Incrementar el empleo pleno del 30,41 % actual al 50 %, incremento de las exportaciones mineras de $ 921,9 millones a $ 4.040 millones. Duplicar a un millón de barriles la producción petrolera, incrementar la inversión extranjera directa de $ 1.189,8 millones a $ 2.410,1 millones… Todas estas son metas planteadas por el Gobierno, con respecto al eje económico al 2025, dentro del Plan de Creación de Oportunidades que se presentó el martes pasado ante la Asamblea y que será explicado hoy por el presidente de la República, Guillermo Lasso, en una intervención en medios.

El plan también establece que se reducirá del 60,7 % al 57 % la deuda púbica y otras obligaciones de pago. También se plantea alcanzar un superávit global del sector público no financiero del 0,35 % en el 2025 y un crecimiento anual del 5 % del PIB en ese mismo año.

Para Alberto Acosta, editor de Análisis Semanal, las metas son positivas, y también lo es el marco en el cual se planean dichas metas. Es que se trata de un plan en el que se reconoce la importancia del mercado y de dejar funcionar a los mercados con libertad. Esta es la diferencia esencial con el correato que planteaba que el mercado era un cuento y que lo que importaba era lo que el Gobierno quería. En el nuevo plan, el gobierno de Guillermo Lasso plantea no control de precios, no privilegios a empresas, sino que haya competencia, respeto a la propiedad privada, promoción de emprendimientos y responsabilidad fiscal. En el plan también se lee la importancia del comercio exterior, de atraer inversiones, y fomentar el turismo, explica.

Efectivamente, el Gobierno indica que durante quince años los ecuatorianos vivimos bajo una sola visión, impuesta desde el Estado, de cómo debería ser la sociedad. Explica que las ideologías basadas en la imposición fracasan, precisamente, porque sus principios están basados en la coerción. Siempre habrá alguien que no esté de acuerdo, quien piense distinto, alguien cuya historia de vida le haya mostrado que ese no es el camino o que simplemente tenga otra idea.

Publicidad

Para Acosta Burneo, hay metas que pueden parecer ambiciosas, pero es necesario apuntar alto. Sin embargo, también son metas perfectamente realizables. En cuanto al tema minero, considera que es posible, pues estamos a punto de empezar un boom minero con la entrada en producción de más minas. También destacó que en la planificación se recogen temas de preocupación de todos, como los temas sociales, de educación, salud y se incorpora un componente ambiental más fuerte.

En cuanto al empleo pleno, la meta del 50 % quería decir, según los datos del INEC que se incrementaría de 2,7 millones de plazas de empleo pleno a 4,5 millones, es decir habría 2 millones de empleos plenos hasta 2025. Adicionalmente se habla de reducir la tasa de desempleo juvenil (entre 18 y 29 años) de 10,08 % a 8,17 %.

Otro de los componentes del empleo tiene que ver con incrementar el porcentaje de personas empleadas mensualmente en actividades artísticas y culturales del 5,19 % al 6,00 %. También está previsto aumentar el número de personas con discapacidad o sustitutos insertados en el sistema laboral de 70.273 a 74.547.

Entre las metas, se puede leer la intención del Gobierno de darle mayor importancia al turismo. Así plantea aumentar el ingreso de divisas por concepto de turismo receptor de $ 704,67 millones a $ 2.434,60 millones.

También está previsto incrementar las llegadas de extranjeros no residentes al país de 468.894 en 2020 a 2′000.000 en 2025. Aumentar el empleo en las principales actividades turísticas de 460.498 a 495.820. Y en un tercer punto, planeta incrementar del 1,49 % al 1,80 % la contribución de las actividades culturales en el Producto Interno Bruto (PIB).

Sobre el tema, Holbach Muñeton, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo y vicepresidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), dijo que la meta del 2025 para turismo equivale a regresar a los niveles de 2019. Por ello, dijo que ojalá sea posible agilitar los procesos, pues es necesaria una recuperación urgente. Considera positivas las metas de incrementar las exportaciones. Sin embargo, dice que aún es necesario saber cómo se lo va a hacer. No obstante, dijo que todos los sectores deben arrimar el hombro para conseguir mejores resultados.

Publicidad

De otro lado, Acosta Burneo dijo que el plan tiene ciertos temas que preocupan y es que el nivel de las metas aparentemente llegan a ser tan específicos, que irían más allá de la gestión pública. Por ejemplo se quiere establecer qué porcentaje de productos locales deben consumir los ecuatorianos o qué porcentaje de valor agregado pesquero se debe reducir para que aumente el acuícola.


Metas para el sector agrícola

136,85

toneladas por hectárea debe ser el rendimiento productivo en el sector agrícola en 2025. Hoy es de 117,78 toneladas por ha.

38,88

Por ciento es la tasa de cobertura de riego tecnificado que se espera obtener al 2025. Actualmente está en 15,86

86,85

Por ciento deberá ser la participación del consumo de productos locales en el consumidor ecuatoriano. Actualmente es de 85,97%

La visión está atada a libre mercado y democracia liberal

De acuerdo con el plan, la visión del Gobierno para el Ecuador es que sea un país próspero, con una democracia liberal plena, regida por el Estado de derecho y donde funcionan eficientemente las instituciones. Se respeta la individualidad personal y se logra promover una economía de libre mercado y abierta al mundo, fiscalmente responsable y generadora de empleo”. Queremos empoderar a los ciudadanos para que elijan con libertad los medios que les permitan alcanzar su felicidad, sin olvidar ser solidarios con los más vulnerables, a través de un Estado pequeño, pero sólido y eficiente”, dice el documento.

Por cuatro vías hizo aportes la ciudadanía

A través de cuatro vías, la ciudadanía participó en la elaboración del Plan de Creación de Oportunidades o Plan Nacional de Desarrollo (PND). El documento que integra una visión conjunta del Gobierno organizada en cinco ejes: económico, social, seguridad integral, transición ecológica e institucional fue presentado el martes ante la Asamblea por parte del secretario de Planificación, Jairon Merchán.

El documento contó con aportes desde mesas virtuales de participación, la plataforma virtual Encontrémonos, reuniones de trabajo y talleres. Así se realizaron 58 mesas virtuales de participación en todo el territorio ecuatoriano, con la participación de más de 1.500 actores. En la plataforma virtual Encontrémonos se lograron receptar 305 aportes ciudadanos desde dentro y fuera del país. También se realizaron 89 reuniones de trabajo.

Nueva estrategia territorial nacional para garantizar servicios

El plan propone una jerarquización territorial en metrópolis articuladores nacionales, regionales, locales y poblados menores, en función del número de habitantes. Uno de los objetivos es apuntalar la garantía de derechos, la libertad de empresa y la protección de la población, mediante una dotación eficiente de servicios públicos. Se establecen tres directrices en este proceso: soporte territorial para la garantía de derechos (mejoramiento de la calidad de vida de la población, cierre de brechas territoriales, prestación eficiente de cada servicio). También se establece la gestión del territorio para la transición ecológica: se articula el sector público y privado, el sector financiero local e internacional y la participación ciudadana en una economía circular. También se habla del aprovechamiento de las potencialidades.

Reducir la pobreza extrema, mejorar cobertura de salud y tecnológica, en eje social

En el eje social, el Gobierno propone la erradicación de la pobreza, promover la inclusión social e igualdad en la diversidad, entregar una salud gratuita y de calidad, así como brindar una educación diversa y de calidad. El Plan de Creación de Oportunidades 2021-2025 en concordancia con la premisa de “no dejar a nadie atrás” de la Agenda 2030, busca promover la universalidad, igualdad, progresividad, calidad y eficiencia del sistema nacional de inclusión y equidad social en los ámbitos de la educación, salud, seguridad social, deporte, hábitat y vivienda, acceso a servicios básicos y conectividad, disfrute del tiempo libre, ciencia y tecnología, entre otros, dice el documento. Entre las metas planteadas están reducir la tasa de pobreza extrema por ingresos del 15,44 % al 10,76 %. Incrementar el porcentaje de personas cubiertas por alguno de los regímenes de seguridad social pública contributiva del 37,56 % al 41,73 %. Incrementar la cobertura poblacional con tecnología 4G o superior del 60,74 % al 92,00 %. También se plantea incrementar la penetración de internet móvil y fijo del 68,08 % al 78,00 %.