El ministro de Energía encargado, Roberto Luque, explica las razones por las cuales el Gobierno busca una salida a los subsidios a los combustibles: se dirigen a personas que tienen altos recursos, y se va a sectores como narcotráfico, minería ilegal y contrabando. Asegura que se maneja una lista para la compensación, aunque aún no se conocen los montos. El incremento de los precios de los combustibles se manejaría a través de una banda de precios, que sería un sistema de estabilización. Este lunes continuarán las reuniones para una socialización del proceso. Sobre los cortes de energía, confirmó que por el momento se descartan los cortes no programados (los que tienen que ver con la falta de generación eléctrica) y que en septiembre -con el nuevo estiaje- se verán las condiciones hidrológicas y de generación, aún no puede dar garantías de que para entonces habrá la suficiente generación. “Dar una promesa ahorita sería irresponsable de mi parte”, dice.

¿Cómo avanza la socialización de la eliminación de subsidios?

Hay que posicionar como concepto básico que el gas y el diésel no se van a tocar y que un 70 % de los subsidios de las gasolinas extra y ecopaís se está yendo a las personas que ganan más de $ 900. Es un subsidio inequitativo que produce distorsiones muy grandes. Ejemplo de ello es que las provincias que lindan con Perú son las que más consumen, incluso más que Pichincha y Guayas, que son las que mayor tasa de motorización tienen; y Galápagos, que tiene una conexión con el narcotráfico, y las otras por contrabando y por minería ilegal. Eso, como concepto de la distorsión que genera a la economía un subsidio que está yendo a las personas que no lo necesitan. Pero también hay quienes sí se ven afectados; por ejemplo, los usuarios del taxismo, del transporte mixto. Hemos decidido hacer una base de datos de las personas afectadas: a ellas las vamos a compensar. Ya hemos tenido reuniones con varios sectores, incluidos transportistas, taxistas, representantes de los gobiernos autónomos descentralizados (GAD), gobernadores, etc. Este lunes vamos a seguir socializando.

De acuerdo a la lista que manejan, ¿cuántas personas serán beneficiarias de una compensación y cuánto se ahorrarían en subsidios?

Por el momento, son cerca de 84.000 beneficiarios quienes recibirán compensación. Los beneficiarios serán taxis convencionales, taxis ejecutivos, camionetas de carga liviana, carga mixta, tricimotos. El ahorro por eliminación de subsidios sería alrededor de $ 600 millones anuales.

Publicidad

¿La eliminación sería de ‘shock’ o a través de una banda de precios?

Lo más probable es que sea incremental, no necesariamente todo de una. Hay un equipo interinstitucional que está trabajando en este tema. No se fija el precio. Va a haber un sistema de bandas para que, cuando se incremente mucho el precio, no afecte tanto al usuario; pero, si va hacia abajo, el rango será mayor, pero no va a bajar tanto. Estamos hablando de una estabilización del precio.

¿Con quiénes van a seguir hablando y cuándo lo harán con los indígenas que han mencionado realizar movilizaciones por no estar de acuerdo?

Vamos a hablar con todas las personas de la sociedad que posiblemente se vean. Y con todos los sectores se dirá claramente lo que se ha dicho en esta entrevista. La data no da dudas. No es una decisión fácil, porque sí se van a afectar personas, pero les estamos dando una compensación a los afectados.

¿De cuánto será esa compensación?

No me gustaría adelantar valores, porque en esas conversaciones se lo definirá. Esos temas tienen que conversarse.

Publicidad

¿Esto es una obligación impuesta por el FMI, como dicen algunos sectores?

El tema seguramente lo puede responder mucho mejor el ministro de Economía. Pero esto no es una imposición del FMI. Es parte de un programa que nosotros hemos propuesto, un ahorro con el tema del subsidio, siempre y cuando compensemos a las personas afectadas. Es más bien un tema de nuestro Gobierno. No estamos tocando lo que es mucho más sensible, que es el diésel y el gas.

Hablemos de la crisis energética: ¿cuáles son las soluciones por venir, que nos permitan ya no tener que estar monitoreando día a día si hay o no apagones?

El problema de la crisis energética viene de años de inacción, falta de inversión, de mantenimiento. Es un sector dejado al olvido y afectado por negociados por parte de funcionarios y proveedores del sector. Solucionar un tema de este tipo es complejo, por la falta de inversión. Esto ha generado que tengamos un déficit que es difícil establecerlo, porque hay factores de demanda y oferta que son variables con el tiempo. Estamos claros que tenemos que invertir en generación nueva, y esta la estamos contratando con procesos para llegar a 350 MW adicionales. Hay contratos vigentes de nueva generación y proyectos ya dinosaurios (que llevan bastante tiempo sin operar) que los estamos tratando de acelerar. Lograrlo en el cortísimo plazo es complicado. Queremos acelerar estos procesos, darles el sentido de urgencia, para cerrarlo lo más rápido posible.

Publicidad

De aquí a septiembre, ¿cree que va a haber apagones o ya pasamos la parte crítica?

Por el momento no habrá más cortes no programados, que tienen que ver con la generación de electricidad, como los que sucedieron en abril. Los cortes por mantenimiento que son puntuales, podrían continuar, dependiendo de cada caso. Lo que pase hasta septiembre no es un tema de creencias, depende de las proyecciones de caudales. Hoy solo nos basamos en datos estadísticos anteriores. Hay otras metodologías que son más robustas, como modelaciones hidráulicas de las cuencas que no tenemos. Estamos haciendo los trabajos para no tener cortes.

Claro, pero desde septiembre, cuando llegue el estiaje, debemos estar más preparados para no tener nuevos apagones. ¿Puede hacer una promesa en ese sentido?

En septiembre vendría el estiaje y eso nos va a determinar en qué condiciones estaremos en esa época. Es difícil prometer algo que depende de muchos proveedores. Pero estamos contratando generación eléctrica permanente en tierra y alquilando generación móvil en agua: barcos generadores. Estamos apuntando a conseguir los 350 MW que le estoy comentando. La idea es tenerla lo antes posible. Hay cosas que dependen de los fabricantes, estamos yendo a los proveedores, no con intermediarios. Dar una promesa ahorita sería irresponsable de mi parte.

Otro factor importante de la crisis es Coca Codo Sinclair. Se sabe que en dos o cinco años podría llegar la erosión regresiva a la captación. ¿Cómo haremos para que esta obra, que ha costado tanto —hasta con sobreprecio—, no se destruya?

El fenómeno natural de la erosión regresiva ahorita está parado a 7 kilómetros de la captación. Este sector no es tan erosionable como los primeros kilómetros que ya fueron erosionados. Es importante que la ciudadanía sepa que hacer un modelo predictivo del tiempo matemático que demore hasta llegar conlleva un grado de incertidumbre bastante alto. ¿Pero qué tenemos que hacer nosotros? Existe un diseño propuesto por los mismos ingenieros que dice que esto va a frenar el problema. Por algunos motivos querían declarar desierto el proceso de contratación de las obras. Sabemos que es un fenómeno complejo pero evolutivo. Por ello, estoy inclinado a rescatar ese proceso. Esto lo vamos a definir en las próximas dos semanas o diez días. Queremos que se ejecuten las obras y quedar de una vez tranquilos.

¿Con esa obra ya no correría riesgo la captación?

Esa obra tiene como objetivo frenar el avance de la erosión regresiva. Pero como el río va a tender a buscar su equilibrio natural, habrá que hacer otras obras adicionales. Lo importante es frenar la erosión regresiva.

Publicidad

¿Cómo va la producción petrolera? ¿Sí se puede mejorar, aunque sabemos que viene lo del ITT y se empezaría a bajar más bien?

Ese es un tema que definitivamente lo tenemos que trabajar con el nuevo gerente de Petroecuador. Él tiene esa meta de incrementar, independiente del ITT. No me gustaría adelantar criterios de hasta cuánto podría subir. Se le ha pedido un plan que lo tendremos hasta finales de la próxima semana.

Hay juristas que dicen que el cierre del ITT es imposible de cumplir en un año; pero entonces, si hay esta imposibilidad, no hay incumplimiento de sentencia. ¿Ve posible tomar esa vía o se cumplirá con cerrar la llave del ITT?

Vamos a respetar el mandato del pueblo de la consulta popular. Pero este tema hay que hacerlo de manera técnica, y no es de la noche a la mañana. Vamos a escuchar primero el tema técnico, el tema judicial, las implicaciones del pronunciamiento, e ir guardando el espíritu de lo que el pueblo decidió. (I)