La dolarización de la economía “es el peor de los caminos” y puede resultar “peor que la enfermedad”, sostuvo este jueves el presidente de Bolivia, Luis Arce, a propósito de la propuesta del libertario Javier Milei, que aspira a la Presidencia de Argentina.

“La solución al problema argentino no va por la dolarización, como lo ha planteado algún político que está yendo de candidato en Argentina. Más bien eso es contraproducente para una economía como la argentina”, dijo Arce en un encuentro con medios.

Para el mandatario boliviano, “la dolarización es el peor de los caminos” y “hay ejemplos en la región”, como Ecuador y Panamá.

Publicidad

También señaló que en la misma Argentina “ya hubo intentos” de dolarización en la Presidencia de Carlos Menem, mediante la “caja de conversión automática” que estableció un sistema cambiario de un dólar por un peso argentino.

Según Arce, ahí fue “donde entra en catástrofe la economía argentina” y “se destruyó” porque mucha gente prefería irse de compras a Estados Unidos y el país suramericano dejó de producir y comenzó a importar “todo”.

Argentina “dejó de generar recursos financieros, no tenía la capacidad de poder crear dinero que tienen los bancos centrales cuando una economía no es dolarizada”, mencionó.

Publicidad

Según Arce, parte del “éxito” del modelo boliviano que impulsó como ministro y ahora como presidente se debió a la “bolivianización” de la economía que privilegia la moneda local por encima de la divisa extranjera. El mandatario, que fue ministro de Economía en 12 de los casi 14 años de Gobierno de Evo Morales (2006-2019), aseguró que Bolivia “era un país dolarizado” antes de que el gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS) llegara al poder.

Propuesta del libertario

Milei, el candidato más votado en las primarias, propuso dolarizar la economía argentina y cerrar el Banco Central, rescatando antes sus pasivos mediante bonos de deuda. La elección presidencial se realizará el 22 de octubre.

Publicidad

Según Infobae, el modelo de dolarización que más seduce a Javier Milei se parece mucho al adoptado por Ecuador en el año 2000. Básicamente, según el asesor Emilio Ocampo, coautor del libro “Dolarización, una solución para la Argentina”, junto a Nicolás Cachanosky, “el cálculo es que en 16 meses todos los pesos se canjearán por dólares. Será un proceso paulatino, como sucedió en Ecuador que llevó un total de 9 meses”.

En América Latina hay dos experiencias de dolarización en las últimas décadas: Ecuador y El Salvador. En este último caso, el colón (la moneda local) siguió circulando pero en la práctica solo tiene uso transaccional.

Panamá tiene más experiencia en el dólar, al adoptarlo como moneda oficial junto al balboa, su moneda nacional, en 1904, poco después de constituirse como Estado independiente y bajo la influencia directa de Estados Unidos que, en aquel entonces, asumió el control del Canal de Panamá.

Aunque en la actualidad aún existe el balboa (equivalente a un dólar), no se imprime en formato de billetes y su utilización es muy restringida. (I)

Publicidad