El incremento de la tasa de interés del 5,99% al 6,70% para los créditos de vivienda del Biess (hasta $ 90.000) les cayó como balde de agua fría a muchos de los afiliados del IESS, que en estos días pensaban en la opción de acceder a un crédito. Sin embargo, las autoridades de la entidad bancaria y expertos consideran que el cambio es necesario para proteger al Fondo de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), que según un informe del Banco Mundial, para el 2022 tendría problemas en la entrega de pensiones.

El gerente general del Biess, Diego Burneo, resaltó que esta decisión hace viable la posibilidad de otorgar créditos y dar sostenibilidad al sistema jubilar. Recordó que los estudios actuariales del IESS debidamente auditados, organismos de control y entidades como la OIT y el Banco Mundial han recomendado un manejo bancario técnico y responsable.

“No podemos seguir dando créditos a una tasa más baja que la tasa actuarial recomendada por los estudios actuariales que han determinado una tasa de mínimo 6,25% en términos netos. La tasa del 5,99% fue decidida cuando la tasa actuarial estaba determinada en un 4%, indicó Burneo.

Augusto de la Torre, quien lideró la investigación del Banco Mundial sobre el Fondo de Pensiones, dijo que es importante pensar que la función y obligación principal del IESS es pagar las pensiones a los jubilados. Para ello usa las contribuciones que hacen los trabajadores activos. Cuando esas contribuciones o también llamados aportes exceden los pagos de pensiones, el IESS puede acumular una reserva.

Publicidad

Lo ideal es invertir esa reserva de manera que haya suficiente dinero en el futuro para seguir pagando pensiones. Una manera de invertir la reserva es otorgando créditos hipotecarios a los afiliados. Si el rendimiento de esos créditos está muy por debajo de la tasa de interés de mercado (si esos créditos están altamente subsidiados), el IESS tendrá menos dinero para pagar pensiones.

De la Torre aseguró que ahora el IESS ya enfrenta problemas de caja. Ya no tiene espacio para seguir subsidiando los créditos hipotecarios.

En cambio, Marco Morales, exdirector del IESS, considera que los intereses de los créditos deben regularse conforme a los ingresos del afiliado y el monto de créditos otorgados. Criticó la medida tomada por el Biess, pues dijo que no tiene sentido que se perjudique a los créditos que se otorgan a personas de menores recursos y de menores montos que aplicaban a las casas de interés social y público (hasta $ 90.000), y que, en cambio, no se alteren las tasas de los créditos más altos. Esto hace que se pierda el sentido de solidaridad, dice.

La tercera cuestión es que no se puede dar una medida de ningún orden sin previo aviso. Los afectados deben estar suficientemente informados y explicarse las razones.

Morales no cree que la entrega de hipotecarios haya afectado al Fondo de Pensiones, pero dice que sí se deberían buscar fórmulas de recuperación de la cartera, pues al momento hay muchos créditos impagos por los despidos que se han generado a partir de la pandemia. La manera de recuperar sería alargando plazos y acordando refinanciamientos, dijo.

En todo caso, la tasa de interés que se establece para los créditos resulta competitiva si se compara con los créditos hipotecarios normales de la banca privada. La tasa referencial de vivienda al momento está en 9,19% en la banca privada, mientras que la del IESS en 6,70%.

Sin embargo, hay opciones en la propia banca privada, de bancos como Pichincha y Pacífico que ofertan al momento tasas menores de alrededor del 5% para créditos de interés social, pero que solo aplican a primera vivienda.