El presidente de la República, Guillermo Lasso, anunció este día que Ecuador ha alcanzado acuerdos de reperfilamiento de deuda con el Banco de Desarrollo de China (China Development Bank) por la suma de $ 1.395 millones y con el Banco de Exportación e Importación de China (China Eximbank ) por $ 1.832 millones.

De acuerdo con el anuncio, la República del Ecuador logró:

1. Suavizar su perfil de reembolso, mediante una extensión de 3 años del vencimiento de todos los instrumentos pendientes.

Publicidad

2. Reducir los tipos de interés aplicables.

3. Suspender todas las amortizaciones de las líneas comerciales de China Eximbank durante un periodo de 6 meses (“periodo de gracia”).

4. Suavizar el perfil de las exportaciones de petróleo a CNPC (Petrochina) en virtud de los contratos respaldados por petróleo.

La Secretaría de Comunicación del Gobierno (Segcom) dijo que, en general, estos acuerdos suponen un alivio de $ 1.400 millones en el servicio de la deuda para la República hasta el 2025, ya que las amortizaciones al China Development Bank se reducirán en más de $ 745 millones durante los próximos tres años (2022-2024) y las amortizaciones al Eximbank se reducirán en unos $ 680 millones durante los próximos cuatro años (2022-2025).

Publicidad

Los vencimientos fruto de estos acuerdos se extienden hasta el 2027 en el caso del ChinaDevelopment Bank y 2032 en el caso del Eximbank, permitiendo que el alivio en flujo de caja apoye obras prioritarias del gobierno.

El ministro de Economía y Finanzas, Pablo Arosemena, indicó que “la idea es que se libera parte del petróleo y se permite venderlo a precio de mercado, lo cual es un beneficio adicional para la República del Ecuador. Y con esos recursos, el presidente puede fortalecer aún más la inversión social”.

Previamente, en horas de la mañana, el The Wall Street Journal de Nueva York dijo que se había alcanzado una reestructuración de los $ 4.400 millones de la deuda pendiente de Ecuador con China y que le ahorrará al país $ 1.000 millones entre el 2022 hasta el 2025.

“Este es un gran avance para Ecuador”, le dijo el presidente Lasso a ese medio, este lunes 19, agregando que el trato se había completado una semana antes.

Publicidad

El presidente se encuentra en Nueva York para participar en reuniones durante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Ecuador había estado buscando un acuerdo con China desde febrero, cuando Lasso viajó a Beijing y se reunió con el presidente Xi Jinping.

El mandatario también dijo que Ecuador avanza en las negociaciones comerciales con China, y pretende llegar a un acuerdo de la cumbre empresarial China-LAC en diciembre. “Allí esperamos hacer un anuncio de un tratado de libre comercio”, dijo Lasso.

De acuerdo con Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal, el país necesitaba realizar la renegociación de deuda, pues en estos meses y en el 2023 el Gobierno debía hacer importantes amortizaciones de deuda con China. Estos pagos, en las condiciones actuales podrían haber sido inviables, por lo que era importante llegar a acuerdos.

Para Acosta Burneo, la declaración del presidente Lasso, no estaría relacionada con una baja del capital, sino más bien con el alargamiento de plazos para pagar los montos adeudados.

Publicidad

De acuerdo con las cifras del boletín de deuda del Ministerio de Economía y Finanzas, Ecuador tiene vencimientos con dos bancos chinos: Banco de China y Eximbank de China, por $ 720 millones aproximadamente.

Acosta explicó que las operaciones de financiamiento con China tienen dos partes: una financiera y la otra de crudo.

Sobre el tema de crudo, Petroecuador anunció hace pocos días que la renegociación de contratos había significado redistribuir la entrega de los cargamentos ya comprometidos en mayor tiempo (hasta el 2027). Sin embargo también se celebraba un nuevo contrato por 20 meses y con precio de mercado y, finalmente se liberó petróleo para el spot.

Para Acosta, esto beneficia al país pues tiene posibilidad de colocar más petróleo a precio de mercado y así revalorizarlo.

La posibilidad de una renegociación con China, según Acosta, también abre la puerta a una posibilidad de un nuevo contrato de deuda con es país.

Efectivamente, el Gobierno dijo que estos acuerdos ilustran la solidez de la asociación entre el China Development Bank, el ChinaEximbank y la República del Ecuador y sientan las bases de la futura cooperación con las instituciones crediticias chinas.

Hay que tomar en cuenta, dijo, que en este año se acaba el acuerdo con el FMI, y que ante la imposibilidad de salir a los mercados por el alto riesgo país, el Gobierno, estaría apuntando a esta posibilidad.

Explicó que las opciones de financiamiento son escasas, y aunque el fisco ha dicho que la casa está en orden, continúa gastando más de lo que le ingresa.

Aseguró que el FMI probablemente sabía que para finales del 2022 continuaría el déficit, pero consideraba que el Ecuador podría salir a mercados.

No contaba con el levantamiento de octubre que empujó el riesgo país. Actualmente ese indicador se encuentra en 1446 puntos, unos 600 puntos más que cuando el presidente Lasso asumió su cargo.

Entre tanto, el ex ministro de Energía, Fernando Santos Alvite, aseguró que aún se debe esclarecer qué problemas se presentaron durante la renegociación de los contratos petroleros. Indicó que no está claro lo que sucedió ya que el mismo día que se iban a firmar los contratos nuevos se le desvinculó al gerente de Comercio Exterior, Pablo Noboa. “Debería haber una explicación”, dijo.

De acuerdo al WSJ, Ecuador tomó alrededor de $18 mil millones en préstamos de China, principalmente durante la administración del expresidente Rafael Correa, “un izquierdista que a menudo criticaba la política exterior de Estados Unidos y buscó fortalecer los lazos con Beijing durante su gobierno de 2007 a 2017″.

Desde la salida de Correa, relata el WSJ, el financiamiento chino ha estado bajo un mayor escrutinio en Ecuador. Es que los contratos con China han estado en el ojo del huracán al conocerse que estos tenían fórmulas que generaban un perjuicio al Estado de $ 3,6 por cada barril. Así los contratos de largo plazo con China y vinculados a la deuda, han sido calificados por el presidente Lasso como perjudiciales para Ecuador.

Los préstamos respaldados por petróleo ataron casi todas las ventas de crudo del país durante algunos años, costando el país casi $ 5 mil millones en ingresos perdidos, según la Comisión de Fiscalización de la Asamblea.

El presidente Lasso dijo que Ecuador estaba buscando inversión extranjera en Ecuador, en sectores como energía, infraestructura y petróleo, para impulsar el crecimiento y ayudar al país a superar los desafíos en el mundo economía, como el aumento de los precios de los alimentos y la energía. “Creemos que si nos enfocamos en un proceso que genera un ‘shock de inversión’ en el país, puede superar los tiempos difíciles actuales”, expresó.