La Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca) y su Comité de Oficiales de Cumplimiento organizaron el Segundo Encuentro Nacional de Prevención de Lavado de Activos y Otros Delitos (Enpla). La cita fue en el Swissôtel, en Quito, el 22 y 23 de septiembre de 2022.

A través de 17 charlas magistrales, expertos nacionales e internacionales de primer nivel compartieron sus conocimientos y experiencias sobre las nuevas tendencias en el riesgo de lavado de activos, así como las buenas prácticas que ejecutan las instituciones del sistema financiero y de control para evitar este tipo de delitos en el país.

Durante los dos días de foro, los expertos expusieron más de 20 temas relevantes, como el trabajo de las entidades bancarias y de la economía popular y solidaria para combatir el lavado de activos; los sistemas anticorrupción nacionales e internacionales; ciberseguridad; inclusión financiera; regularización de activos virtuales; las acciones de los organismos de control de Ecuador para evitar el lavado de dinero; las técnicas de investigación de delitos financieros y la importancia de las transacciones bancarias digitales.

Publicidad

El presidente ejecutivo de Asobanca, Marco Rodríguez, resaltó el trabajo de los bancos privados en impulsar este tipo de encuentros entre organismos del sistema financiero ecuatoriano. “Las entidades financieras privadas no solo cumplen a cabalidad con lo que dice la norma nacional e internacional, además realizan esfuerzos para colaborar activamente con todas las autoridades gubernamentales. Si no luchamos conjuntamente, no podemos combatir el flagelo universal de lavado de activos”, explicó.

Además comentó que la banca hace grandes inversiones para cumplir los requerimientos de Fiscalía, del Servicio de Rentas Internas (SRI), de la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE) y de otras entidades que pidan información y colaboración para combatir estos delitos”.

Freddy Salas, presidente del Comité Ecuatoriano de Oficiales de Cumplimiento de Asobanca, afirmó que el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo representan amenazas para la estabilidad económica y democrática de los países y un riesgo implícito al sistema financiero.

“Como sistema financiero tenemos un rol importante para evitar este tipo de riesgos. La corrupción, la inseguridad y el cibercrimen son flagelos que erosionan a la sociedad en general, minan la capacidad real de las personas de hacer las cosas bien y también restan confianza a las instituciones que luchan en contra de estos temas. Por eso, como sector financiero, tenemos un reto importante de detectar posibles situaciones o comportamientos que nos lleven al lavado de activos, en el objetivo de dar seguridad a las transacciones de los clientes”, dijo.

Publicidad

Los participantes de este foro aseguraron lo importante de generar estos espacios de análisis para conversar y tener puntos de acercamientos en el combate a delitos financieros.