioneta de color blanco y rojo que tiene capacidad para diez pasajeros.

Ya en la puerta de salida los esperaban sus padres quienes corrieron ansiosos a abrazarlos.

Patricio Becerra contaba las horas para estar junto a Emilia, su hija de 17 años. Él no ocultó la alegría en su rostro, pues el tiempo que estuvieron forzosamente separados le generó insomnio.

En una situación similar estuvo Fernando Vera, quien se quebró al ver no solo a su hija luego de seis días, sino a todos los chicos porque esta clase de situaciones no son fáciles de asimilar.

Publicidad

Cuenca se queda sin servicio de buses urbanos; gremio señala que no tiene garantías tras ataque a unidades

Sobre los vuelos humanitarios, el director de la Corporación Aeroportuaria de Cuenca (Corpac), Marcelo Carvallo, contó que en total fueron cuatro los gestionados. Dos fueron humanitarios (gratuitos) y los otros dos pagados, pero con una tarifa preferencial que sirva solo para cubrir los gastos de operación.

Daniela López, una de las estudiantes que atravesó esta experiencia, dijo que esta situación le hizo dar cuenta de cuál es la realidad del país. “Es una prueba de que nos somos los únicos que pasamos por esto”. Sebastián Carrillo, por su parte, puntualizó que “se debe pedir un diálogo, una paz entre el Gobierno y la Conaie en donde debe estar primero el beneficio del país”. (I)