Un equipo de chefs locales trabajó en los últimos meses en Nestlé para tratar de captar los sabores, aromas y texturas de las sopas caseras ecuatorianas.

La idea detrás de eso era desarrollar una nueva plataforma de bases de sopas criollas para introducirlas en el mercado ecuatoriano. El proyecto pasó las pruebas y obtuvo el aval para arrancar inicialmente la producción en Guayaquil de dos sopas que están listas para salir a la venta: locro y fideos con queso.

Esta nueva línea de producción saldrá bajo la marca Maggi, que este año cumple 50 años en Ecuador. Se trata de un desarrollo que se suma a otros como las dos nuevas mayonesas de aceite de oliva y canola.

El sector privado no descuida la formación de sus proveedores, pese al impacto de la pandemia

Susana de Freitas, vicepresidenta de productos culinarios de Nestlé Ecuador, sostiene que Ecuador es un país con un buen consumo de sopas y esta nueva línea será como un “homenaje a los sabores locales”.

Publicidad

Nestlé amplía su línea de mayonesas Maggi con otros productos de aceite de oliva y canola. Además está inmerso en un cambio de empaques e imagen. Cortesía

La ejecutiva indica que algunos de los productos que han introducido en los últimos meses pertenecen a desarrollos de la operación de Ecuador que no se venden en otros países. En ese grupo están, por ejemplo, el sazonador La Sazón que entró hace poco al mercado y una línea de bases de sopas líquidas. La nueva amplía el portafolio de sopas en sobre.

Cuando Maggi ingresó al mercado ecuatoriano en 1971 llegó compitiendo con los cubitos para los caldos. Primero se importaba y luego se comenzó a producir en Guayaquil. Actualmente, el portafolio de la marca Maggi, que tiene en marcha una renovación de empaques, lo componen más de 75 productos en diferentes categorías. El 99% se elaboran en la planta de Guayaquil.

De Freitas afirma que la marca mantiene un “plan robusto” para introducir nuevos productos que se ajustan a lo que está demandando el consumidor local. El consumidor actual es más consciente de lo que consume y trata de buscar productos más saludables, según estudios de mercados.

En esa línea, la empresa señala que ha ido respondiendo a esas tendencias. Desde hace cinco años están trabajando más con ingredientes y especias naturales.

El pepino dulce de Carchi desembarca en los supermercados de la UE y Estados Unidos

“Estamos cercanos a lo que va pasando con las tendencias de consumo, la gente está más consciente de lo que come. Hemos incrementado el nivel de ingredientes y especies naturales”, asevera.

Con un portafolio que se expande en categorías nuevas, la planta de Nestlé que elabora la línea culinaria se ha acoplado para responder a la demanda. De Fleitas asevera que constantemente están ejecutando inversiones no solo para incrementar la capacidad, sino para mejorar el desempeño fabril.

En 2015, la fábrica de Ceibos de Guayaquil implementó buenas prácticas de manufactura y al año siguiente logró una certificación de “Empresa Ecoeficiente”. En el 2018 recibió la certificación “Punto Verde” por buen manejo en el uso de energía, agua y prácticas de reciclaje. (I)