Mónica Heller, quiteña, esposa y madre de dos hijos, dice que llega a presidir la Cámara de Comercio de Quito (CCQ) por convicción, porque hay una necesidad de que el sector productivo sea parte de la conversación país, y asegura que la Cámara, en los últimos años, ha estado ausente de esa conversación. Ella ocupa el cargo desde el 25 de abril del 2023.

A nombre del sector empresarial presentó al presidente de la República, Guillermo Lasso, la propuesta de reforma tributaria que espera se recoja en el proyecto económico urgente que se anuncia desde el Ejecutivo. La propuesta se enmarca en aplicar un esquema de deducciones al impuesto a la renta, eliminar los límites por concepto de gasto personal, ajustar la tabla del pago de impuesto a la renta de personas naturales, incentivos a contratos de inversión, incentivos a la reinversión e incentivos a la generación de empleo nuevo, entre otras.

¿Se necesita conversar en el país?

Publicidad

Sí, necesitamos conversar en todos los niveles.

¿Cómo encontró la Cámara y a los gremios frente a las políticas económicas del Gobierno?

Los gremios han estado muy pasivos, creo que la participación gremial debe ser permanente y comprometida con los temas de país, y este es un momento importante y definitivo.

Publicidad

¿Por qué cree que es un momento definitivo?

Porque estamos viviendo escenarios como la posibilidad de un juicio político al presidente de la República, el momento de mayor violencia en el Ecuador y estamos ante una recomposición de la reforma tributaria que ojalá no sirva para recomponer un daño y causar otro. Entonces, son temas profundamente importantes para el país y, sobre todo, de gran repercusión para el sector productivo, por ello, los gremios deben ser partícipes de esa conversación.

Publicidad

¿El gremio que usted preside qué plantea al Gobierno en reforma tributaria?

Recomponer el error cometido en la última reforma tributaria.

¿A qué error se refiere?

El haber eliminado la posibilidad de aplicar deducciones afecta directamente a 250.000 personas de la clase media ecuatoriana, que es el motor del consumo y dinamiza la economía; y al haber quitado la posibilidad de deducir ciertos gastos se produjeron dos impactos: una afectación al bolsillo de esas personas que hoy tienen que destinar dineros que antes estaban orientados al consumo de bienes y servicios o al pago de compromisos como hipotecas, y hoy tienen que redistribuir esos dineros al pago de impuestos.

Publicidad

El segundo impacto que genera es que al no haber deducciones se fomenta la ilegalidad, la gente deja de pedir facturas; entonces, en vez de promover economía y activación en lo comercial producimos desactivación y desincentivo.

¿Cuáles son los estudios sobre la afectación de la reforma tributaria?

El primer insumo relevante que debe ver el Ecuador es el del empleo pleno, y en el Ecuador no ha pasado del 35 % del empleo pleno, y eso se debe a que no hay inversión en el sector productivo y por lo tanto no hay generación de empleo.

Frente a este escenario, ¿usted cree que la reforma tributaria anunciada por el Gobierno podría dar la vuelta al panorama económico del país?

Es una gran oportunidad, aplaudo el reconocimiento de que hay un error, es un gran avance y hay que aplaudir la postura del Gobierno nacional de entender que cometió un error profundo y que hay que recomponer. Lo importante es recomponer bien y no causar otras afectaciones; es decir, no podemos recomponer el daño que se hizo a los individuos para causar ahora un daño a las empresas.

Entonces, ¿cuál es la lógica?

La lógica tiene que ser recomponer el daño, permitir que se vuelva al plan anterior de aplicabilidad de deducciones y generar nuevas medidas que incentiven la inversión, la productividad y la generación de empleo.

El Gobierno plantea subir el nivel de deducciones de gastos personales a $ 15.200 anuales, ¿usted cree que contribuye eso?

Sí, eso es importante y a eso hay que agregarle tal vez la posibilidad de que no sean tan estrictos los rubros dentro de ese límite.

¿Cómo?

Hay que flexibilizar el gasto porque cada familia tiene un esquema de gasto diferente; por ejemplo, hay familias donde el insumo de educación pesa más y hay familias donde el insumo de salud es el que tiene más peso; entonces, debe haber flexibilidad entre ese rango de los $ 15.200 para que la familia aplique las deducciones que correspondan a su realidad y a su economía. Pero también son importantes otros temas, por ejemplo, el impuesto que paga el Ecuador en general es muy alto frente a la totalidad de los impuestos de la zona.

¿Qué proponen en ese ámbito?

Estamos planteando que haya un impuesto a la renta de las personas naturales máximo del 35 % y sería un gran incentivo para generar producción, inversión y empleo; de esa forma se otorga a las familias ecuatorianas mayor liquidez para destinarlo al consumo, generando efectos positivos en la economía y una externalidad positiva para el recaudo del IVA.

¿Usted cree que el Gobierno garantice la optimización de los recursos que se pagan vía impuestos?

Reconozco que se ha hecho un orden importante en las finanzas del Estado y eso contribuye a mejorar las condiciones generales del país, pero no ha habido corresponsabilidad por parte del Estado, no ha habido un ahorro sustancial y proporcional a lo que se pide a la ciudadanía y a las empresas a quienes se han pedido grandes contribuciones impositivas, y no ha habido corresponsabilidad en el ahorro del gasto corriente en el Estado; por lo tanto, hay que recortar el gasto y cerrar la llave.

¿Esta reforma que está en elaboración, y sobre la cual ustedes realizarán aportes, debe entrar en vigencia inmediata o esperar el próximo año?

El Estado tiene herramientas y va a depender de la prioridad que le dé; desafortunadamente este año ya se ha hecho el pago que correspondía al año anterior; y está claro que una parte de esta reforma que estamos proponiendo tendría aplicabilidad a partir del próximo año.

¿Qué otras propuestas están planteando al Gobierno?

Estamos haciendo una serie de propuestas tanto en materia de deductibilidad como en materia de IVA y además estamos haciendo propuestas en el sentido de generar incentivos a las empresas para que puedan generar más empleo pleno, y que fueron eliminadas en los últimos años. Estamos planteando exoneraciones del impuesto a la renta a las nuevas inversiones realizadas por micros y pequeñas empresas; incentivos a contratos de inversión; incentivos a la reinversión; incentivos a la generación de empleo nuevo, así como eliminar la retención a la distribución de utilidades a accionistas y mejorar en algunos aspectos el cobro del IVA como el tema de libros.

En reforma laboral, ¿cuál es la propuesta de la Cámara de Comercio?

Ecuador necesita modernizar y flexibilizar su Código de Trabajo que permita formas de contrato modernas que respondan a la realidad económica del Ecuador y del mundo, como las plataformas electrónicas, el trabajo remoto. Necesitamos tipos de contrato flexibles, y eso no es precarizar el trabajo.

QUITO (08-05-2023).- Presidenta de la Cámara de Comercio de Quito, Mónica Heller. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: El Universo

En todas estas propuestas es importante contar con la estabilidad política, ¿qué piensa usted, que los actores políticos busquen la destitución del presidente de la República?

El Ecuador es un país democrático y hay que respetar la democracia; el presidente Guillermo Lasso fue electo democráticamente y que hay que respetar; que hay espacio para mejorar, por supuesto, y sin duda se debe conversar sobre los correctivos, pero un juicio político en mis ojos no cabe. Desafortunadamente es una herramienta que está en el marco legal del país y nosotros del sector privado respetaremos lo que suceda, pero no es bueno ni para la estabilidad, la productividad ni para el riesgo país, ni para la vocación de inversión ni para la seguridad que es uno de los grandes problemas que preocupan al Ecuador.

¿Cuál es su mensaje a la clase política?

Es una pena que estén concentrados en una pelea de quién se queda con el poder, porque su obligación y vocación debe ser la de defender a los ecuatorianos y atender sus problemas en un momento crítico de país, como el de la inseguridad y desempleo.

Para enfrentar la inseguridad usted suscribió acuerdos con la Policía para brindar apoyo a sus gremios, ¿cómo se aplicará?

Ya estamos en funcionamiento con el programa y el primer mensaje que ha enviado la Policía en el trabajo intenso, sobre todo en las llamadas vacunas (extorsiones), que es lo que aqueja al comercio de la ciudad, hay que denunciar y no hay que pagar.

¿Eso implica una campaña?

Estamos haciendo una campaña, se habilitó una línea telefónica gratuita 1800extorsión para que la gente denuncie cuando esté siendo extorsionada, donde la Policía Nacional reaccionará inmediatamente ante esa denuncia y la Cámara de Comercio acompañará con todo el proceso legal que signifique esa denuncia.

¿Este servicio se extiende únicamente a los socios?

Sí, es un servicio que brindamos al agremiado y más bien la invitación es que los comerciantes se hagan socios de la Cámara de Comercio de Quito para que no estén solos, nosotros entendemos la situación del comercio en la ciudad y estamos dispuestos a brindar todos los servicios y acompañamientos requeridos a nuestros agremiados. (I)