En el primer día del año lectivo 2021-2022, un total de 13.756 personas en Quito, 11.541 estudiantes y 2.215 maestros, se incorporaron a las aulas de manera presencial, según datos proporcionados por Guillermo Abad, secretario de Movilidad del Municipio, durante una rueda de prensa ofrecida la tarde del 1 de septiembre. De acuerdo con información oficial, el universo de estudiantes en la capital es de 606.656.

Abad señaló que las cifras sirven para conocer cuántas personas se movilizan por el retorno a clases, con el fin de determinar la flota de transporte que se requerirá. En ese sentido, apuntó que de todos los alumnos y docentes de la ciudad apenas el 2,3 % volvió físicamente a los centros de educación.

De las primeras evaluaciones se determinó que este día 8.078 alumnos usaron transporte público, 2.769 se movieron en buses escolares y los restantes 694 se trasladaron en vehículos particulares. Por esa razón, dijo el funcionario, es que la circulación vehicular en Quito no generó mayor congestión en comparación con otros años.

El 10 % de estudiantes regresó a las aulas en la Sierra y Amazonía

Para atender a la mayoría de jóvenes se activará el servicio de expreso escolar en las unidades del sistema metropolitano de transporte (Trole, Ecovía y Metrobús). Además, Abad indicó que se incrementó la flora del transporte público.

Publicidad

Los docentes que tengan auto propio pueden moverse sin inconvenientes, presentando la credencial de la institución educativa donde laboran, ya que están exentos de la restricción vehicular.

De manera complementaria, el secretario de Movilidad adelantó que se está trabajando en un plan para que, en las próximas semanas, se puedan segmentar los horarios de las diferentes actividades productivas, comerciales del sector público y del privado.

“Esto es fundamental. El problema de las aglomeraciones en las mañanas, no solo de ahora, sino de siempre, se da porque todas las actividades comerciales, productivas, bancarias, financieras y de trabajo son en el mismo rango de horas: de 06:00 a 09:00. Si logramos segmentar los horarios mejoraríamos la dosificación de la demanda en el transporte público”, describió Abad.

Poca congestión vehicular en Quito en el primer día de clases

En la rueda de prensa también intervino el secretario de Educación del Distrito Metropolitano, Patricio Avilés, quien expuso que cada día se reciben planes de instituciones educativas que quieren implementar la modalidad presencial.

De los 34 centros académicos municipales, el 1 de septiembre el cabildo inauguró el año lectivo en las unidades educativas Sebastián de Benalcázar y Sucre.

Avilés informó que a partir del 14 de septiembre, en coordinación con el Ministerio de Salud, está previsto que tres instituciones, que actualmente sirven como centros de vacunación, se integren a las clases presenciales. El funcionario no mencionó los nombres de esos establecimientos.

Publicidad

Entre el 1 y 10 de octubre se sumarán cinco instituciones más, y entre el 1 y 15 de noviembre se incorporarán otros tres centros. Las demás unidades educativas municipales se integrarán a la jornada presencial desde el primer día que se inicie el segundo quimestre, detalló Avilés.

“Este regreso (a clases) no depende de los secretarios municipales o ministeriales, sino de la voluntad de los padres de familia (...). Se deben analizar siete elementos para que, con ese diagnóstico, la comunidad educativa (padres de familia, estudiantes, profesores, personal administrativo y directivos) tome la decisión de cuándo, cómo, con qué cursos, qué días y en qué horarios retorna presencialmente y con el determinado número de estudiantes”, resumió el secretario de Educación.

En materia de salud, la secretaria del ramo, Ximena Abarca, indicó que hace tres semanas el Concejo Metropolitano dispuso que las tres secretarías elaboren un plan de retorno a clases. Para ello, se convocó a más instituciones, incluyendo la Agencia Metropolitana de Control y la Subsecretaría de Educación del Ministerio de Educación, entre otras.

Abarca expuso que desde la Secretaría de Salud se planteó que se intensifiquen las campañas de concienciación del uso de la mascarilla, lavado de manos, distanciamiento social, que haya la suficiente ventilación en las instalaciones. Además, se propuso realizar vigilancia epidemiológica en los establecimientos educativos, con el monitoreo de casos.

“Es importante seguir manteniendo el uso obligatorio de la mascarilla; los protocolos (de bioseguridad) dentro del transporte escolar; horarios diferenciados en la entrada, salida y recreo de los estudiantes; y la ventilación”, mencionó Abarca. (I)