Los precios del petróleo volvieron a subir el viernes 27 de mayo por compras de cobertura antes de un fin de semana largo en Estados Unidos, en un mercado que mira atentamente la posibilidad de un acuerdo europeo para suspender las importaciones de hidrocarburos rusos en las próximas horas.

El precio del barril de Brent del mar del Norte para entrega en julio ganó 1,72 % y se ubicó en $ 119,43. Este es el nivel más alto desde inicios de marzo. De su lado, el barril de West Texas Intermediate (WTI) para igual entrega ganó 0,85 % a $ 115,07, un máximo en trece años, reporta la agencia AFP.

El precio del crudo WTI igualó y sobrepasó al del Brent, en un raro fenómeno derivado de las sanciones a Rusia por la guerra

Ese precio muestra que continúa la escalada de los últimos días por el inicio de la temporada de viajes en Estados Unidos y la posibilidad de un veto europeo al crudo ruso. Y es que en el conjunto de la semana, el WTI registró una clara subida tras haber terminado el martes por debajo de los $ 110, recoge una publicación de la agencia de noticias EFE. El WTI es el crudo marcador para Ecuador.

“Los operadores están nerviosos con la idea de que pueda haber un acuerdo de la Unión Europea (UE) sobre el petróleo ruso”, explicó Michael Lynch, presidente de Strategic Energy & Economic Research (SEER). “No quieren estar al descubierto”, es decir con una posición a la baja, ya que un acuerdo impulsaría los precios del oro negro.

Publicidad

Un galón de diésel se paga a medias entre el consumidor y el Estado en Ecuador; el subsidio sigue al alza

El miércoles pasado, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se dijo “confiado” en alcanzar un acuerdo para un embargo de la UE contra el crudo ruso para el lunes, a pesar de las reticencias de hungría.

El mercado espera un incremento del consumo de carburante en Estados Unidos, con el inicio de la temporada estival que marca el fin de semana del Memorial Day, con un feriado el lunes.

“Será interesante ver si los precios de la gasolina”, actualmente en niveles récord, “tienen un impacto negativo en los desplazamientos de los estadounidenses en los próximos meses”, explicó en una nota Daniel Briesemann, de Commerzbank. (I)