NOTICIAS

Publicidad

Gastos hormiga: cómo intentar que el dinero no se te escurra en caprichos

Manejar adecuadamente las finanzas personales es un hábito que muchas veces nos cuesta mantener.

Finanzas personales.

Publicidad

Actualizado el 

Los cafés, las golosinas, los pequeños snacks y antojos que una persona tiene durante la semana pueden parecer individualmente un gasto pequeño y asequible, pero a fin de mes podría afectar a las finanzas personales. Estos consumos se denominan gastos hormiga.

Son esos consumos cotidianos que tienen un valor bajo y, por eso, suelen pasar inadvertidos en nuestro registro de gastos mensual, pero que juntos pueden crear un agujero en la economía personal. Los gastos hormiga pueden representar una gran cantidad de dinero y una gran oportunidad de ahorro.

“Lo más importante es ser sinceros con nuestra economía y evaluar qué gastos consideramos necesarios, remplazar algunos por opciones más económicas y eliminar aquellos que nos alejan de nuestras metas”, afirma Esteban Correa, subgerente comercial de Cooperativa Andalucía.

Consejos para reducir los gastos hormiga

  • Identificarlos y escribirlos: Hay algunos que son más fáciles de distinguir; sin embargo, existen otros, generalmente de centavos, que pueden resultar menos obvios y requieren un análisis para identificarlos. “Llevar un registro es muy importante, porque te hace ver la cantidad que realmente gastas, y esto te motiva a ahorrar. No te autoengañes dejando de apuntar cosas; recuerda que lo más importante es la sinceridad”, explica Correa.
  • Registrarlos y calcularlos: Luego de analizar todos los gastos del día a día, suma y multiplica por cinco (que son los días que normalmente se presentan estos hábitos). Esta operación te indicará el dinero que estás destinando semanalmente a estos gastos. Ahora puedes sacar una proyección de tus gastos mensuales y anuales para que sepas cuánto dinero estás desperdiciando en realidad.
  • Elaborar un presupuesto: La mejor organización se logra con la elaboración de un presupuesto que permita ser consciente de los ingresos y gastos que se tendrán mes a mes.
  • Remplazar ciertos antojos: Llevar el almuerzo y snacks a la oficina, para así evitar salir a comer afuera todos los días o gastar demasiado en esos antojos diarios. Se puede llevar un termo con té o café, incluso el agua de casa, para evitar las máquinas expendedoras y las botellas de plástico. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad