Hace tres años el puerto de aguas profundas de Posorja, a cargo de DP World, entró en operaciones y con una inversión de más de $ 500 millones ha logrado captar un porcentaje importante del movimiento portuario del país y ofrecer innovadores servicios pioneros como una Zona Especial de Desarrollo Económico (ZEDE). Carlos Merino, CEO de DP World Ecuador, le comenta a Diario EL UNIVERSO los resultados de estos tres años y las expectativas del puerto más joven del Ecuador.

¿Cuál es el balance de estos tres primeros años de DP World en Ecuador con el Puerto de Posorja?

Es extremadamente positivo, el hecho de que el modelo DP World sea implementado en Ecuador y estemos hoy por hoy viendo los éxitos nos dice que efectivamente sea un acierto estar aquí, no solo a nivel de puertos, sino también con la pronta innovación de la Zona Especial de Desarrollo Económico (ZEDE), ha tenido bastante atracción de parte de clientes potenciales y vemos que ese conjunto de actividades e infraestructura con un puerto y una zona franca pegan en el Ecuador.

Con un avance del 30 % en obras, el Parque Logístico e Industrial que construye DP World Posorja ya captura la atención de inversionistas

¿Cuántos TEUS (contenedores) están movilizando?

Publicidad

Este año vamos a llegar a unos 400.000, 420.000 TEUS, el próximo año creo que podremos bordear los 500.000 TEUS, eso significa para nosotros un crecimiento de un 25 % al año.

¿Cuánta carga del Ecuador sale por este puerto?

A nivel de TEUS podríamos decir que exportamos unos 100.000 contenedores al año.

¿Esos 100.000 TEUS cuánto representan en el total de exportaciones del país?

Publicidad

Un 20 % podría ser.

¿Cuáles son las especificaciones de esta nueva ZEDE?

Nuestra ZEDE tiene 120 hectáreas, de las cuales, en una primera fase, nosotros estamos interviniendo más o menos 10.000 metros cuadrados; de esos, 3.000 metros cuadrados son almacenes cerrados para operaciones logísticas y los otros son blocks, áreas de terrenos, donde industrias pueden venir a desarrollar una fábrica, una planta industrial y obviamente tienen la gran ventaja de que el puerto está al costado por donde lleguen los materiales y por donde pueden salir sus ventas.

¿Cuál ha sido la inversión en esta primera fase?

Publicidad

La inversión ha sido de $ 8 millones y se proyecta invertir unos $ 15 millones en la primera fase. ¿Cuál es la proyección de inversión? No le podría decir porque estamos hablando de 120 hectáreas, pero en un corto plazo hablemos de $ 15 a $ 20 millones.

Carlos Merino, CEO de DP World Ecuador. Foto: Peter Tavra Franco

¿Cuándo se inaugura la ZEDE?

El próximo mes (septiembre).

¿Cuántas empresas están dentro de esta ZEDE?

Publicidad

Hoy por hoy tenemos doce empresas logísticas, pero tenemos bastantes empresas industriales interesadas en mudar, no solamente operaciones locales, sino operaciones internacionales, empresas que antes o que hoy maquilan en Panamá, por ejemplo, han mostrado su interés de venir a Ecuador y maquilar aquí en nuestra zona franca para hacerse al mercado ecuatoriano, pero también desde aquí sacar sus exportaciones.

¿Cuáles son los beneficios que las empresas obtienen al venir acá a la ZEDE?

Básicamente la proximidad del puerto por un lado, pero por el otro también son los incentivos tributarios y recordemos que la ZEDE se basa justamente en eso, en los incentivos tributarios, pero con el fin de aumentar inversión y cantidad de mano de obra.

Asamblea Nacional negó y archivó Ley de inversiones del Ejecutivo

La Ley de Inversiones, que no pasó en la Asamblea, iba a impulsar este tipo de modelos de inversión. ¿Qué pasa ahora, cómo se compensa la falta de esta ley para atraer a estos capitales?

Yo confío en que se llegue a un acuerdo y que de alguna manera que todo esto que ya estaba, que es marco en el cual van a operar las ZEDES, vuelva a través de una Ley de Inversiones.

¿Cuáles son las expectativas del puerto de Posorja?

Crecer, atender barcos cada vez más grandes, vemos que a nivel mundial se está produciendo un cambio de formato de barcos, barcos más grandes van a venir hacia la costa oeste del Pacífico Sur y aquí estamos listos para atracarlos. (I)