Marcos López, actual delegado del presidente Lenín Moreno en la Junta de Política de Regulación Monetaria y Financiera, recapitula cómo, desde el 2008, el Gobierno anterior fue saltándose las reglas de la dolarización para poder acceder a los recursos manejados por el Banco Central del Ecuador (BCE). Esto generó un hueco de activos líquidos por $ 7.000 millones en la entidad bancaria.

Recuerda que en 2010 se conoció que el BCE con base en informes elaborados por el entonces director general bancario, Andrés Arauz, explicaba que ya no se había publicado el balance del BCE, con sus cuatro sistemas, debido a que las cifras “no cuadraban”. López fue miembro del último directorio del BCE, antes de que lo transformaran en una entidad adscrita a la Presidencia, y cuenta que los otros miembros del directorio le pedían que permitiera el uso de las reservas, lo cual era ilegal.

¿Por qué las reservas deben ser líquidas y en la propuesta de ley se plantea que deben seguirse acumulando?

Hay una historia que contar atrás de las reservas. Cuando entramos a dolarización, Ecuador tenía su reserva monetaria que era el resultado de activos menos pasivos del país, pero en dólares. Y los sucres estaban respaldados con esos dólares. En ese momento se divide la cantidad de sucres para la reserva que existía y se sacó una suerte de conversión de 25.000 sucres por cada dólar, pero en realidad debía haber sido 30.000 sucres por cada dólar. Este cálculo generó un primer descalce en la nueva reserva de unos $ 1.200 millones que fue cubierto con el bono AGD. Así nace el artículo 2 de la Ley de Régimen Monetario que lo que busca es que el dinero de las reservas sean exactamente iguales al que le entregaron al BCE. Antes del 2008, sí estaba cuadrado: por cada dólar de reserva había un dólar de depósitos.

Publicidad

En 2014 cambian la ley, ¿cómo se generó el hueco de activos líquidos en la reserva?

EL BCE debe mantener como en una alcancía ese dinero. La reserva debe ser igual a los depósitos, pero vino el Código Orgánico y Financiero y le quita esa regulación y empieza a hablar de excesos de liquidez. Pero no había tal excedente. Lo que pasó fue que interpretaron como excedentes de liquidez a los dineros de los depositantes que la banca por ley debe tener en el BCE. Y le obligaron a la banca a comprar con esos recursos papeles de la banca pública. Hasta ese momento aún no se saltaban la regla de la dolarización. Pero sí la rompieron cuando le dicen al BCE que compre los papeles de Finanzas y el BCE accede a ponerlos en el activo, pero en el pasivo registra como que hubiese dinero, aunque no lo había.

¿Fue una suerte de emisión de dinero, de dólares?

Esto infló la cuenta del Tesoro. No sacaron ese dinero de ningún lado, lo sacaron del aire, contablemente. Para mayo del 2017 había obligaciones del BCE por $ 9.900 millones y una reserva de $ 2.800 millones, es decir, quedó un descalce de alrededor de $ 7.000 millones. Por eso no es verdad que se esté queriendo respaldar los depósitos de la banca con dinero estatal. Más bien los bancos le dieron la plata al Central y este en vez de cuidarla, distrajo los dineros y ha emitido dólares contables, se les podría decir falsos.

Tal vez fue por eso que las autoridades del BCE en el 2008 dejaron de publicar esos sistemas del balance, sin dar mayores explicaciones, pese a que esto era ilegal…

Yo tengo una publicación de la revista La Verdad, del 2010, en la cual la entonces gerenta (e) Verónica Legarda informa al entonces presidente de la Comisión de Régimen Económico, Paco Velasco, que desde diciembre del 2008 no se habían publicado los balances porque no cuadraban los sistemas. Esta contestación la hizo con base en los informes presentados por el director general bancario, Andrés Arauz, ahora candidato presidencial. Ellos dejaron de publicar entre 2008 y 2014 sin un respaldo legal. Hicieron lo que les dio la gana.

Publicidad

¿Usted salió en noviembre del 2008 del directorio?

En ese año, a mí, los otros miembros del directorio que eran correístas me decían que el entonces presidente Rafael Correa me pedía que renuncie. Y luego me decían que permita el uso de las reservas. Pero yo estaba amparado en la ley e insistía en que las reservas debían estar respaldadas en su totalidad. Y eso mismo le sirvió a Correa cuando se vino la crisis del 2009, porque los depósitos cayeron y la reserva se sostuvo sin problema.

¿Cuál es el plan para recuperar las reservas, hasta qué año y por cuánto dinero?

Según una transitoria de la ley, hasta el 2026 los tres sistemas deben estar cubiertos en 100%. Sin embargo, para mi manera de ver debería darse un plazo bastante mayor porque es difícil que el Estado tenga superávit fiscal suficientemente grande para pagarle al BCE los bonos y las acciones de la malhadada dación en pago con acciones. El monto total a recuperar son los $ 7.000 millones que faltan.

¿Cómo ve la probabilidad de aprobación de la Ley?

Considero que si no es por la patria, al menos por su propio interés, esta ley debería ser apoyada también por quienes se oponen al cuerpo normativo. Si llegaran a ganar la Presidencia este sector, requeriría una ley viva, no archivada. De lo contrario no podrán realizar ningún cambio en el Código. (I)