Nota del editor: Estimado lector esta información es parte de nuestro contenido premium preparado al finalizar el 2023. En su contenido encontrará los hechos destacados de este año y por ello el acceso lo hemos dejado abierto.

Para las empresas el 2023 no fue el año que esperaban. Los cortes de electricidad que empezaron el 27 de octubre y que dejan más de $ 1.000 millones perdidos solo por las horas sin energía vuelve más complicado producir en el país, en donde la inseguridad y pagar extorsiones ya es el problema número 1 de los negocios. Así lo indica Gabriela Uquillas, directora ejecutiva del Comité Empresarial Ecuatoriano, que reúne a 149 gremios.

Publicidad

¿Cómo termina el 2023 desde la óptica del sector empresarial?

Si podemos buscarle una característica a este año podemos determinarla por la inestabilidad y vemos la inestabilidad como la falta de constancia en las circunstancias. Encontramos un año que nos llevó incluso a un hecho inédito políticamente que fue la muerte cruzada, unas elecciones anticipadas de las cuales, sin dudas, muchos al día de hoy somos conscientes de que los resultados fueron una sorpresa. Tenemos también muchos sinsabores de resultados que esperábamos de la política pública o las gestiones que hubieran sido diferentes, nos encontramos una vez más con una mesa que no está servida, con nuevos anuncios del ministro de Economía sobre dificultades financieras que esperábamos que con el tiempo nos ayude a ir superando y lo que vemos es que simplemente la bola se ha pasado de mano en mano.

Gabriela Uquillas, directora ejecutiva del Comité Empresarial Ecuatoriano, hace un repaso por los vaivenes que el sector empresarial ha sufrido en el 2023. Foto: Peter Tavra Franco

¿Hay otros aspectos que salen de lo político o económico?

Ha sido un año en el que todos hemos estado con el terror de la inseguridad, que es tal vez el mayor de nuestros problemas que va a lo más profundo del ser humano, su tranquilidad.

Publicidad

Empresas y trabajadores modifican sus rutinas, horarios y hasta vestimentas para eludir robos y extorsiones

¿A cuánto monetariamente se tradujeron estos impactos?

No sentirse seguro es imposible de cuantificar, lo que sí podemos decir es que es evidente cuánto las empresas le dedican hoy de su presupuesto a la seguridad y vemos que ya se ha vuelto una cotidianidad, no un lujo, no una exageración, no una extravagancia blindar carros, disminuir horarios de trabajo, cambiar rutas, cambiar incluso hábitos, restringirte en tu estilo de vida conlleva sin duda a un impacto en la economía, porque ya no sales porque no tienes dinero para gastar o porque tienes otras cosas que hacer, no, no sales porque tienes miedo. Hay negocios cuya naturaleza o razón de ser está en otras horas, bares, restaurantes, centros de entretenimiento, todos se han visto golpeados por esta situación.

A las empresas no solo les afecta la inseguridad de sus clientes, sino la de ellas mismas.

Si nosotros hacemos un barrido, cuando conversamos con el empresariado, el número de empresas vacunadas (extorsionadas) o con riesgo de vacunas ha sido altísimo, con amenazas, con amenazas, que ya les ha llegado la carta y que no se las presentan porque viven con pánico, es altísimo, ¿cuál es el impacto de eso? Eso no es medible en lo económico. Se han lanzado diversos números, es imposible medir, no se reporta, ¿cuánto dinero le estamos entregando a la vacunación? No sabemos. Hay sectores donde transitar tiene un costo, ¿cuántas han sido las personas secuestradas y que han cedido a las pretensiones del crimen y que no se sabe y que incluso prefieren que no se sepa?

¿Por los apagones sí tienen cifras?

Ahí sí tenemos un número cuantificado, hemos llegado a determinar que se ha perdido más de $ 1.000 millones solo por las horas que hemos perdido sin electricidad, pero ese valor puede triplicarse cuando hablamos que el estiaje o la falta del servicio básico podría extenderse hasta febrero o marzo del 2024.

Apagones en un vaivén y a expensas de las lluvias

Los apagones justo ocurren en la época del año cuando más se vende.

Esto es inaceptable en la época en la que vivimos y bajo las condiciones que merece el Ecuador, pero si tengo que escoger una época del año para que este lamentable e injustificable hecho suceda jamás podría ser el último trimestre del año, el último trimestre es el trimestre del empate del partido, donde cuando las cosas han estado un poco mal aquí hay más reuniones, hay más adquisiciones, hay un décimo que me ayuda a mover más dinero en la economía.

El sector también sufrió el retiro del subsidio de la tarifa nocturna para los industriales, ¿cómo les impactará?

Hay una mala concepción de que este era un subsidio, aquí lo que había era una tarifa diferenciada en el consumo de energía y eso tenía una razón de ser: producir en la noche no cuesta lo mismo que producir en el día porque hay que pagar horas extras por las condiciones de inseguridad, pero también hay que tomar en cuenta que las condiciones de la provisión de energía en las noches es mayor, es decir, tenemos un superávit, tenemos energía que se desperdicia porque lógicamente la mayoría de personas están dormidas y las luces están apagadas. Entonces, era un mecanismo, que lo encontró el gobierno de Lenín Moreno, de promover que algunas empresas que lo podían hacer produzcan en la noche, con ello se generan ciertos empleos y de una u otra forma se consuma la energía que se estaba desperdiciando.

Entonces, ¿por qué se retiró esta tarifa diferenciada?

Nos dicen que no se generan suficientes empleos. Cómo les voy a pedir a las empresas que cumplan con los mismos resultados cuando las condiciones sí han cambiado, como la seguridad. Yo no creo que podamos medir las cosas con tal frialdad de no analizar todas las circunstancias... Pero no es un subsidio y seguimos peleando, hemos conversado varias veces con la ministra de Energía, porque la idea es recuperar esta concepción que fue uno de los últimos toques del Gobierno anterior que parece que jamás entendió al sector empresarial.

Desempleo se ubicó en 3,5 % a noviembre de 2023: son 293.581 ecuatorianos que no tienen trabajo

Después de este repaso, si tuviera que ubicar en un ranking a estos impactos del 2023, ¿cómo los ubicaría?

Sin duda, el primero es la inseguridad, de la mano de algo que está sucediendo ahorita hablaría de los cortes de energía, porque nos resta la jornada productiva, y como tercer punto, pero no menos importante, la inseguridad jurídica, no podemos seguir cambiando las reglas del juego. El cuarto tema es buscar espacios y oportunidades de empleos. (I)