El ministro de Energía, Recursos Naturales no Renovables y Electricidad, Juan Carlos Bermeo, hizo un llamado a la empresa privada para que participe con capitales, tecnología e inversión en el sector hidrocarburífero. “Hoy es el momento de la participación privada”, aseguró en un conversatorio organizado por la SPE International Society of Petroleum Engineers, en el Swissotel, que contó con la participación de varios empresarios de la industria y exministros, como Carlos Pérez García, René Ortiz y Fernando Santos Alvite.

Uno de los anuncios que hizo Bermeo en esta ocasión fue que está prácticamente listo un proyecto para dividir nuevamente la actual Agencia de Regulación y Control de Energía en tres agencias, que tengan los temas hidrocaburífero, minero y eléctrico por separado.

El ministro Bermeo aseguró que de momento las oficinas del Ministerio están abiertas para recibir el contingente del sector privado, incluso para bosquejar el tema jurídico para migración y renegociación de los contratos petroleros, que deberán cambiar de la modalidad de servicios a participación. “Me he reunido con empresas para pedirles que colaboren con ideas, empresas que ayuden a bosquejar un modelo de contrato en el que haya un equilibrio, que sea atractivo para ambas partes”.

Aclaró que en ningún caso hay intención del Gobierno de privatizar ningún activo del Estado y aclaró que el cambio de contratos será libre y voluntario, no una imposición. Un primer ensayo se podría mirar en la próxima ronda Intracampos, en 90 días, a la cual invitó a las empresas a participar de manera masiva.

En cuanto a la existente Refinería de Esmeraldas, explicó que se está pensando en un modelo de delegación, no de venta, que funcionaría a través de una tarifa y que la empresa encargada utilizará su experiencia y tecnología para generar mejores resultados. También dijo que a futuro se puede promover, como en 2019, la iniciativa privada para construcción de otra refinería de hasta 500.000 barriles pero de alta conversión, que pueda producir con calidad euro 5. Ese proyecto prevé que se construya una nueva refinería en Esmeraldas o Santa Elena, o en un lugar que un inversionista privado seleccione para una construcción a su propio costo y riesgo.

Sobre el tema de refinación, Bermeo aseguró que hay cuestiones que analizar y que en 60 días se dará un informe. Por un lado hay voces que indican que deberían modernizarse las refinerías existentes: Esmeraldas, Shushufindi y La Libertad; y hay otras que más bien plantean el cierre de todas ellas, considerando que se pueden importar libremente combustibles.

De otro lado, está pendiente la auditoría sobre la fusión de Petroamazonas y Petroecuador, que será practicada por una empresa experta y que arrojará datos sobre cuáles han sido los resultados hasta el momento y cómo transitar hacia su bursatilización, que servirá para que se convierta en una empresa ágil, moderna, con gobernanza corporativa y pueda contar con capitales privados.

El ministro aseguró que hay un compromiso del Ministerio de Ambiente de despachar lo más pronto posible los permisos ambientales que han estado represados.