El mensaje que le llegó a su celular ni bien terminó el feriado de carnaval trajo a Éricka a la realidad económica de lo que la espera en pocas semanas: “Buenos días, señores padres de familia, pongo a disposición el servicio de expreso para este año lectivo. Entrego recibo o factura”. Un servicio que por dos años no usó, ahora deberá volver a contratar al retomarse las clases presenciales.

Más nuevos uniformes –pues los niños crecieron– y los libros, que en pandemia se limitaron a las materias principales. Por eso el decimocuarto sueldo, que equivale al salario básico de $ 425 y que este mes de marzo tendrán en sus manos los trabajadores en relación de dependencia, se vuelve más importante. Y hay que organizar bien su destino y sacarle provecho a cada dólar. ¿Cómo?

Lo primero es que se utilice de forma eficiente y para su fin. El decimocuarto es para cubrir los pagos de educación, no para compras de otro tipo ni para viajes de vacaciones.

Pagar por adelantado y aprovechar descuentos son dos ejemplos que da el presidente del Círculo de Economía de Guayaquil, Larry Yumibanda.

Publicidad

Algunos negocios ya empezaron a anunciar ofertas, por ejemplo, en mochilas con rebajas de hasta el 50 %. Pero antes de comprar se debe revisar el estado de cada implemento o prenda escolar que ya tienen.

Por ejemplo, solo una camiseta de diario y una de gimnasia le siguen quedando al hijo de Éricka que va a quinto de básica, la mochila y lonchera están intactas.

Uso del decimocuarto sueldo en Ecuador se ajusta a la economía en época de pandemia

Jacqueline compró el año pasado tallas grandes, así que no tiene previsto adquirir uniformes.

Ivette compró un juego de camiseta, calentador y chompa para cada uno de sus hijos en octubre pasado, cuando estaba previsto el retorno a las escuelas, entonces gastó $ 165 porque tiene tres. Al menos deberá comprar una muda más para cada uno para este año, y espera hacerlo en efectivo porque así le dan 8 % de descuento, pero esperará hasta la semana previa al inicio de clases para estar segura de que ya no habrá marcha atrás para las clases presenciales.

Publicidad

Como los empleadores deben cancelarlo hasta el 15 de marzo y el inicio de las clases en la región Costa está programado para el 3 de mayo, piensa congelar un mes esos $ 425 en un depósito a plazo. Las entidades bancarias permiten ese tipo de inversión a partir de $ 200 y desde 30 días, el rendimiento es muy bajo para ese plazo (unos 80 centavos de dólar que corresponden a una tasa de 2,25 % anual), pero ella no lo hace por ganar el interés sino para no tocar ese dinero. “Ya me ha pasado, pasa algo y tomo ese dinero, y nunca lo repongo”.

Estas son las nuevas fechas del regreso a clases presenciales en Ecuador

Para el presidente del Círculo de Economía de Guayaquil, a estas alturas con la liberalización de las restricciones y los anuncios del Gobierno “la gente debe estar preparada a regresar a la normalidad, eso implica que hay que establecer un presupuesto especialmente en educación, con todo lo relacionado con unas clases presenciales: matrícula, pensiones, útiles, uniformes, expresos, celebraciones como olimpiadas”.

En pandemia se evitaron unos gastos, pero se cubrieron otros, como los equipos electrónicos o el pago por el uso de plataformas.

Considera que se va a generar mucha movilidad en la economía, que los recursos que se destinaron a sectores para cubrir las clases virtuales, como tecnología, ahora se trasladarán a expresos, bares escolares y otros.

Publicidad

Cuando los rubros de educación ya están presupuestados

Si todos los rubros de educación están planificados con el sueldo, Yumibanda sugiere más opciones, como usar este décimo para ahorro o el 20 % de ese monto o invertir en ahorros programados. O cancelar las deudas arrastradas.

El pago mínimo en las tarjetas de crédito extiende la deuda hasta por más de 16 años

Los especialistas de consejosfinancieros.org.ec también consideran que este salario básico adicional que se recibe en marzo puede marcar una gran diferencia si se destina una mínima parte al ahorro y que ese sea el punto de partida. Las cuentas de ahorro programado permiten a las personas destinar una determinada cantidad de dinero de manera mensual por un tiempo establecido, las instituciones financieras suelen ofrecer incentivos para quienes cumplen sus metas. Si la persona decide destinar 10 % del básico al ahorro, en un año tendrá $ 510 más los intereses. Así sea que cada mes se ahorren $ 5 o $ 10 “cualquier valor tendrá un impacto positivo en tu salud financiera. Lo importante es empezar a hacerlo”, indica este portal que maneja Fundación Crisfe.

Beneficiarios fueron menos durante la pandemia

Cada vez son menos personas las que reciben este beneficio. En el 2019 fueron 1′643.707 trabajadores los que recibieron la decimocuarta remuneración, en el 2020 –año de la pandemia– hubo una disminución del 6 % y 1′542.301 personas cobraron esta bonificación, y en el 2021 la baja fue del 4 % y lo recibieron 1′480.933 trabajadores. Esas son las cifras registradas en el Ministerio del Trabajo.

En el Ministerio del Trabajo consta el número de trabajadores registrados en el Sistema de Salarios en Línea, que recibieron los beneficios sociales, como decimocuarta remuneración, de las empresas públicas y privadas bajo el régimen del Código del Trabajo.

El número de trabajadores que reciben los beneficios sociales depende de la fecha de corte, debido a que son registros transaccionales y en este caso particular se pueden suministrar registros tardíos, indica la cartera de Estado.

Publicidad

Los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) en relación de dependencia, que son quienes tienen acceso a esa bonificación, sumaban 2′487.685 a diciembre del 2021. También cobran decimocuarto los jubilados y quienes reciben pensión alimenticia.

Si la persona trabajó entre el 1 de marzo de 2021 y el 28 de febrero de 2022 tiene derecho al pago completo en marzo, si no, al proporcional. Esto en el régimen Costa y Galápagos. En la Sierra y Amazonía se paga hasta el 15 de agosto. (I)